¿Cómo se puede tratar y curar la depresión?

La depresión es un problema de salud mental y emocional común que daña el bienestar de innumerables personas en todo el mundo. Puede tener un impacto devastador en nuestras relaciones con las personas que amamos, nuestra capacidad para trabajar y nuestra capacidad para planificar el futuro.

Debido a que la depresión es una condición tan grave, merece que se la tome en serio. Para algunos pacientes, la medicación puede formar parte de un plan de tratamiento que les facilitará una vida plena. Sin embargo, es un error recurrir a la medicación como primer puerto de escala. Muchos pacientes encuentran que los enfoques terapéuticos, como la terapia cognitivo-conductual, les ayudan a controlar su afección de manera eficaz.

Si bien algunas personas tienen depresión crónica y potencialmente pueden sufrir una recaída en cualquier momento, otras pueden experimentar depresión como reacción a ciertas características de sus vidas. La muerte de un ser querido, convertirse en padre por primera vez o experimentar altos niveles de estrés pueden conducir a una depresión que va mucho más allá del dolor o la preocupación inicial asociados con estas fases de la vida.

Cuando alguien tiene depresión, él y las personas que lo cuidan pueden sentirse bastante desesperados y urgentes por encontrar una «cura» para la afección, y puede ser tentador acudir a un médico de cabecera o un psicólogo recetador y pedirle medicamentos para mejorar el estado de ánimo. . El problema es que, si bien el medicamento puede ayudar a corto plazo, no hace nada para abordar los factores que subyacen a la depresión. Si está relacionado con factores estresantes en su vida (tal vez esté cuidando a un pariente anciano, lidiando con una situación difícil en el trabajo o algo más), el medicamento no hará nada para abordar estos problemas. En cambio, necesita encontrar una manera de responderles de una manera que le ayude a evitar la oscuridad y la tensión de la depresión. Si tiene depresión crónica, la medicación no le ayudará a aprender las técnicas y métodos que le permitirán manejarla de manera más eficaz. En cualquier caso, incluso si el medicamento ayuda a corto plazo, cuando deje de tomarlo, todas las cosas que contribuyen a su depresión seguirán ahí.

La terapia cognitivo-conductual como solución a la depresión

La terapia cognitivo-conductual no requiere ahondar en su niñez remota o examinar los orígenes de su depresión. Más bien, le ayuda a aprender cómo identificar qué desencadena su afección y cómo controlarla y manejarla de manera más efectiva. Con el tiempo, llegará a entenderse mejor a sí mismo y a su afección, y a adquirir métodos que podrá poner en práctica siempre que se sienta en riesgo de sufrir un episodio de depresión.

¿CON QUIÉN PUEDO HABLAR MÁS SOBRE LOS PROBLEMAS DE DEPRESIÓN?

Para obtener ayuda con los problemas discutidos en este artículo, hable con uno de nuestros psicólogos en Mallorca aquí en Zero Psicólogos Palma para una charla inicial gratuita o para programar una cita.

A %d blogueros les gusta esto: