¿Cómo le enseño a mi hijo sobre la igualdad de género?

Todos los padres quieren que sus hijos tengan la oportunidad de crecer y convertirse en adultos felices y realizados, y parte de eso implica criarlos de tal manera que puedan sentirse seguros de convertirse en quienes quieren ser, independientemente de su sexo.

Los padres pueden comenzar a establecer una actitud de igualdad de género al ser conscientes de cómo ellos mismos interactúan entre sí y con amigos y familiares del mismo sexo y del sexo opuesto. Por encima de todo, los padres deben mostrar a sus hijos que se respetan entre sí, independientemente del tipo de trabajo que hagan respectivamente, y de si uno de ellos es o no un padre que se queda en casa. De esta forma, muestran a los niños que se valora todo el trabajo (incluido el no remunerado), ya sea que lo haga un hombre o una mujer.

Si ambos padres trabajan fuera del hogar, es importante para su relación y para que sus hijos comprendan la justicia y la igualdad, que ambos sean vistos participando en las tareas domésticas y el cuidado del hogar. Si uno de los padres hace toda la limpieza mientras el otro mira la televisión, los niños inevitablemente captan el mensaje de que el primero pertenece al sexo que nació para servir.

También es muy importante evitar el uso de términos despectivos asociados con el sexo o las características de género y señalar formas obvias de comportamiento denigrante u ofensivo que pueden encontrar en la televisión o en Internet (que, inevitablemente, lo harán). Incluso los niños muy pequeños pueden aprender mucho de una discusión familiar sobre por qué hay más personajes masculinos que femeninos en los dibujos animados, por ejemplo, o sobre por qué a los hombres a menudo se les representa como débiles si lloran o muestran que están molestos. Al mantener estas conversaciones de una manera accesible, con un vocabulario que su hijo pueda entender, lo está ayudando a articular sus sentimientos y puntos de vista en un mundo que sigue estando profundamente marcado por el género de muchas maneras.

A medida que los niños crecen, los padres pueden alentarlos a que se vuelvan asertivos y confiados y tomen las decisiones adecuadas para ellos, ya sean niños o niñas. Es fundamental tener en cuenta que, si bien es importante dejar en claro a los niños que está bien si sus objetivos no son coherentes con los estereotipos de género, también está bien si son coherentes con ellos. Lo que importa es que su objetivo sea vivir de una manera que refleje valores positivos y sus propias fortalezas y talentos personales. Por supuesto, a las niñas se les debe enseñar que no hay razón para que no sigan una carrera en ingeniería o matemáticas si es ahí donde residen sus talentos, mientras que al mismo tiempo deben tener cuidado de no sugerir que carreras estereotípicamente ‘femeninas’ como el cuidado de niños o el diseño de interiores no son opciones válidas. Lo mismo ocurre con los chicos cuando están considerando lo que quieren hacer cuando sean mayores. A menudo, se presenta más igualdad como algo bueno para las niñas y las mujeres, y es innegable que lo es, pero también abre más oportunidades para los niños y los hombres. Si bien es evidente que existen diferencias biológicas entre niñas y niños que tienen un impacto en cómo experimentan el mundo, la mayoría de las carreras y estilos de vida están abiertos a ambos sexos.

¿CON QUIÉN PUEDO HABLAR MÁS SOBRE LOS PROBLEMAS DE ESTE ARTÍCULO?

Para obtener ayuda con los problemas discutidos en este artículo, hable con uno de nuestros psiquiatras en Palma especialistas aquí en Zero Psicólogos Palma para una charla inicial gratuita o para programar una cita.