¿Por qué hay tanta gente supersticiosa en el mundo?

Abrir paraguas en interiores: ¿por qué incluso las personas más racionales tienen instintos supersticiosos?

La superstición significa creencias o prácticas que son falsas o irracionales, incluida la magia, la astrología, la suerte y la adivinación.

Por ejemplo, póngase su sombrero racional, si lo desea, y considere estas preguntas:

  • ¿Dejar el paraguas en casa hará que sea más probable que llueva?
  • ¿Puede simplemente señalar la racha de éxitos de un atleta, «gafe»?
  • ¿Cambiar su boleto de lotería lo hace menos probable que gane el premio mayor?

Mi cabeza me da la misma respuesta a todas estas preguntas: no.

No creo en el destino, así que no es posible tentarlo.

Y, sin embargo, recibo un mensaje amortiguado, llámelo instinto o llámelo superstición, desde lo más profundo de mi mente acerca de cuán profundamente me arrepentiría si realmente lloviera, mi equipo perdiera o mi (antiguo) boleto ganara la lotería.

Sería como si hubiera tentado a los dioses y hubiera sido castigado por mi arrogancia.

Los psicólogos Jane Risen y Thomas Gilovich estaban intrigados por la cantidad de personas racionales que parecen tener creencias supersticiosas y sus causas.

En su investigación, publicada en el Journal of Personality and Social Psychology , querían saber si la gente realmente cree que los resultados negativos tienden a seguir las acciones que tientan al destino.

Y, si es así, qué procesos psicológicos son los responsables de esta extraña superstición.

¿Podría ser que tanto la racionalidad como el instinto tengan algún papel que desempeñar?

Supersticioso acerca de tentar al destino

Primero, Risen y Gilovich querían ver si un grupo (presumiblemente) razonablemente inteligente de estudiantes de la Universidad de Cornell pensaba que tentar al destino era mala suerte.

Se acercó a sesenta y dos estudiantes al azar en el campus y se les habló de un escenario en el que un ‘Jon’ ficticio se había postulado a la Universidad de Stanford.

La madre de Jon, confiando en su habilidad, le envía una camiseta de Stanford.

Luego, los participantes leen uno de estos dos finales de la historia:

  1. Jon lo usa mientras espera la decisión de Stanford, tentando así al destino (los dioses están enojados).
  2. Jon guarda la camiseta en el cajón, sin tentar al destino (los dioses se apaciguan).

Se pidió a los participantes que calificaran sus posibilidades de que se les ofreciera un lugar en una escala del 1 al 10.

Las personas que le dijeron que había metido la camiseta en el cajón respondieron que sus posibilidades eran de un promedio de 6 sobre 10; parece razonable dado que hay poca otra información proporcionada.

Pero cuando Jon tentó al destino, la gente solo calificó sus posibilidades de 5 sobre 10, un punto más bajo.

Entonces, en promedio, esta muestra de estudiantes de la Universidad de Cornell creía que tentar al destino puede aumentar las posibilidades de un resultado negativo.

Esto es sorprendente dado que estos estudiantes probablemente se consideran seres humanos inteligentes y racionales.

Sin embargo, un segundo experimento respaldó este hallazgo con otros 120 estudiantes.

También probó una explicación alternativa para los resultados: que los participantes no informaban lo que pensaban que sucedería, sino lo que querían que sucediera.

No se encontró apoyo para esta explicación alternativa que sugiere que los participantes realmente mostraban actitudes supersticiosas.

¿Son más accesibles los resultados negativos?

A continuación, Risen y Gilovich querían averiguar el motivo del comportamiento supersticioso de la gente.

Pensaron que podría deberse a que los resultados negativos les vienen a la mente con mucha facilidad.

Para probar esto, a otros 211 participantes se les mostró el comienzo de 12 historias en algunas de las cuales las personas tentaron al destino y en otras no.

Luego se les mostró el final de estas historias y se les pidió que indicaran lo más rápido posible si era «lógico».

La mitad de las historias no eran lógicas, por ejemplo, el personaje principal cambió o el tema era completamente diferente, mientras que la otra mitad era lógica.

Sin embargo, si los finales eran lógicos o no, era una pista falsa para los participantes.

Los experimentadores no estaban tan interesados ​​en que la gente diera la respuesta correcta, sino en la rapidez con la que lo hacían.

Risen y Gilovich pensaron que si los resultados negativos eran más accesibles cuando las personas tentaban al destino, entonces los participantes deberían responder correctamente más rápidamente a aquellos escenarios en los que los resultados negativos en realidad seguían al destino tentador.

Y eso es exactamente lo que encontraron.

