¿Cómo evitar casarte con tu futuro exesposo?

El amor es ciego pero tú no necesitas serlo.

Para buscar una posible pareja, ten en cuenta estos tres desafíos.

Primero, usa tu cabeza. Los comienzos tórridos son encantadores, pero se necesita tiempo para conocer a una pareja potencial. Una forma de hacer esto es a través de la conversación y la observación. Datos importantes a tener en cuenta son si tu novio no visita a tu familia o si te dice que todas sus novias y ex esposas anteriores fueron grandes perdedoras o estaban locas. Son datos si dejas de expresar tus deseos, expectativas y preguntas porque tienes miedo de poner la relación a prueba.

Es esencial profundizar la conversación, además de observar si las palabras de la otra persona están respaldadas por una acción responsable. También es importante conocer a la otra persona al verla con sus amigos y familiares, y también con los tuyos. Realmente no puedes conocer a alguien aislando la relación.

En segundo lugar, evalúa a una pareja potencial con todo tu corazón. ¿La amas? ¿Ella te ama? Estas son buenas preguntas, aunque una pregunta aún mejor es: «¿esta relación es buena para mí?» Para responder a esta pregunta, debes utilizar tu cabeza, tu corazón y una fuente adicional de información que a menudo se ignora o se malinterpreta: intuición.

Usa tu intuición. Las palabras y las emociones no son las únicas formas en que obtenemos información sobre los demás. También llegamos a conocer verdaderamente al otro a través de una comprensión intuitiva o «lectura» que viene a través del cuerpo. Sabemos, a través de nuestros cuerpos, si una interacción en particular nos hace sentir energizados, animados e inspirados, o al contrario. Sabemos, a través de nuestro cuerpo, en quién confiar, creer o evitar. Lo que llamamos intuición y “reacciones instintivas” es una abreviatura de la extraordinaria capacidad humana de procesar información sobre otra persona que está más allá de las palabras.

Hace algún tiempo, me senté durante 20 minutos en una terminal de autobuses en Providence, Rhode Island, y vi a un pequeño grupo de hombres y mujeres jóvenes comunicarse en lenguaje de señas estadounidense. Encontré a uno de estos tipos tan atractivo que quise secuestrarlo y llevarlo a Kansas para que fuera mi amigo. De acuerdo, tal vez era un fanático que les decía a sus amigos lo molesto que estaba ante la perspectiva de que el gobierno prohibiera sus rifles de asalto, pero lo dudo. Tampoco estaba respondiendo a algo tan obvio como el lenguaje corporal, la buena apariencia, el aplomo o la gracia.

Constantemente recibimos información no verbal sobre personas que percibimos de forma automática y sin esfuerzo. Si las palabras de una persona me dicen una cosa («me siento cerca de ti») pero mi conocimiento automático intuye algo diferente (siento distancia, desconexión, un «no-estar»), confío más en lo que siento que en las palabras que escucho. Sé cuando otra persona se distrae, incluso cuando esa persona dice estar prestando atención. Hago juicios automáticos sobre quién es amable, digno de confianza y comunicativo y quién no.

Por supuesto, modifico estos juicios a medida que aparece nueva información. Todos cometemos errores. Creemos que la otra persona es estirada cuando en realidad es tímida o envidiosa. Confundimos nuestros prejuicios y paranoia con el verdadero conocimiento. Aún así, es interesante pensar en cómo automáticamente podemos tener una idea de la otra persona que no se basa en el contenido de lo que se dice.

Para leer a otras personas con una intuición precisa, debemos sentirnos cómodos, seguros y relajados en su presencia, y confiar en nuestro instinto cuando no lo hacemos. Aquí está la parte difícil. Los sentimientos intensos que forman parte de la «Etapa Velcro» de las relaciones bloquean tanto el pensamiento claro como la intuición. El amor puede volverte estúpido. La intensidad emocional (a menudo confundida con el amor) conduce a aferrarse cuando deberíamos alejarnos. La ansiedad y el miedo reducirán tanto tu pensamiento como tu intuición al tamaño de un frijol pinto.

Así que desacelera las cosas y tómate todo el tiempo que necesites para conocer realmente a esta otra persona y considera toda la información que puedas sobre una pareja potencial. Mantente abierta a la información de tu cabeza, tu corazón y tu intuición. No dejes fuera de escena una de estas tres fuentes de información.

El amor puede ser ciego, pero tú no necesitas serlo. Si necesitas ayuda de expertas en la materia, nuestras psicólogas en Palma de Mallorca os ayudarán en todo lo posible.

A %d blogueros les gusta esto: