Soledad en la adolescencia: ¿cómo podemos apoyar a los jóvenes?

Soledad en la adolescencia: ¿cómo podemos apoyar a los jóvenes?

La adolescencia puede ser un momento vulnerable para la soledad; navegar las presiones académicas y sociales, así como la transición entre la niñez y la edad adulta, hace que este período sea particularmente difícil para muchos. Estos factores ambientales no solo provocan estrés, sino que el cerebro atraviesa un período crítico de desarrollo en las regiones involucradas en el procesamiento social, lo que conduce a una mayor sensibilidad al rechazo social.

Casi la mitad de los jóvenes de 10 a 12 años informan sentirse solos al menos parte del tiempo, llegando a casi el 60 % de los jóvenes de 16 a 24 años. La soledad es una experiencia de aislamiento y angustia en sí misma, pero las investigaciones emergentes sugieren que también puede tener efectos negativos mucho más duraderos. Una investigación publicada la semana pasada por el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia (IoPPN, por sus siglas en inglés) encontró que la soledad entre los 12 y los 18 años está asociada con un mayor riesgo de problemas de salud mental, peor sueño, menor satisfacción con la vida, menor rendimiento académico y dificultades laborales. . Pero, ¿qué podemos hacer para evitar esto?

Identificar las causas de la soledad

Para prevenir la soledad y reducir estos resultados negativos, es importante determinar las causas. Usando datos del Estudio Longitudinal de Gemelos de Riesgo Ambiental (E-Risk), los investigadores de IoPPN pudieron determinar hasta qué punto la soledad proviene de factores genéticos versus ambientales.

Si bien ambos contribuyeron a la soledad de los adolescentes, los hallazgos indican que los factores ambientales pueden tener una mayor influencia. El estudio pudo identificar algunos de estos factores ambientales clave: los adolescentes que no se sentían solos tenían más probabilidades de tener relaciones más cercanas entre hermanos, mayor control de los padres y más felicidad en el hogar. Por el contrario, aquellos que a menudo se sentían solos tenían más probabilidades de haber sido intimidados y experimentado aislamiento social. Esto es especialmente preocupante ya que, tras el confinamiento por la COVID-19, el aislamiento social se ha generalizado y muchos jóvenes se han sentido solos .

Esta no es la primera vez que se observa el acoso escolar como un factor de riesgo clave para la soledad. En un estudio anterior de la misma cohorte, los investigadores encontraron que la exposición al acoso escolar era el factor de riesgo más fuertemente asociado con la soledad, incluso cuando se controlaron las dificultades de salud mental existentes. En este estudio, ser víctima de bullying en la infancia también presagiaba sentimientos de soledad en la edad adulta, incluso si ya no experimentaban la victimización.

Qué podemos hacer para ayudar?

El estudio destaca que aquellos que experimentan soledad en la adolescencia temprana siguen en riesgo de sufrir resultados negativos más adelante en la adolescencia, incluso si ya no se sienten solos. Para prevenir el surgimiento y la persistencia de la soledad en la adolescencia, es importante que aquellos que están en mayor riesgo reciban apoyo continuo durante este período vulnerable.

Dado que el ambiente del hogar parece desempeñar un papel importante en la determinación del inicio de la soledad en la adolescencia temprana, las familias pueden apoyar a los jóvenes manteniendo un ambiente hogareño positivo, involucrándose en la vida del joven y formando relaciones cálidas. Sin embargo, la mayor parte de la adolescencia se pasa en la escuela. Por lo tanto, las intervenciones escolares pueden ser una forma efectiva de brindar apoyo a gran escala para ayudar a los jóvenes a manejar la soledad. Desarrollar una mayor comprensión de la soledad de los adolescentes ayudará a las escuelas a identificar mejor a los jóvenes en riesgo de sentirse solos y ayudarlos a desarrollar relaciones con sus compañeros. Dado que el acoso tuvo el efecto más fuerte sobre la soledad, las escuelas deben continuar reduciendo el acoso y apoyando a las víctimas.

Las intervenciones escolares existentes han tenido resultados prometedores en la reducción de la soledad infantil. ‘Promoving Alternative Thinking Strategies’ (PATHS) consiste en lecciones sobre timidez, soledad, formación y mantenimiento de amistades y conciencia de las emociones, además de enseñar a los niños comportamientos sociales positivos. En un reciente ensayo de control aleatorio realizado por el Instituto de Educación de Manchester, se descubrió que la intervención PATHS redujo con éxito la soledad en los niños de la escuela primaria.

También se pueden utilizar intervenciones más específicas para abordar la soledad en los jóvenes. Los niños solitarios pueden tener dificultades para desconectarse de la amenaza social. Para combatir esto, se pueden desarrollar programas cognitivos para reducir la soledad enseñando a los jóvenes a desviar su atención de la información social amenazante. De manera similar, la Terapia Cognitiva Conductual (TCC) que se enfoca en las cogniciones sociales defectuosas demostró ser la intervención más efectiva para reducir la soledad en los niños en un metanálisis de la Universidad de Chicago.

Aunque tanto los programas escolares como las intervenciones específicas pueden ayudar a los jóvenes a manejar la soledad, se necesita más investigación para comprender qué factores de la infancia son más importantes para predecir su aparición. Esto ayudará a los médicos a identificar objetivos clave para la intervención.

La nueva investigación de IoPPN es un gran paso para aprender más sobre la soledad de los adolescentes. Está claro que la soledad en la adolescencia podría tener implicaciones duraderas en la salud y el bienestar y, por lo tanto, el desarrollo de estrategias de prevención e intervención temprana debería ser una prioridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: