Las 10 creencias que comparten las personas emocionalmente sanas

Las personas emocionalmente sanas se definen como individuos que poseen los siguientes atributos; Un sentido de satisfacción, significado y propósito en la vida, la capacidad de lidiar con obstáculos, flexibilidad para aprender y adaptarse, mantener relaciones y tener entusiasmo por la vida, etc.

Ser emocionalmente saludable es algo por lo que todos nos esforzamos. Las personas emocionalmente fuertes no nacen con estas habilidades; en cambio, han desarrollado ciertas creencias con el tiempo que les ayudan a conducir la vida de manera mucho más eficaz.

Podemos aprender de sus creencias e incorporarlas a nuestras vidas para que también podamos vivir nuestras vidas al máximo. Echemos un vistazo a las 10 creencias principales que comparten las personas emocionalmente sanas.

1. Practican la gratitud

Cuando cuentas tus bendiciones en lugar de tus cargas, ves que hay más en la vida de lo que piensas. Las personas fuertes siempre están agradecidas por las cosas que tienen en la vida. En lugar de reflexionar sobre lo que no tienen, se sienten satisfechos con lo que tienen y están agradecidos por ello.

La gratitud nos hace más felices, saludables y optimistas. Reduce nuestras demandas de materialismo y la necesidad de tener más y más. Nos hace menos egocéntricos y aumenta nuestra autoestima.

2. Aprenden de sus errores

El fracaso es el mejor maestro, solo si aprendes de él. Las personas emocionalmente fuertes ven los fracasos en sus vidas como derrotas temporales. En lugar de desmoralizarse, aprenden de sus errores y corrigen sus caminos.

Las personas emocionalmente inteligentes no son rígidas. Siempre están abiertos a nuevas formas y mejoras. No dudan ni se avergüenzan de corregir sus errores. Aceptan sus defectos, concluyen sus errores y siguen avanzando.

3. Aceptan desafíos

Las personas mentalmente sanas aprovechan la adversidad. En lugar de sentirse abrumados por las dificultades o huir de la realidad, aceptan lo que sea que les depare la vida y enfrentan sus miedos. Con el tiempo, desarrollan una forma de resistencia a las dificultades y se vuelven emocionalmente más fuertes.

La adversidad funciona como un medio para desarrollar tu carácter y hacerte una versión más fuerte de ti mismo. Y las personas emocionalmente fuertes entienden esto. Con cada obstáculo que superan, adquieren más resiliencia y una mejor comprensión de cómo lidiar con sus problemas.

4. Practican el optimismo realista

El optimismo te da una razón para vivir. Las personas emocionalmente sanas desarrollan un enfoque optimista de la vida que es realista y alcanzable.

Tener un plan de vida optimista puede aumentar su confianza y ayudarlo a controlar sus emociones.

El optimismo realista lo ayuda a perseverar en las dificultades y disminuye el estrés. Al mismo tiempo, no se permiten un exceso de confianza. Al desarrollar un equilibrio entre ser real y optimista, las personas exitosas abordan la vida de manera racional y positiva.

5. Tienen metas claras en mente

Las personas emocionalmente fuertes viven sus vidas con un propósito. En lugar de saltar al azar de una cosa a otra en la vida, tienen metas claras en mente y saben lo que quieren lograr. Tener sus metas establecidas le brinda orientación y le ayuda a tomar decisiones de manera eficaz.

Esto los motiva en tiempos difíciles, y cada vez que se sienten deprimidos, les recuerda por qué están luchando. Dividen un objetivo más grande en partes más pequeñas y abordan cada problema paso a paso hasta que alcanzan su objetivo.

6. Son conscientes de sus límites

Una sola persona no puede sobresalir en todo. Los intereses y talentos varían de persona a persona, y las personas emocionalmente fuertes son muy conscientes de sus habilidades y de sus debilidades. Saben dónde deben invertir su tiempo y dónde se beneficiarán más.

Las personas emocionalmente sanas conocen sus límites y no pierden tiempo ni esfuerzo en realizar tareas sin sentido. En cambio, se enfocan en sus fortalezas e intentan sobresalir en lo que pueden desempeñarse mejor.

7. Mejoran su conocimiento

Siguen educándose leyendo libros y aprendiendo de otras personas exitosas. Se fijan un tiempo para sí mismos en el que escriben sus pensamientos y juzgan sus propios pensamientos para ver si están en el camino correcto o no.

Las personas mentalmente fuertes siempre tienen una mentalidad de estudiante. Leen mucho, practican y aprenden tanto de sus errores como de los de otras personas. Nunca dudan en pedir ayuda y siempre están en un viaje de superación personal.

8. Se escudan del pesimismo

Las personas emocionalmente fuertes conservan sus poderes. No dejan que la derrota o la desesperanza se apoderen de sus mentes. Aceptan el fracaso y las pérdidas como parte del largo viaje hacia el éxito y no permiten que las emociones negativas se interpongan en su camino.

Del mismo modo, saben cómo manejar a los pesimistas y a las personas negativas. Practican la perseverancia y se mantienen fuertes en situaciones desafortunadas. Aprenden a manejar su estrés y a mantener una actitud positiva en tiempos difíciles.

9. Practican la autodisciplina

Las personas mentalmente sanas practican la autodisciplina. No son adictos al trabajo ni procrastinadores. Saben cuándo trabajar y cuándo relajarse, y administran su tiempo correctamente.

Las personas emocionalmente fuertes saben cómo controlar sus tentaciones y gastar su tiempo sabiamente. Manejan el trabajo, el tiempo libre y las relaciones sin exagerar en ninguno de ellos. Disciplinan no solo sus rutinas, sino también sus pensamientos y comportamientos.

10. Actúan

Las personas mentalmente sanas desafían sus emociones con lógica y salen de sus zonas de confort. Saben la importancia de tomar medidas y no permiten que la postergación o el miedo se interpongan en su camino. Buscan oportunidades que les ayuden a alcanzar sus metas y asumen riesgos calculados.

Saben que actuar aclarará cualquier duda o creencia limitante. Actuar ayuda a aumentar la satisfacción y evitar cualquier arrepentimiento en el futuro y le ayuda a dejar de preocuparse por el futuro.

Conclusión

La fuerza emocional es algo que requiere tiempo para desarrollarse. Las personas mentalmente fuertes no siempre son fuertes para empezar, tienen un conjunto particular de creencias y se mantienen fieles a sí mismas el tiempo suficiente para tener éxito. Ver estas creencias comunes compartidas por personas exitosas lo ayudará a comprender mejor sus pensamientos. Observar y comprender estos principios lo ayudará a desarrollar fuerza emocional con el tiempo y lo convertirá en una persona más sabia y exitosa. Y si necesita ayuda psicológica extra, puede llamar a nuestras psicólogas en Palma de Mallorca que le atenderán rápidamente.