¿Por qué le tememos a la oscuridad? Nuevo estudio tiene una respuesta

¿Por qué le tememos a la oscuridad? Nuevo estudio tiene una respuesta

¿Una calle bien iluminada o un callejón oscuro? La mayoría de nosotros preferiría la calle con suficiente luz y no aventurarnos en lo desconocido del callejón oscuro. Pero, ¿por qué es eso? 

La luz juega un papel importante en la fisiología humana. Desde la regulación de nuestro reloj circadiano interno  hasta influir en nuestro estado de ánimo  y regulación emocional. Aunque el mecanismo exacto de cómo la luz influye en el estado de ánimo y la regulación emocional en los seres humanos sigue sin estar claro, los hallazgos en roedores sugieren que la luz puede tener un efecto sobre el miedo y el centro de procesamiento emocional del cerebro, un área llamada amígdala.

Investigadores de la Universidad de Monash y la Universidad Católica de Australia querían aprender más sobre esto y por eso idearon un experimento humano utilizando  imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para investigar cómo la luz frente a la oscuridad influye en la actividad de la amígdala. Al publicar sus hallazgos en la revista de acceso abierto PLOS ONE , encontraron que la luz moderada suprimía la actividad de la amígdala más que la luz tenue y, por lo tanto, podría proporcionar una explicación de por qué la oscuridad podría estar causándonos más miedo.

El estudio involucró a 24 participantes que se sometieron a resonancia magnética funcional mientras estaban expuestos a luz moderada (100 lux) o luz tenue (10 lux). La fMRI permite a los investigadores ver áreas cerebrales activadas en tiempo real al observar los cambios en el flujo sanguíneo en el cerebro.

Los investigadores encontraron que cuando los participantes estaban expuestos a una luz moderada, la actividad de la amígdala en la fMRI era menor en comparación con cuando estaban expuestos a la luz tenue.    

Además, la amígdala también está conectada a una región del cerebro llamada  corteza prefrontal ventromedial (vmPFC) que está involucrada en el procesamiento de orden superior del riesgo, las respuestas emocionales y el miedo. Esta región del cerebro juega un papel fundamental en la regulación de la actividad de la amígdala y es especialmente importante en la supresión de las respuestas emocionales. Los autores del último estudio también encontraron que la luz no solo suprime directamente la actividad de la amígdala, sino que también parece aumentar la conectividad entre la amígdala y la vmPFC, lo que puede explicar cómo la luz beneficia la regulación emocional.

«La luz es una herramienta terapéutica eficaz para los problemas del estado de ánimo. Hemos demostrado que la luz tenue a moderada suprime la activación de la amígdala y mejora la conectividad amígdala-vmPFC. Estos efectos pueden contribuir directamente a los efectos de la luz que mejoran el estado de ánimo a través de un procesamiento emocional mejorado, y una reducción de la emoción relacionada con el miedo «, escribieron los autores en su artículo. 

Se deberán realizar más estudios para dilucidar el mecanismo exacto por el cual la luz suprime la actividad de la amígdala y aumenta la conectividad con la vmPFC, pero este trabajo parece demostrar una razón por la cual los humanos son más temerosos en la oscuridad que en la luz. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: