Meditación: ¿Cómo empezar a meditar?

Meditación: ¿Cómo empezar a meditar?

“Debes sentarte a meditar durante 20 minutos al día, a menos que estés demasiado ocupado. Entonces deberías sentarte durante una hora.

Este viejo dicho zen establece la verdad sobre la meditación. Si no tiene 10 minutos en su día para relajarse, entonces es obvio que no presta suficiente atención al cuidado personal.

El estrés en nuestras vidas es inevitable. Pero puede provocar estrés crónico que, a su vez, puede causar fatiga, depresión, obesidad, agotamiento y otras enfermedades, tanto físicas como emocionales. Si llega demasiado lejos, nos vemos obligados a introducir cambios en nuestro estilo de vida para salvar nuestra salud.

¡Pero puedes hacer algo por ti mismo antes! Incluso 10 minutos de meditación diaria pueden traerte cambios positivos significativos. No necesitas ser un monje budista para meditar. La verdad es que no se trata de fe o espiritualidad. La meditación es una técnica para lidiar con el estrés que nos puede llevar al equilibrio interior con nosotros mismos y con el mundo exterior.

Todos los días nos enfrentamos a cientos de distracciones. Las noticias, la televisión, las redes sociales, el ruido exterior nos distraen constantemente de nuestros pensamientos. Nos perdemos en el mundo exterior sin dedicar suficiente tiempo a conocer nuestra realidad interior. Esto puede conducir a sentimientos de estar perdido, baja confianza en sí mismo o autoestima.

La meditación puede ayudarnos a encontrar la felicidad dentro de nosotros mismos. No encontraremos la felicidad en el mundo exterior. Al meditar, podemos crear esta felicidad dentro de nosotros. No puedes ser feliz cuando no tienes esta conexión interna contigo mismo, vive de acuerdo con tus valores y deseos. Tu felicidad depende de ti.

Entonces, ¿cómo se aprende a meditar?

En la meditación de atención plena estamos aprendiendo a prestar atención a la respiración cuando entra y sale, y notar cuando la mente divaga. Esta práctica de volver a la respiración desarrolla los músculos de la atención y la atención plena.

Cuando prestamos atención a nuestra respiración, estamos aprendiendo a regresar y permanecer en el momento presente.

¿Cómo empezar a meditar?

1. Póngase cómodo y prepárese para sentarse quieto durante unos minutos.

Una vez que se sienta cómodo, ya sea sentado o acostado, simplemente concéntrese en su respiración.

2. Concéntrate en tu respiración.

Observe su propia respiración natural, cómo inhala y exhala. Fíjate dónde lo sientes más, en qué parte de tu cuerpo. Trate de mantener su atención en su inhalación y exhalación.

3. Siga su respiración durante dos minutos.

Tome una inhalación profunda, expandiendo su vientre, y luego exhale lentamente, alargando la exhalación a medida que su vientre se contrae.

Puede notar que su mente se distrae muy fácilmente. Sigue vagando lejos de tu aliento. ¿Te diste cuenta de que estabas atrapado en pensamientos antes de volver a concentrarte en tu respiración?

Practicamos la atención plena para que podamos aprender a reconocer cuándo nuestras mentes están haciendo sus acrobacias cotidianas normales, y tal vez tomar una pausa de eso por un momento para que podamos elegir en qué nos gustaría enfocarnos.

Cada vez que experimentas distracciones (que todos experimentamos), has hecho un descubrimiento importante: eso es lo opuesto a la atención plena. La mayoría de nosotros vivimos en piloto automático, dejamos que nuestros pensamientos divaguen y exploren el futuro y el pasado. Esencialmente, no estamos presentes en el momento. La meditación, nos ayuda a reconocer estos momentos y desarrollar una relación más sana con nosotros mismos.

Beneficios de la meditación: ¿por qué aprender a meditar?

Cuando meditamos, inyectamos beneficios duraderos de largo alcance en nuestras vidas. Es gratis y no requiere ninguna habilidad o equipo adicional.

1. Reduce tu estrés

2. Conecta mejor contigo mismo

3. Mejora el enfoque

4. Reducir la charla cerebral

5. Entienda su dolor.

¿Cómo meditar?

Aprender a meditar es más fácil de lo que piensas.

1) Elige un lugar

Encuentre un lugar/asiento cómodo que se sienta tranquilo y silencioso

2) Establecer un límite de tiempo

Puedes empezar con 5 o 10 minutos si eres principiante.

3) Fíjate en tu cuerpo

Comience por notar cómo se siente en su cuerpo, dónde están sus pies y cómo se siente su cuerpo.

4) Siente tu aliento

Sigue la sensación de tu respiración mientras inhalas y exhalas. Observe cómo su vientre se expande al inhalar y cómo se colapsa al exhalar.

5) Observa tu mente

Tu mente vagará a otros lugares. Cada vez que te des cuenta de que tu atención está en otra parte, vuelve lentamente a tu respiración.

6) Sé amable con tu mente

No te juzgues ni prestes demasiada atención al contenido de tus pensamientos. Simplemente, vuelve tu atención a la respiración.

7) Elige la amabilidad

Cuando haya terminado, abra suavemente los ojos y tómese un momento para observar su entorno y los sonidos. Note cómo se siente su cuerpo. Observa tus pensamientos y emociones.

Eso es. Esa es la práctica de la meditación consciente.

Inhalas, exhalas y tratas de hacerlo lo más amablemente posible.

¿Cuánto tiempo te gustaría meditar?

Cada práctica es diferente. A veces solo tenemos tiempo para un check-in rápido y otras veces podemos dedicar más tiempo. Meditar todos los días tiene muchos beneficios: ayuda a crear conciencia, reduce el estrés y fomenta la resiliencia. Trate de hacer de la meditación un hábito practicando meditaciones cortas todos los días. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: