Rabietas: ¿Cómo deben lidiar los padres?

La crianza de los hijos es de hecho el trabajo más difícil del mundo y lidiar con las rabietas de un niño pequeño puede ser el obstáculo más frustrante. Ya sea que esté en casa tratando de obligar a su hijo a masticar sus verduras o en un centro comercial disuadiéndolo de tirarse a la tienda de juguetes, lidiando con un niño pequeño que grita, lloriquea y patea que se ha vuelto loco, merece mucha paciencia. así como su estabilidad física, mental y emocional.

Las rabietas son una fase normal entre los niños de 1 a 3 años. Sin embargo, es triste notar que muchos padres no están preparados para manejar situaciones tan delicadas. Es imperativo tener en cuenta que tanto los padres como los tutores deben estar equipados con el conocimiento y la preparación emocional adecuados para superar con éxito estos obstáculos difíciles y, al mismo tiempo, moldear a los niños con el conjunto adecuado de actitudes y habilidades para interactuar o responder con su entorno. Aquí, en Zero Psicólogos, nuestros especialistas en terapia infantil, lo guiaremos a través de los rincones y recovecos de todo lo que hay que saber sobre las formas de lidiar con las rabietas y por qué ocurren en primer lugar.

Las rabietas suceden, asúmelo

Como se dijo anteriormente, las rabietas son algo común entre los niños y niñas entre los 1 y 3 años de edad. Para tener una comprensión conceptual fundamental, una rabieta es un episodio de arrebato emocional extremo y repentino de los niños pequeños. La manifestación de tales episodios puede variar desde llorar, lloriquear y gritar hasta contener la respiración, pisotear, patear y rodar. Y por supuesto, tirar cosas y vomitar no son una excepción. 

Ahora bien, ¿por qué ocurren las rabietas en primer lugar?

Los niños pequeños, en su corta edad, todavía están tratando de adquirir y desarrollar sus habilidades emocionales, sociales y de comunicación. Apenas pueden expresar o transmitir sus pensamientos y necesidades (o deseos) y todavía no son lo suficientemente maduros para comprender y dar crédito al concepto de compromiso. En resumen, tienen una estabilidad emocional frágil y todavía son básicamente incapaces de pensar racionalmente sobre cuestiones complejas. Las rabietas son una forma de que los niños se comuniquen con sus padres o tutores.

Puede haber una amplia gama de razones por las que su hijo tendrá rabietas. Estos incluyen un pañal mojado, somnolencia o cansancio, malestar y frustración. También puede ser que su hijo tenga hambre o tenga miedo de algo o alguien. Conocer estas posibles razones le dará una buena ventaja para tratar de averiguar lo que su hijo está tratando de decirle.

¿Qué hacer con las rabietas?

No muevas el bote. Mantenga la calma y evite sentirse abrumado por la situación. Enfadarse con su hijo solo empeorará la condición emocional entre usted y su hijo, así que no se estrese. Mantenga la calma durante todo el episodio mientras reconoce la posible razón de su hijo para su arrebato emocional.

Las rabietas también pueden ser un episodio de lucha de poder entre usted y su hijo. Nunca ceda directamente a sus deseos o demandas. Como padre responsable, debe poder evaluar claramente una situación y llegar a una resolución justificada a través de un enfoque suave pero absoluto. En la mayoría de las situaciones, el mejor enfoque es esperar. Esto le dará a su hijo la oportunidad de calmarse solo.

Por último, debe ser coherente y firme con su determinación. Esto ayudará a darle un mensaje claro a su hijo: un «no» es un «no». Ser incoherente en todas y cada una de las rabietas solo los pondrá a usted y a su hijo en una peor esfera emocional. Por lo tanto, quédese con él.

Para obtener más consejos para padres, simplemente visite nuestro centro Zero y nuestras psicólogas en Palma de Mallorca les asesorarán en todo lo relacionado con este tema complicado.

A %d blogueros les gusta esto: