La medicina alternativa y el efecto placebo

La medicina alternativa y el efecto placebo

Se gasta mucho dinero en medicina alternativa, aunque no hay evidencia científica de que sus beneficios sean algo más que un efecto placebo. Pero si hace que los pacientes se sientan mejor, ¿hay realmente algún problema con estos tratamientos?

Un número sorprendentemente elevado de personas utiliza la medicina alternativa en algún momento de su vida (las estimaciones oscilan entre el 39 % y el 46 % en EE. UU. y el Reino Unido), aunque no existe evidencia científica alguna de sus beneficios. ¿Por qué se gasta tanto dinero en prácticas tan infundadas? Porque la medicina alternativa ayuda , aunque no funcione .

Placebo como un verdadero salvavidas?

La medicina alternativa ciertamente hace que las personas se sientan mejor, aunque los mecanismos detrás de esto probablemente no sean ‘campos de energía reequilibrados’ o ‘alineación de chakras’. El conocido efecto placebo explica en gran medida por qué las personas se benefician de la medicina alternativa. Curiosamente, el método con el que se administra un placebo también afecta su eficacia. Una pastilla más grande funciona mejor que una más pequeña, y una inyección de placebo es más poderosa que una pastilla. Los efectos obtenidos con un placebo pueden ser impresionantes, e incluso un verdadero salvavidas para las personas con una afección para la que no existe medicación actual.

Nocebo: el efecto negativo

Sin embargo, hay un lado oscuro en el placebo. Recientemente, el gemelo malvado del placebo, el nocebo , ha ganado mucha más atención de investigación. El efecto nocebo es un resultado negativo causado por expectativas negativas. Si les dice a los pacientes que un medicamento (que en realidad es una pastilla de azúcar no activa) tiene efectos secundarios graves, puede estar bastante seguro de que experimentarán efectos secundarios negativos. Las muertes vudú son nocebos en su forma más extrema: las personas perfectamente sanas pueden estar tan seguras de su muerte inminente (por ejemplo, porque fueron ‘malditas’), que en realidad caen muertas sin razón aparente.

En un estudio reciente de resonancia magnética funcional , los investigadores administraron una sustancia a los participantes que estaban recibiendo estímulos físicos dolorosos. Le dijeron a la mitad del grupo que la sustancia era un analgésico, pero a la otra mitad le dijeron que aumentaría el dolor. Aunque la sustancia no era más que una solución salina, la experiencia subjetiva de los participantes fue exactamente lo que se les había dicho que esperaran. Además, la ínsula , un área asociada con (entre otras cosas) el dolor y la emoción negativa, fue más activa en la condición de nocebo y menos activa en la condición de placebo. En los últimos años, muchos estudios similares han demostrado que los efectos de los placebos y los nocebos son reales y bastante potentes.

Uso en la práctica médica

Para la mayoría de los investigadores, el efecto placebo es un factor molesto que debe controlarse. Pero hay un interés creciente en cómo se puede utilizar el conocimiento sobre placebos y nocebos en la práctica médica. Si todavía no hay un medicamento disponible, ¿cuál es el daño al recetar una píldora, ungüento o gotas de placebo? Si hace que los pacientes se sientan mejor, ¿sigue siendo malo engañarlos?

De hecho, algunos médicos ya recetan placebos a sabiendas, en los casos en que el tratamiento real no existe o no ha demostrado ningún efecto. También puede ser una buena idea poner en práctica nuestros conocimientos sobre el efecto nocebo. Al explicar los posibles efectos secundarios de un medicamento a los clientes, los médicos deben tener cuidado de no alarmar a los pacientes tanto como para desencadenar una profecía autocumplida.

La alternativa – no el sustituto

Entonces, si podemos usar placebos en beneficio de los pacientes, ¿eso también implica que los médicos (y las compañías de seguros médicos) deberían adoptar la medicina alternativa? Yo creo que no. Una ventaja importante de los placebos es que pueden ser muy baratos. Sin embargo, la medicina alternativa suele ser costosa y lleva mucho tiempo. Es mejor gastar este dinero en la investigación de la medicina basada en la evidencia, de modo que en el futuro podamos ayudar a los pacientes en lugar de depender de los placebos.

6 respuestas a «La medicina alternativa y el efecto placebo»

  1. Más allá de eso, existen enfermedades en las que el efecto placebo no tiene ninguna eficacia, como es el caso de las enfermedades bacterianas. Tampoco funciona en todos los pacientes con igual eficacia: precisamente por esta causa se utilizan el método de doble e incluso triple ciego, para delimitar en qué medida el efecto placebo influye sobre la eficacia de un medicamento real.
    Sobre la eficacia de las terapias alternativas, no hay evidencia científica de su efectividad, aunque sí muchos estudios que las descartan como el bulo que son. Y no son nada baratas, para ser en extremo ineficaces.
    Para terminar, la fe ciega en las terapias pseudocientíficas hace que muchos pacientes reniegen de la medicina tradicional y solo acudan a ella cuando su enfermedad está en un estado muy avanzado. El efecto placebo ayuda, pero solo como un refuerzo positivo dentro de la medicina tradicional.

      1. Jajajaja… muy buen punto. El efecto psicosomático sin dudas funciona y sí está comprobado científicamente que la mente puede influir en algunos procesos fisiológicos liberando los neurotransmisores adecuados… pero todo tiene su límite.
        El placebo no es más que psicosoma para ateos, nada diferente a rezar fervientemente por la recuperación de una enfermedad. ¿No es mejor acaso hacer que este mecanismo opere para nosotros de forma consciente, reconociendo sus límites y sabiendo que no es ni la llave de los truenos ni el ungüento de la Magdalena?
        Pero nada: seguimos comprando productos homeopáticos y flores de Bach, a precio de oro si es preciso.

  2. Buen artículo. Además, las palabras nos muestran el significado de lo que puede pasar si hacemos algo o no. Placebo es una palabra que viene del velatín que literalmente significa «placeré» es el futuro del verbo «placeo» que es placer o dar placer.
    Por otro lado Nocebo, también viene del latín y es el futuro del verbo Noceo, pronunciado en latín «noqueo» que significa hacer o causar daño, de ahí vienen palabras como «nocivo» o «noquear».
    Las palabras causan efecto psicológico, aunque no sepamos su origen o significado.
    Un saludo.

    1. Gracias Santi por aclararnos los orígenes del efecto placebo. Es muy interesante el tema y en mi experiencia una fuerza muy poderosa para el bien y para el mal. Hagamos buen uso de las influencias que podemos ocasionar potenciando un efecto placebo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: