¿Tienes miedo al paso del tiempo? Puedes tener cronofobia

La cronofobia es una condición en la que una persona teme el paso del tiempo o no puede seguirle la pista. Dado que muchos de nosotros hemos pasado una cantidad significativa de tiempo encerrados en nuestras casas bajo restricciones de bloqueo, es posible que tenga una experiencia de primera mano con la cronofobia, ya que deseaba dejar de ver pasar los días desde los confines de su apartamento. 

Alrededor del 12,5 por ciento de los adultos en España experimentarán una fobia específica en algún momento de sus vidas y los ancianos y los enfermos terminales son más propensos a la cronofobia en particular. Es probable que la fobia esté respaldada por una sensación de mortalidad inminente. La cronofobia también es más común entre la población carcelaria, donde a veces se la denomina «neurosis carcelaria». Para los presos, es más probable que la cronofobia esté ligada a sentimientos de claustrofobia y pérdida de potencial.

La cronofobia también puede surgir en personas que han pasado por una experiencia traumática y potencialmente fatal, ya que como resultado pueden tener un mayor sentido de su mortalidad y el paso del tiempo. Algunas personas desarrollan cronofobia incluso después de enterarse de accidentes horribles que les han sucedido a otras personas.

Sin embargo, no solo las personas que viven en situaciones extremas pueden desarrollar cronofobia. El miedo también puede surgir en las personas que sienten que sus metas se les están escapando de las manos y que es posible que nunca alcancen sus sueños con el tiempo corriendo tan implacablemente.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DE LA CRONOFOBIA?

Los síntomas de la cronofobia se centran en sentirse incómodo con el paso del tiempo o que va más rápido o más lento de lo habitual. Esto puede desencadenar ansiedad y depresión generalizadas, así como una sensación de falta de control.

Las personas con cronofobia también pueden experimentar:

  • Dificultad para respirar
  • Transpiración
  • Pulso rápido
  • Sacudida
  • Mareos o desmayos

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA TRATAR LA CRONOFOBIA?

Si esto le suena incómodo, la buena noticia es que hay pasos que se pueden tomar para disminuir la gravedad de la cronofobia. La terapia cognitivo-conductual (TCC) es una herramienta que se utiliza para tratar muchas afecciones de salud mental, incluida la cronofobia. Al desafiar a alguien a cuestionar sus formas preconcebidas de procesar situaciones, o su tendencia a catastrofizar, los terapeutas pueden ayudar a las personas con cronofobia a reestructurar su forma de pensar sobre el tiempo. La medicación también puede ser apropiada en algunas circunstancias, y el mejor plan de tratamiento puede diferir de una persona a otra. Si quieres más información, nuestro equipo de psicólogas en Palma os atenderán lo antes posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: