Adolescentes enamorados: ¿Qué hace especial a un primer amor?

Adolescentes enamorados: ¿Qué hace especial a un primer amor?

“Romeo, Romeo, ¿por qué eres Romeo?” – William Shakespeare. Aunque probablemente no sea tan intenso como el de Romeo y Julieta, la mayoría de la gente recordará su propio primer amor. ¿Qué hace que un primer amor sea tan especial?

Conocida como la mayor historia de amor de todos los tiempos, Romeo y Julieta es básicamente la historia de amor apasionado entre dos adolescentes. Aunque enamorarse es siempre una experiencia intensa, parece ser aún más intensa para los adolescentes que para los adultos. Algunas personas incluso siguen añorando su primer amor e indican que todavía querrían volver a estar juntos después de muchos años.

El amor romántico está asociado con la activación cerebral en regiones neuronales de procesamiento de recompensas. Los investigadores mostraron a personas que estaban locamente enamoradas imágenes de su amado y, posteriormente, observaron qué áreas del cerebro se activaron durante la visualización de estas fotografías. Descubrieron que, en comparación con mirar fotografías de un amigo, ver fotografías de su ser querido provoca la activación en las regiones de procesamiento de recompensas en el cerebro. Estas áreas son similares a las que se encuentran activas mientras las personas están bajo la influencia de la cocaína u otras drogas que inducen euforia.

Aunque el amor es especial en todas las edades, parece haber algo extra en tu primer amor. La primera experiencia de amor apasionado puede ser abrumadora y convertirse rápidamente en lo más importante en la vida de un adolescente. En los tiempos modernos, es más probable que esto tome la forma de interminables mensajes de texto, en lugar de serenatas nocturnas bajo el balcón.

Por qué un primer amor es tan especial está sujeto a debate. Se ha sugerido que la primera vez que te enamoras tiene lugar alguna forma de «impronta». La impronta se refiere a un proceso de aprendizaje rápido, solo posible durante un período sensible, generalmente muy temprano en la vida, en el que los recién nacidos se adhieren a miembros de su propia especie. Los patitos, por ejemplo, se imprimirán en el primer objeto grande en movimiento que encuentren después de nacer. Según la ‘ teoría de la impronta ‘, la adolescencia es un período sensible para las relaciones románticas, y las experiencias durante este período quedarán impresas de por vida.

Sin embargo, hay varios problemas con esta teoría. Si la impronta tuviera lugar, sería un mecanismo biológico y, por lo tanto, se aplicaría a todos. Así, todos tendrían vívidos recuerdos de su primer amor, lo cual no es el caso.

Una explicación más plausible podría ser que la primera vez que te enamoras simplemente nunca antes habías experimentado algo así y, por lo tanto, el amor se siente tan intenso. Al enamorarse por segunda o tercera vez, estos sentimientos son más familiares y, por lo tanto, pueden ser más fáciles de regular, lo que resulta en una experiencia menos abrumadora. La historia de Romeo y Julieta podría haber tenido un final completamente diferente si se hubieran conocido un par de años después.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: