¿Qué es el acoso cibernético? ¿Cómo evitarlo?

La nueva era de la tecnología de las comunicaciones ha hecho que todo un mundo de información esté disponible al alcance de la mano. Con la aparición de las redes sociales, las personas pueden conectarse con compañeros de trabajo, compañeros de clase e incluso extraños en el otro lado del mundo de formas que no eran posibles ni siquiera hace una década.

Pero si bien la facilidad y disponibilidad del acceso a Internet ha simplificado las comunicaciones, también ha dado lugar al fenómeno conocido como “ciberacoso”.

¿Qué es el acoso cibernético, exactamente? ¿Y cómo se compara con el acoso ‘tradicional’ en la escuela o el trabajo?

Si bien muchas fuentes varían en los detalles, todas están de acuerdo en que el núcleo del acoso cibernético implica el acto de transmisión de comunicación mezquina a todos utilizando tecnología digital.

El acoso cibernético puede presentarse en una variedad de formas, que incluyen:

  • Acoso de texto continuo e implacable donde los participantes se conocen entre sí
  • Mensajes anónimos publicados en un foro o tablero de mensajes
  • Retórica racista, sexista y / u homofóbica realizada a través de las redes sociales.

Una buena regla general sería considerar el acoso cibernético como el tipo de comportamiento que se consideraría inaceptable en la “vida real”, pero que se comunica digitalmente mediante un teléfono inteligente, correo electrónico o chat en línea.

Los estudios realizados en España exploraron la profundidad del acoso y el acoso cibernético dentro y fuera de los campus escolares, y han encontrado:

  • El 30,5% de los estudiantes han informado haber sido víctimas de acoso en persona en comparación con el 14% que han experimentado acoso cibernético.
  • El 7% de los estudiantes ha informado haber sido sometido a ambos
  • La gran mayoría de las víctimas de acoso y sus torturadores (83%) se conocían en la vida real.

¿Por qué Cyber ​​Bulling? El factor de anonimato.

Cuando navega por las redes sociales y los foros de mensajes en línea, es muy fácil ver a las personas en línea como nombres y números en lugar de seres humanos con vidas, sentimientos y objetivos propios.

Combinado con mensajes anónimos (y con ellos, sin miedo a represalias), a algunas personas les resulta muy fácil decir cosas que no dirían en el mundo exterior.

Los acosadores cibernéticos no ven físicamente a las personas a las que acosan ni los efectos devastadores de las palabras en ellos, lo que facilita la transmisión de críticas y mensajes desagradables.

Los efectos del ciberacoso

Si bien gran parte del acoso cibernético proviene del acoso en el mundo real, la capacidad de los torturadores de continuar persiguiendo a sus víctimas fuera de la escuela (en línea) puede presentar un problema grave para los adolescentes vulnerables.

Además, con los foros de mensajes, las redes sociales y los videojuegos que impregnan nuestras vidas donde hay conexión a Internet, el acoso cibernético puede presentarse en cualquier lugar y en cualquier momento. Esto puede significar que el objetivo no tiene forma de escapar de sus acosadores. Peor aún, los padres o maestros pueden no estar al tanto del acoso.

El hecho de que pueda ocurrir con una audiencia que incluye a todo el mundo solo empodera a los acosadores, lo que hace que el acoso cibernético sea aún más dañino y dañino que el acoso tradicional.

Qué hacer con el acoso en la era digital

En los últimos años, varios gobiernos locales de España han reconocido la existencia del ciberacoso y han financiado leyes y agencias para hacer frente a este nuevo fenómeno.

La legislación exacta varía en toda Europa, pero muchos de ellos tienen leyes establecidas para hacer frente a las formas más graves de acoso cibernético, como:

  • Amenazas
  • Acecho
  • Difamación
  • Fomentar el suicidio.

Si usted es un padre preocupado y le preocupa que su hijo sea víctima de acoso cibernético, actúe rápido. A continuación, se muestran algunas acciones a realizar:

  • Habla con tu hijo
  • Supervise los sitios web que visitan sus hijos
  • Si hay juegos en línea, pregunte por las comunidades en línea.
  • Introducir filtros de Internet
  • Prohibir Internet en determinados momentos del día
  • Habla con el director y / o consejero de la escuela.
  • Habla con un psicólogo infantil.

¿Dónde encontrar ayuda del acoso cibernético?

Recuerde, la intimidación no se vuelve aceptable solo porque está en línea.

Si ha tomado medidas para frenar los problemas de acoso que experimenta su familia y siente que necesita más ayuda, puede ser el momento de hablar con un psicólogo infantil.

Contamos con especialistas capacitados que pueden ayudar a introducir estrategias para restaurar la confianza en su hijo y mantener a su familia segura e informada sobre Internet y el acoso cibernético. RESERVAR UNA CITA YA!

A %d blogueros les gusta esto: