¿Puede el estrés enfermarme?

A medida que aprendemos más sobre cómo interactúan nuestras mentes y cuerpos, adquirimos más conocimientos sobre el papel del estrés en lo que respecta a nuestra salud.

El estrés es una función normal y, en ocasiones, el estrés puede resultar muy útil. Por ejemplo, cuando nos enfrentamos a una amenaza inminente (por ejemplo, si estamos cruzando la calle y hay un automóvil corriendo hacia nosotros, o si alguien está tratando de atacarnos) entramos en modo de lucha o huida. Cuando esto sucede, nuestro cuerpo segrega una ráfaga extra de adrenalina y estamos en mejores condiciones de alejarnos del peligro lo más rápido posible. En situaciones de emergencia, el estrés puede ayudarnos a mantenernos seguros ayudándonos a llegar rápidamente a un lugar donde no estamos en peligro.

Sin embargo, en términos de nuestra salud, el estrés crónico puede causar y / o agravar problemas de salud de todo tipo. Básicamente, cuando tenemos estrés crónico, estamos en modo de lucha o huida todo el tiempo. Eso significa que nuestros cuerpos están produciendo altos niveles de adrenalina y otras hormonas asociadas con el estrés, como el cortisol, incluso cuando no existe un riesgo inmediato para nuestro bienestar. En otras palabras, nuestro ritmo cardíaco se acelera, nuestros músculos se tensan y estamos alertas al riesgo de peligro potencial, ¡incluso cuando no hay absolutamente ninguna necesidad de ello!

Todo esto pone nuestros cuerpos bajo una enorme presión. Si ya tenemos una afección de salud subyacente como diabetes, asma, eccema, síndrome del intestino irritable, fibromialgia (o muchos más), es probable que nuestros síntomas empeoren, lo que a su vez puede provocar aún más estrés. Las condiciones adictivas como el alcoholismo, el abuso de otras sustancias y la ingesta excesiva pueden empeorar mucho con el estrés, y todos esos problemas también son un desafío para nuestra salud, en una variedad de formas.

Psicológicamente, el estrés crónico también puede ser muy dañino. Es posible que tengamos dificultades para dormir bien y luchemos contra el cansancio todo el día. Es probable que nuestro temperamento sea malo y es posible que nos encontremos criticando y arremetiendo contra las personas que nos importan, lo que puede provocar o exacerbar problemas en nuestras relaciones personales. Cuanto más difíciles se vuelven las cosas, mayor es la presión sobre nuestra autoestima, y ​​si nuestra autoestima se ve afectada, podemos caer en un patrón de estrés cada vez mayor y mala salud física y emocional.

La buena noticia es que hay muchas formas de tratar el estrés . Los enfoques simples como hacer más ejercicio pueden marcar una diferencia sorprendentemente grande, al igual que las técnicas de atención plena y la psicoterapia. No existe un enfoque único para todos, y cada persona con estrés tiene que encontrar su propio camino hacia una mayor felicidad y satisfacción personal. Puede que no siempre sea posible eliminar todas las fuentes de nuestro estrés, pero si podemos eliminar o reducir al menos algunas de ellas, mucho mejor. En cuanto a la psicoterapia, muchos pacientes encuentran que técnicas como la terapia cognitivo-conductual son muy útiles tanto a corto como a largo plazo. Terapia de conducta cognitiva ayuda a las personas enfocándose en las formas en las que pueden identificar los desencadenantes de un comportamiento problemático y luego desarrollar técnicas para ayudarlos a manejarlo de manera más efectiva. Si bien esto puede producir buenos resultados a corto plazo, con el tiempo estas técnicas se vuelven una segunda naturaleza y el paciente puede mejorar gradualmente en el manejo de las emociones negativas de una manera eficaz.

A medida que mejoran nuestros niveles de estrés crónico, es probable que también encontremos mejoras en nuestra salud física. Es posible que algunos problemas de salud nunca desaparezcan, pero los síntomas serán menos graves y más manejables, y con una perspectiva más feliz y soleada, encontraremos que causan menos problemas en nuestra vida diaria porque los síntomas son menos intrusivos que en una situación estresante. contexto.

El estrés crónico es una característica común de la vida moderna, pero no tenemos que aguantarlo. Hay muchas cosas que podemos hacer para mejorar la situación, y un psicoterapeuta debidamente calificado también puede adaptar un enfoque específico a nuestras necesidades personales que nos ayudará a corto plazo y a medida que continuamos nuestro viaje por la vida.

¿CON QUIÉN PUEDO HABLAR MÁS SOBRE LOS PROBLEMAS DE ESTE ARTÍCULO?

Para obtener ayuda con los problemas discutidos en este artículo, hable con uno de nuestros psicólogos en Palma aquí en Zero Psicólogos para una charla inicial gratuita o para programar una cita.