10 formas de ser personas más autocompasivas

A todos nos beneficia ser más amables con nosotros mismos. Así podemos hacerlo.

Este artículo puede ayudarte a construir un repertorio diverso de palabras que se sienta útil y auténtico para ti, y funcione en varias situaciones.

Aquí va.

Consejos:

  • Revisa cuáles sugerencias se sienten potencialmente útiles para ti, y adáptalas para hacerlas tuyas.
  • Piensa en las situaciones en las que las usarías. Muchas están relacionadas a cuando sientas tus propias imperfecciones o te sientas agotado.

Ejemplos de autodiálogo amable y efectivo

  1. Todo lo que necesito hacer hoy (y todo lo que puedo hacer) es poner un pie delante del otro.
  2. Si escojo no enfocarme en esto con perfeccionismo, ¿cómo podría enfocarlo?
  3. Ok, eso pasó. ¿Qué sería más útil ahora? (Esto es para la aceptación, el auto perdón y perdonar a otros y seguir adelante).
  4. Me gustaría ser capaz de controlar esta situación más de lo que puedo. La falta de control me vuelve ansioso. Voy a ser amable conmigo acerca de cuánto miedo siento de perder el control por completo.
  5. No necesito apurarme. Puedo hacer esta tarea a un ritmo disfrutable.
  6. Puedo hacer una pausa unos minutos para respirar. No hay peligro inmediato. Ahora mismo, estoy seguro y puedo tomar un minuto para absorber lo que sea que la vida me está trayendo.
  7. ¿Necesito contarme una historia distinta acerca de mí mismo? Por ejemplo, si reconociera mis competencias, ¿me haría sentir menos ansioso y como que tengo más que ofrecer?
  8. Tal vez no sepa qué batallas libran otras personas, pero sé que ser humano es luchar. Cada quién tiene sus propias batallas y retos. No estoy solo en esto.
  9. Quiero alejar todas las amenazas, peligros e imperfecciones. Estoy tratando de hacer eso a través de una preocupación y rumia ilimitadas. Pero eso no es efectivo. No me puedo proteger del todo así. Nadie puede. Así que puedo tomar un descanso de ello. No me puedo llevar a un estado de calma si estoy preocupado (al intentar cuidar de todo y todos).
  10. ¿Estoy esperando más de mí mismo que otras personas de mí? ¿Si verifico mi forma de pensar me ayudaría a sentirme menos ansioso y presionado? Si me veo como capaz de responder a este reto, ¿me ayudaría a sentirme mejor?

Hazlo un hábito

Intenta hacer del autodiálogo compasivo un hábito. «Atrápate» en un punto del día donde necesites autocompasión. Usa una de estas frases, una del post original, o tuya.

Recientemente, escribí sobre 13 formas de hablarte de forma compasiva. Fue muy popular, dado que ¿quién no necesita más amabilidad cuando el mundo puede ser tan brutal? Entonces pensé en agregar más ideas. Esto puede ayudarte a construir un repertorio diverso de palabras que se sienta útil y auténtico para ti, y funcione en varias situaciones.

Aquí va.

Consejos:

  • Revisa cuáles sugerencias se sienten potencialmente útiles para ti, y adáptalas para hacerlas tuyas.
  • Piensa en las situaciones en las que las usarías. Muchas están relacionadas a cuando sientas tus propias imperfecciones o te sientas agotado.

Ejemplos de autodiálogo amable y efectivo

  1. Todo lo que necesito hacer hoy (y todo lo que puedo hacer) es poner un pie delante del otro.
  2. Si escojo no enfocarme en esto con perfeccionismo, ¿cómo podría enfocarlo?
  3. Ok, eso pasó. ¿Qué sería más útil ahora? (Esto es para la aceptación, el autoperdón y perdonar a otros y seguir adelante).
  4. Me gustaría ser capaz de controlar esta situación más de lo que puedo. La falta de control me vuelve ansioso. Voy a ser amable conmigo acerca de cuánto miedo siento de perder el control por completo.
  5. No necesito apurarme. Puedo hacer esta tarea a un ritmo disfrutable.
  6. Puedo hacer una pausa unos minutos para respirar. No hay peligro inmediato. Ahora mismo, estoy seguro y puedo tomar un minuto para absorber lo que sea que la vida me está trayendo.
  7. ¿Necesito contarme una historia distinta acerca de mí mismo? Por ejemplo, si reconociera mis competencias, ¿me haría sentir menos ansioso y como que tengo más que ofrecer?
  8. Tal vez no sepa qué batallas libran otras personas, pero sé que ser humano es luchar. Cada quién tiene sus propias batallas y retos. No estoy solo en esto.
  9. Quiero alejar todas las amenazas, peligros e imperfecciones. Estoy tratando de hacer eso a través de una preocupación y rumia ilimitadas. Pero eso no es efectivo. No me puedo proteger del todo así. Nadie puede. Así que puedo tomar un descanso de ello. No me puedo llevar a un estado de calma si estoy preocupado (al intentar cuidar de todo y todos).
  10. ¿Estoy esperando más de mí mismo que otras personas de mí? ¿Si verifico mi forma de pensar me ayudaría a sentirme menos ansioso y presionado? Si me veo como capaz de responder a este reto, ¿me ayudaría a sentirme mejor?

Hazlo un hábito

Intenta hacer del autodiálogo compasivo un hábito. «Atrápate» en un punto del día donde necesites autocompasión. Usa una de estas frases, una del post original, o tuya.

El autodiálogo es un aspecto de la autocompasión. El comportamiento es otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: