La relación con las redes sociales y la psicología del arrepentimiento

La relación con las redes sociales y la psicología del arrepentimiento

El tiempo promedio que un usuario pasa por día en Facebook es de 35 minutos, y el número de usuarios supera los 2 mil millones, con mil millones activos diariamente. Si tuviéramos que calcular en años, podríamos decir que, en un solo día, se acumulan varios miles de años, a partir de los minutos que cada uno de nosotros dedica a las redes sociales. Y si tuviéramos que evaluar esta «inversión» de tiempo dedicado a las redes sociales, encontraríamos que no obtenemos ningún beneficio de ella. El entorno virtual tiene su papel, facilitando la conexión y la comunicación. Muchas veces, sin embargo, acaba siendo un archivo de todos los errores y desaciertos que nos gustaría borrar de nuestra vida. Lo que habríamos hecho con más éxito si no hubiéramos publicado sobre ellos.

Control de impulsos y educación cotidiana

Así como nos educamos para no gastar todo nuestro dinero en compras, para no responder o decidir bajo el influjo de las emociones o para hacer planes a mediano y largo plazo, así sería recomendable analizar nuestros impulsos y respecto a las revelaciones en la red. líneas ambientales. A veces, cuando la emoción es fuerte, la tendencia es liberarnos de ella, y esto se puede hacer en privado llevando un diario de los pensamientos y emociones asociados. Cosa muy saludable, por cierto. Pero cuando decidimos desahogarnos emocionalmente en línea, las redes sociales son más que solo el grupo de amigos cercanos en los que podemos confiar para estar ahí para nosotros cuando somos vulnerables. Aquí puede haber futuros empleadores, compañeros de trabajo o jefes, profesores, evaluadores, críticos de todo tipo o incluso  ciberagresores. escondido detrás de una identidad virtual. Cuando estamos desbordados emocionalmente, cuando necesitamos consuelo, escucha, ayuda o empatía, es útil contar con personas cercanas y de confianza. Ciertos procesos y etapas de nuestra vida necesitan privacidad, confidencialidad, «protección de datos», al no revelarlos públicamente. La exposición puede perturbarnos aún más, dañándonos a largo plazo.

También hemos hecho cosas estúpidas, pero no las publicamos.

Las generaciones mayores recuerdan sus propios desafíos en la adolescencia y la juventud, los errores cometidos entonces, los amores fallidos, las creencias rígidas declaradas como verdades absolutas, los chistes malos hechos “entre amigos”, los fracasos y los momentos en que cada uno de nosotros sentía vergüenza. Todos ellos ahora están resguardados en la caja de la memoria o, mejor aún, borrados de la memoria para dar paso a información más útil para nuestra salud mental y emocional. Claro, algunos no se eliminan. Otros son recordados por los que fueron testigos, del grupo de amigos. Pero todo existe en el pasado, uno que podemos superar, no está documentado en ninguna parte. Las publicaciones en las redes sociales tienen esta desventaja, marcando esos momentos que, una vez publicados en línea,

Comunicación, voyerismo, la necesidad de conectar

La función de las redes sociales sería la de comunicarnos y mantenernos en contacto con amigos y familiares que se encuentran lejos de nosotros, para recibir y compartir información de nuestra vida. De aquí a perdernos en curiosidades relacionadas con la vida de los demás, es solo un paso. Las redes sociales son el equivalente moderno del vecino del segundo piso acechando detrás de la cortina, para comprobar quién viene a visitarte o a qué hora llegaste a casa. Solo que ahora lo hace a través de  likes y comentarios. Y si la antigua vecina muchas veces nos irritaba con su curiosidad, ahora agradecemos cuando reacciona a nuestro post. 

Los adolescentes y jóvenes son más propensos a dejarse cautivar por esta rutina que incluye comparaciones entre la cantidad de likes ,  selfiecompulsivos, hasta obtener la imagen perfecta, perfectamente distorsionada por filtros y retoques, exhibida en la red con el único fin de obtener la mayor cantidad de reacciones, seguidores, validaciones, apreciaciones, reconocimientos posibles. A algunos no les importan esas cosas, pero la mayoría se siente validada por las reacciones. Algunos incluso se obsesionan con la idea de conseguirlos. Es así como aparecen las expectativas irreales, el malestar vivido en la realidad cotidiana, desprovista de filtros volantes, la estigmatización de las reacciones emocionales y la vergüenza que generan las apreciaciones insuficientes. Somos más vulnerables, haciéndose aún más apremiante la necesidad de protegernos, de limitar nuestras reacciones impulsivas, declaraciones emocionales, exposición de la intimidad. 

¿Estamos más solos?

Creo que podemos responder a esta pregunta con «sí y no» cuando se trata de redes sociales. Por un lado, este entorno juega el papel del amigo imaginario, con el que podemos entablar un monólogo (posteado), que de vez en cuando toma forma y responde ( responder en el puesto), aliviando nuestra tristeza, soledad, aislamiento. Una ilusión, a veces extremadamente útil. Por otro lado, en el entorno online buscamos una conexión que falta, la satisfacción de necesidades frustradas, el desapego de nuestras propias emociones, a veces incluso eludiendo la realidad. La soledad existe, pero ya no la abordamos adecuadamente. Nuestras publicaciones nos revelan mientras enmascaran la realidad, esconden la necesidad detrás, exponen y nos hacen vulnerables, a menudo sin querer. Para citar una publicación anterior encontrada en línea: «Has llorado tanto por tu ex que también estoy empezando a extrañarlo». Estamos expuestos a críticas y análisis en momentos vulnerables publicados de improviso. Elegimos el ridículo cuando necesitamos cuidado y comprensión. Nos sentimos ignorados cuando revelamos una parte de nosotros mismos sin obtener ninguna reacción. En los momentos en que vivimos experiencias intensas, no son las redes sociales nuestras aliadas, sino las personas de la vida real en las que confiamos. Podría ser un miembro de la familia, podría ser un amigo, podría ser su terapeuta.

Las redes sociales son el espacio donde debemos compartir cosas que podemos volver a visitar en 10 años, sintiéndonos seguros. Por eso es saludable y recomendable pensar dos veces (¿quizás diez?) antes de exponernos al gran público (en su mayoría, desconocido). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *