Optimismo o pesimismo: ¿qué has elegido para tu vida?

Optimismo o pesimismo: ¿qué has elegido para tu vida?

En este artículo exaltaremos el pesimismo y la sana aceptación de la realidad.

Oh Baltimore, ain’t it hard just to live… (“Oh Baltimore, Isn’t life hard?”) es el leitmotiv de la canción “Baltimore” de Nina Simone (cover de la original de Randy Newman). Esta frase – la expresión del hecho de que la vida misma, como lucha por la supervivencia , es dura y no todo es sol y rosas – ha tenido un efecto liberador en mí estos días. Ain’t it hard just to live es una frase que, a pesar de ser «políticamente incorrecta» en una sociedad que celebra el culto al optimismo y vende libros de autoayuda para una vida más positiva, da voz a la verdad que se esconde bajo la alfombra: lo más difícil del mundo es vivir.

Viva el optimismo: estamos todos en el mismo barco

Es muy duro vivir sabiendo que un día no habrá más personas que amamos, que un día nosotros mismos moriremos y que todo lo que hemos invertido hasta ese momento será en vano. Es realmente difícil (para unos más que para otros) vivir con optimismo cuando a nuestro alrededor vemos miseria, cosas que no cambian a pesar de nuestros esfuerzos, personas queridas que enferman. A pesar de todo los seres humanos, asombrosa e irracionalmente a la vez, seguimos levantándonos cada mañana con nuevos propósitos, hacer hijos, intentar ser más positivos, etc. Felicitaciones a nosotros como los únicos animales que saben en lo que se están metiendo y siguen adelante de todos modos.

El falso optimista, o el rechazo del pesimismo

A nuestra sociedad no le gusta el pesimista melancólico . Como resultado, muchos pesimistas (por naturaleza o por «entrenamiento») se han construido una máscara . Somos una serie de máscaras caminando por la calle. Sobre todo en el ámbito laboral donde nos piden que nunca quitemos la sonrisa de la publicidad. El resultado es que ya no estamos en contacto con nuestras emociones «negativas» , y por lo tanto (paradójicamente) sufrimos. No es coincidencia que los estudios de psicoterapia se hayan convertido en nuestros lugares favoritos donde finalmente podemos estar completos en nuestra totalidad humana y no ser juzgados por esa experiencia. Son los lugares donde tratamos de comprender junto con nuestro aliado terapeuta .que somos los primeros en aceptarnos y no juzgarnos .

Aceptar las dificultades te hace libre

Volviendo a la dificultad de la vida, si aceptamos que la vida es intrínsecamente difícil con los desafíos que continuamente nos presenta, quizás nos resulte más fácil aceptar incluso nuestras emociones negativas que se derivan de ella (tristeza aguda, vacío interior miedo, impotencia, ira, odio hacia uno mismo y hacia los demás, etc.). En lugar de luchar y/o negarlos, cambia el rumbo y trata de vivir con ello . Después de todo, son parte de nosotros y de nuestro bagaje filogenético.

La contribución de la psicología positiva en el optimismo

¿Por qué esta idea es tan contraria a la intuición? Porque estamos condicionados por la sabiduría de la cultura popular que estigmatiza los pensamientos y emociones negativas. La opinión general es la siguiente: si cambiamos nuestros pensamientos negativos por positivos, nuestros problemas dejarán de ser tales. Para reforzar este mensaje, se han agregado una serie de resultados nacidos dentro de la psicología positiva (la rama de la psicología que estudia cómo llegar a ser más felices y contentos con nuestras vidas) que respaldan la tesis de que el optimismo y la positividad son buenos para la salud y el bienestar. nos hace vivir más mientras que el pesimismo y la negatividad tienen el efecto contrario.

No siendo todos iguales, el resultado es que tantas personas terminan sintiéndose cada vez peor porque –a pesar de todos los esfuerzos y libros de autoayuda leídos y practicados– no han logrado convertirse al optimismo . En otras palabras, sus dificultades y tormentos iniciales continúan persistiendo junto con un nuevo sentimiento de culpa nacido de la incapacidad de cambiar la actitud “equivocada” (Held, 2001, 2002).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: