¿Cómo superar el autosabotaje y empezar a avanzar en la vida?

El cambio es uno de los grandes desafíos de la vida. Entrar en lo desconocido trae consigo la posibilidad de fracasar; de no estar a la altura y puede sembrar dudas sobre nuestra dignidad y conducir al autosabotaje. Estos pensamientos pueden llegar a ser tan frecuentes que los vemos como racionales. Nos aseguramos de que está bien no buscar oportunidades, porque de todos modos probablemente no habrían sido lo mejor para nosotros.

Quedarse atrapado en esta mentalidad es fácil. La seguridad que conlleva abrazar lo familiar es demasiado atractiva. Pero, ¿qué pasa si se necesita un cambio en su vida? ¿Qué sucede si quiere salir adelante y se encuentra con los mismos obstáculos? ¿Entonces que? ¿Todavía se consuela pensando que es lo mejor?

Superar la joroba de los mecanismos autodestructivos que lo están frenando requiere compromiso. Ser honesto acerca de lo que quiere de la vida puede ser difícil, especialmente cuando se enfrenta a amigos y familiares que no comprenden sus ambiciones. Es un desafío aún más difícil cuando la persona a la que te enfrentas eres tú mismo.

A continuación, le indicamos cómo romper el ciclo de autosabotaje:

Reconocimiento

No se puede hacer nada hasta que establezca exactamente qué es lo que está auto-saboteando y de qué manera lo está haciendo. Este proceso requiere cierto grado de auto-indagación; te conoces mejor que nadie. Y, lamentablemente, este paso inicial es algo que solo usted puede lograr. Pero hacerlo le proporcionará el conocimiento para seguir adelante y servirá como catalizador para lograr un cambio real en sus propios términos. No hay nada tan empoderador.

Hacer algunas de las siguientes preguntas sería un punto de partida útil.

  • ¿Qué metas tiene que no se han cumplido a pesar de que tiene la habilidad, la motivación y el conocimiento suficiente para hacerlas realidad?
  • ¿Todo en tu vida está funcionando como debería en este momento?
  • ¿Qué partes de su vida / actividades lo frustran porque sabe que puede hacerlo mejor?
  • ¿Otras personas, ya sean amigos, familiares, socios o colegas se sienten frustrados contigo por algo en particular de lo que sabes que eres más que capaz?
  • ¿Le parece que está postergando las cosas que sabe que le ayudarán a progresar en sus metas?
  • ¿Muestra indecisión en la toma de decisiones relacionadas con sus objetivos?
  • ¿Cuál es su mayor y más constante fracaso que no tiene ninguna razón para explicar?
  • ¿Cómo se desencadena en hábitos de inacción / destructivos?

Escribir las respuestas a estas preguntas será mucho más beneficioso que mantenerlo como un ejercicio puramente mental. El acto de poner la pluma sobre el papel siempre producirá más información de la que obtendría pensando solo.

Sea consciente y controle sus pensamientos

Una vez que haya establecido cuáles son sus patrones de comportamiento y desencadenantes, el siguiente paso es reconocerlos a medida que ocurren. Intenta captar el momento en el que percibes que cualquier frase autodestructiva entra en tu proceso de pensamiento.

Será sutil y puede requerir algo de práctica. Así que no se desanime si, al principio, se siente como si estuviera flotando en el agua. La repetición consciente de este ejercicio dará sus frutos con el tiempo. Aunque estos son pensamientos que se han arraigado en su subconsciente con el tiempo, aún se pueden discernir a nivel consciente con la disciplina adecuada. Sea paciente y confíe en el proceso.

Crea nuevos patrones de pensamiento

Una vez que haya tomado conciencia de sus pensamientos negativos, es hora de reemplazarlos con declaraciones positivas o afirmaciones, como también se las conoce. El objetivo de esto es reprogramarte conscientemente con ideas y conceptos que te servirán en lugar de obstaculizar tu progreso.

Así como te convenciste de tus propias deficiencias en el pasado, puedes cambiar este punto de vista adoptando una mentalidad positiva. La forma más concreta de afirmar cualquier perspectiva nueva es utilizando una declaración que comience con el prefijo «Yo soy». Así por ejemplo:

‘Soy digno.’

«Soy capaz de manejar mis emociones».

«Merezco el éxito en mi vida».

Las frases que elijas serán específicas para ti, pero cuanto más las repitas, ya sea en voz alta o en silencio, más rápido comenzarás a ver un cambio radical en tu vida.

La siguiente cita es particularmente relevante en este caso.

“Cuida tus pensamientos porque se convierten en palabras. Cuida tus palabras, porque se convierten en acciones. Cuida tus acciones, porque se convierten en hábitos. Cuida tus hábitos, porque se convierten en tu carácter. ¡Y cuida tu personaje, porque se convierte en tu destino! En lo que pensamos, nos convertimos.» – Margaret Thatcher

Reemplace estos comportamientos saboteadores con hábitos positivos

La misma regla que se aplica a su proceso mental también se aplica a sus hábitos. Obtendrá un beneficio a largo plazo mucho mayor si reemplaza los viejos hábitos por otros nuevos que si trata de evitar lo negativo. Obviamente, cualquier hábito que elija formar dependerá de sus propias circunstancias individuales.

Este proceso se vuelve más fácil al descubrir qué es lo que le preocupa sobre el desafío que ha identificado como su punto de ruptura. Al hacerlo, estará mucho mejor equipado para tomar la acción apropiada.

¿Quizás tienes un proyecto que requiere un segundo par de ojos? ¿Quizás necesita un consejo sobre cómo enfoca sus relaciones? Sea lo que sea, encontrar soluciones alternativas es mucho más beneficioso que evitar o poner en práctica tendencias destructivas.

Al desafiar sus viejas perspectivas y dejar ir las viejas formas que no le sirven, lo libera para comenzar a hacer un progreso real con sus metas, sin el obstáculo de las tres quejas de la auto-derrota, el autodesprecio y la indignidad.

*** Si siente que puede estar exhibiendo signos de autosabotaje, pero no está seguro de cómo abordar el problema, uno de nuestros psicólogos y psiquiatras en Palma de Mallorca especialistas estará encantado de brindarle una consulta para determinar el mejor curso de acción en el futuro.