¿Qué es el hipnoparto? Te lo contamos todo

Cuando escuche hablar sobre hipnoparto, la primera pregunta que podría venir a la mente es ¿Hypno qué? Podemos considerar el hipnoparto como uno de esos cursos de embarazo destinados a poner a la mujer en el centro de su embarazo, una forma de acompañarla en la búsqueda de sus propios recursos y la confianza en sus capacidades.

¿Cuáles son los objetivos del hipnoparto?

El objetivo de la educación prenatal que el hipnoparto es brindar a los futuros padres las herramientas necesarias para vivir el nacimiento de su hijo como una experiencia positiva y satisfactoria. es bien conocido en el mundo anglosajón, y las mujeres embarazadas eligen aprender las herramientas del hipnoparto para posiblemente experimentar un parto menos doloroso.

¿Cómo funciona el hipnoparto?

El hipnoparto se basa en el concepto de que el enemigo del parto no es el dolor, sino el miedo, la ansiedad y la tensión. De hecho, estas reacciones activan en nuestro organismo un mecanismo primordial que provoca la liberación de algunas sustancias «obstaculizadoras» para la liberación. Son hormonas que tienen el efecto de desviar la sangre hacia nuestros órganos de defensa, para que la mujer pueda «combatir» el peligro percibido: el cuerpo se endurece, hasta aumentar el dolor y dificultar el proceso del parto. La experiencia demuestra que cuando una mujer está relajada, su cuerpo libera endorfinas, o analgésicos naturales producidos por el propio cuerpo, que interactúan con otras hormonas ayudando a relajar los músculos y así facilitar el parto.

El curso de embarazo se basa en 3 principios básicos: respiración, visualización y autohipnosis. Cuando pensamos en la respiración, pensamos en una herramienta importante durante el embarazo. A nivel físico, libera tensiones y crea espacio para el bebé en el estómago. Debe ser una respiración abdominal, una respiración consciente y profunda que también puede ayudar a nivel emocional, ya que el embarazo lleva a la mujer a calmarse, escuchar y ser capaz de aceptar los cambios de manera positiva. cuando hablamos de respiración estamos hablando de una respiración profunda, que permite a la embarazada vivir personalmente el embarazo, haciendo del parto un acto consciente.

La visualización, el segundo principio está siempre conectado con el primero, ya que la respiración ayuda a detener los pensamientos para que la futura mamá pueda concentrarse y con la visualización pueda construir mentalmente la imagen del nacimiento que tú deseas. Muchas veces sucede que luchamos por decir lo que queremos para nosotros en el futuro, expresando muy tranquilamente lo que no queremos. Los diversos ejercicios de visualización ayudan a enfocar el pensamiento en el escenario que desea experimentar. Además a través de la visualización las embarazadas pueden tomar conciencia de sus miedos, comprender de dónde vienen, aceptarlos y asegurarse de que dejen de condicionarlos. Por ejemplo,

¿De dónde viene la parte de Hypno?

Bueno, la tercera parte trata sobre la autohipnosis, es decir, en este caso específico, un estado profundo de relajación. este estado es un estado que todos experimentamos casi todos los días, y es cuando nos encontramos inmersos en pensamientos y realizamos de forma automática algunas actividades como por ejemplo lavar los platos, cepillar los dientes, etc. La función de la autohipnosis es permitir la mamá a abandonarse a sí misma sin usar sus pensamientos, su mente, sintiéndose totalmente confiada en su cuerpo y en su hijo.

Sin embargo, lo que hace que el curso sea único e imprescindible es el hecho de que se describe y se considera al padre como una parte activa del curso. la pareja aprende cómo apoyar mejor a la mujer embarazada y cómo sentirse conectada en un momento tan único de su vida, se convierte en la herramienta más importante que ayuda a la mujer a sentirse centrada, apoyada y tranquila.

¿Por qué creemos que el hipnoparto es imprescindible?

Hay varias razones y beneficios que nos hacen pensar que el hipnoparto es el camino a seguir durante el embarazo. En primer lugar, es una forma natural de manejo del dolor que no implica el uso de medicamentos con posibles efectos secundarios ni para la madre ni para el niño. Además, puede brindar comodidad, relajación y alivio y disminuir el estrés y el miedo durante el parto, le permite permanecer vigilante y facilitar la experiencia posparto: si una madre siente que ha tomado las mejores decisiones para sus circunstancias particulares, su puerperio o el Se facilitará el tiempo necesario para que el aparato genital femenino reanude sus funciones normales después del parto.

Es importante tener en cuenta que no es un método de hipnosis, sino una forma de meditación profunda que anima a las mujeres a usar la mente para manejar el dolor y la imprevisibilidad del parto; con el curso aprendes técnicas que puedes aplicar estando solo en la sala de partos, sin necesidad de un terapeuta presente; No es una forma de control mental o lavado de cerebro; No induce un estado de sueño profundo; No le quita a su mujer su libre albedrío y su capacidad de elegir; Te hace estar alerta y consciente de lo que sucede en el proceso de nacimiento.

Un buen momento para comenzar a pensar en tomar una clase de hipnoparto es alrededor del tercer trimestre o cuando sienta que está ansiosa por el embarazo, puede hacer una cita en nuestro centro Zero y uno de nuestros psicólogos expertos en la materia le ayudará.