La técnica pomodoro: Potencia tu productividad

La técnica pomodoro: Potencia tu productividad

Muchos de nosotros vivimos como si el tiempo fuera nuestro enemigo. La técnica Pomodoro nos enseña a trabajar con ella, en lugar de luchar contra ella. Puede ayudarlo a lograr más en menos tiempo.

Según Chris Winfield (empresario, entrenador y escritor que realizó un estudio de caso) puede ayudarte a terminar 40 horas de trabajo en 16,7 horas.

La pregunta es: ¿cómo funciona la técnica pomodoro?

La técnica pomodoro es un proceso bastante simple. Es un marco de gestión del tiempo que mejorará su enfoque y productividad. Lo alienta a trabajar dentro del tiempo que tiene, en lugar de luchar contra él. El estilo de trabajo pomodoro crea una sensación de logro al no hacer nada más que trabajar en bloques de 25 minutos (llamados sesiones pomodoro), seguidos de descansos de 5 minutos. Se descubrió que los descansos frecuentes aumentan la productividad y la capacidad de concentración durante un período prolongado de tiempo.

La técnica pomodoro resulta útil entre los estudiantes que desean estudiar de manera más efectiva, los autónomos que desean realizar un seguimiento del tiempo o cualquiera que busque mejorar su concentración y productividad en el trabajo o en sus proyectos personales.

El nombre ‘pomodoro’ significa tomate en italiano. La técnica fue desarrollada por Francesco Cirillo (estudiante universitario) quien en un momento, utilizó un temporizador de tomate para medir sus sesiones de estudio. Estos intervalos de 25 minutos se conocieron como pomodoro.

Entonces, ¿cuáles son los pasos del método pomodoro?

  1. Elija una tarea : proyecto de trabajo, tarea universitaria, sesión de lectura o cualquier cosa en la que le gustaría trabajar
  1. Enfoque : minimice las distracciones. Silencie su teléfono y apague todas las notificaciones. Aprender a manejar las distracciones es una de las habilidades clave que te enseñará la técnica pomodoro.
  1. Trabajo : ¡inicia el temporizador de 25 minutos y ponte a trabajar! Cuando se utiliza la técnica pomodoro, no existe el concepto de pausa. Trabaja hasta que suene el temporizador.
  1. Breve descanso : sesión completa, ¡bien hecho! Aléjese de su escritorio durante 5 minutos (o menos si prefiere tener descansos más cortos), despeje su mente, estire las piernas o tome un refrigerio.
  1. Repita : ¡inicie el cronómetro nuevamente para otra sesión!
  1. Descanso largo : después de su cuarta sesión, tome un descanso de 20 minutos y regrese renovado.

Es así de simple.

El proceso funciona para entrenar tu cerebro para que se concentre y te ayuda a mantenerte motivado mientras evitas las distracciones.

A veces es difícil empezar a trabajar en un trabajo más grande. Al dividir el trabajo en secciones cortas y trabajar en intervalos, se vuelve más manejable.

Entonces, ¿cuál es el secreto detrás de esta técnica?

1. Los descansos frecuentes te hacen más productivo.

Los descansos te relajan más y ayudan a combatir el aburrimiento, lo que a su vez te ayuda a mantenerte concentrado por más tiempo. Esto también ayuda a su corteza prefrontal (PFC), que es la parte pensante de su cerebro que ayuda con el pensamiento lógico, la fuerza de voluntad, los impulsos y el funcionamiento ejecutivo.

2. Desafía la procrastinación

Las estadísticas de procrastinación muestran que más del 20% de las personas procrastinan. lo más difícil es empezar, ¡y la técnica pomodoro hace precisamente eso! Puede empujarlo a comenzar a trabajar en la tarea paso a paso, lo cual es factible, en comparación con abordar todo el proyecto a la vez.

3. Reduce las distracciones

La técnica pomodoro ayuda a entrenar tu cerebro para ignorar las distracciones. Al acostumbrarte a trabajar en sesiones pomodoro (patrón de pausas de trabajo), entrenarás a tu cerebro para que deje de revisar las notificaciones y las vea como una recompensa que puedes revisar una vez que completes una determinada cantidad de trabajo.

4. Entrena tu enfoque

Las personas tienen un período de atención corto. Puedes entrenar tu concentración enfocándote en tus sesiones de pomodoro. esto le impide realizar múltiples tareas y socavar su eficiencia.

5. Calma al perfeccionista que llevas dentro

A veces, todos podemos tener la sensación de hacer nuestro trabajo de la manera más perfecta posible. El perfeccionismo puede afectar significativamente nuestra productividad reduciendo nuestro enfoque. La técnica pomodoro te ayuda a combatir esto enfocándote en el ‘hacer’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: