¿Qué necesito saber antes de llevar a mi hijo a terapia?

Llevar a su hijo a terapia puede ser un desafío importante para cualquier padre, que, si se maneja incorrectamente, no solo puede representar una gran cantidad de esfuerzo en vano, sino que también puede tener un impacto perjudicial en su bienestar emocional. Es importante saber antes de llevar a su hijo a terapia infantil en Palma algunas de las responsabilidades que tiene como padre, pero también lo que puede esperar del proceso en su conjunto y cómo aprovecharlo al máximo. Aquí hay algunos datos clave que debe tener en cuenta antes de llevar a su hijo a terapia:

Necesita elegir el terapeuta adecuado para ambos

Este es el aspecto más crucial de la elección de un terapeuta infantil que a menudo se pasa por alto. Puede elegir llevar a su hijo a un gran terapeuta con una reputación sobresaliente, pero si no se lleva bien con esa persona, es poco probable que esté dispuesto a abrirse, lo que en última instancia hará que cualquier progreso sea extremadamente difícil de lograr.

Debe ser constante

Cualquiera puede faltar a una cita de vez en cuando. Pero si no va a reunirse con su terapeuta con regularidad, la integración de los cambios positivos llevará mucho más tiempo y puede resultar imposible según la gravedad del problema. La estructura es uno de los pilares fundamentales para avanzar en cualquier entorno terapéutico, y ese es especialmente el caso de la terapia infantil.

Trabaje con el terapeuta de su hijo, no contra ellos

Puede ser muy fácil intentar adivinar a su terapeuta o resistirse a una idea, debido a la protección de su hijo. Y esto puede ocurrir aunque haya sido usted quien haya iniciado el primer contacto. Es importante tener en cuenta que ninguno de los dos existe en el vacío y ambos están trabajando hacia el mismo objetivo, que es que tengan una mejor relación con su hijo.

La terapia puede hacer surgir sentimientos de vergüenza y culpa

En la mente de su hijo, si se le pide que asista a una terapia con la intención de ‘arreglarlo’, es poco probable que tenga la capacidad de darse cuenta de que está siendo ayudado. Recibir tratamiento cuando era niño a menudo puede interpretarse como un castigo, que puede provocar sentimientos de vergüenza y problemas de autoestima si no se maneja correctamente. Hacerle saber a su hijo cuánto lo valora es una parte importante de guiarlo a través del proceso, asegurando que no solo permanezca comprometido, sino también emocionalmente estable.

Hágale saber a su hijo que no será castigado por ser honesto

Todos los procesos terapéuticos se basan en la honestidad y, independientemente de sus sentimientos sobre su comportamiento o de lo inapropiado que pueda juzgarlo, debe aceptar el punto de vista de su hijo. Deben sentirse en un lugar seguro donde pueden expresar sus sentimientos, incluso si son contradictorios con los suyos. Todo comportamiento no deseado es simplemente el síntoma de un problema arraigado más profundo, que debe permitirse que salga a la superficie, para que pueda ser reconocido y trabajado en el nivel consciente. La honestidad facilita ese proceso.

El cambio también debe provenir de usted y de su hijo

Por mucho que sienta que la responsabilidad de cambiar su comportamiento debe recaer en su hijo, también es su responsabilidad reconocer cuándo es necesario mejorar su estilo de crianza. Usted sirve como el modelo a seguir principal de su hijo y es la persona a la que más buscan para saber cómo deben comportarse. La idea de la terapia infantil es que crezcas con tu hijo, adaptes y desarrolles tu relación. No eres simplemente un observador pasivo, sino una parte activa del proceso tanto en tu desarrollo como en el de tu hijo y personal.

*** Si cree que podría necesitar una opinión de una psicóloga en Palma especialista sobre la salud mental de su hijo, le ofrecemos una CONSULTA GRATUITA DE 15 MINUTOS para que comprenda mejor dónde podría necesitar ayuda.