Cuando la gente vio el resultado que no «castigó» a los personajes de la historia por tentar al destino, tardaron casi medio segundo en responder.

Esto sugirió que el resultado negativo era más accesible para que los participantes respondieran más rápido cuando los personajes habían tentado al destino.

Otro estudio confirmó que existía un vínculo causal entre las personas que pensaban que los resultados negativos eran más probables y su accesibilidad.

Las supersticiones operan inconscientemente

En muchos sentidos, estos son hallazgos extraños.

En una época en la que muchos de nosotros afirmamos ser racionales y libres de superstición, parece que todavía tenemos algunas creencias bastante misteriosas e irracionales sobre cómo funciona el universo.

Naturalmente, esto plantea la pregunta de qué está sucediendo aquí.

Entonces, en un estudio final, los experimentadores examinaron el proceso psicológico que podría ser responsable de esta conexión entre el destino tentador y los resultados negativos.

Plantearon la hipótesis de que la conexión se debe a procesos asociativos automáticos que ocurren fuera de la conciencia.

Estos crean instintivamente el vínculo entre el destino tentador y los resultados negativos.

Para probar esta idea llevaron a cabo un experimento similar a los anteriores.

Esta vez, sin embargo, en algunas condiciones, los participantes fueron colocados bajo «carga cognitiva» (es decir, se les dio algo más que esforzarse por hacer al mismo tiempo).

Los resultados mostraron que cuando las personas estaban bajo carga cognitiva eran incluso más propensas a comportarse como si tentar al destino condujera a resultados negativos.

Los experimentadores argumentan que lograron interrumpir los procesos de pensamiento racional y deliberado que intentaban decirles a los participantes que tentar al destino es una basura supersticiosa.

En consecuencia, era más probable que las personas confiaran en su intuición, pero son estos rápidos procesos automáticos los que tienden a evocar visiones negativas del futuro, lo que hace que las personas sean supersticiosas.

En efecto, la tarea adicional que se les asignó limitó su capacidad para pensar racionalmente y anular sus instintos supersticiosos.

Procesamiento cognitivo: rápido versus lento

Esta explicación de las raíces de la superstición se basa en la idea ahora popular en psicología de que muchos procesos cognitivos se ejecutan en dos niveles:

  • Procesamiento asociativo: un modo de procesamiento paralelo rápido que se caracteriza por propagar la activación basada en la memoria. Este tipo de procesamiento ocurre fuera de la conciencia focal.
  • Razonamiento: un tipo de procesamiento lento y en serie que ocurre dentro de la conciencia focal y requiere un esfuerzo activo.

Nuestras supersticiones (‘¡no tientes al destino!’) Provienen de la parte de procesamiento paralelo, asociativo y rápido de la mente, mientras que nuestro lado lógico y racional proviene del procesamiento (relativamente) lento y deliberado (‘vamos, no existe tal cosa como el destino! ‘).

Racionalmente sabemos que no es más probable que llueva si no tomamos nuestro paraguas, pero nuestra mente no puede evitar recordarnos lo mal que nos sentiremos si tentamos al destino.

Raíces de superstición

Lo que esta investigación demuestra maravillosamente es lo fácil que es que se formen supersticiones como tentar al destino.

Absorbemos las supersticiones que nos rodean, especialmente atentos a su ocurrencia y reforzados por cualquier evento que se ajuste al patrón, olvidando convenientemente los eventos que no encajan.

Entonces, los procesos rápidos y automáticos de nuestra mente anticipan automáticamente el arrepentimiento que podamos sentir en el futuro, atrapándonos en un bucle de refuerzo.

Risen y Gilovich señalan la importancia de la cultura en este proceso: nuestra imaginación cultural compartida proporciona una fuente importante de supersticiones sobre la tentación del destino.

Pero también cada uno de nosotros tiene una colección privada de supersticiones, a veces fabricadas a partir de los fragmentos más pequeños de la experiencia personal.

Cualquiera que sea su fuente original, todo tipo de eventos negativos pueden encontrar un caldo de cultivo fértil en nuestras mentes que ya sospechan.

Esto puede dar a la persona más racional una pausa para pensar mientras los sistemas racionales de la mente trabajan para superar su superstición intuitiva.

Dado este modelo, es un milagro que las sociedades humanas hayan escapado tanto como lo han hecho de la era de la superstición.

¿O tal vez no hemos llegado tan lejos y nuestras supersticiones ancestrales ahora están envueltas en mantos de racionalidad? Aunque si te obsesiona ser una persona con supersticiones, puedes hablar con nuestros psicólogos en Mallorca que te ayudarán a superarlo.

A %d blogueros les gusta esto: