20 Señales de que te haría bien ver a un psicólogo

A menudo las personas dudan por mucho tiempo antes de buscar terapia. Aquí explico cómo hacerlo.

Para muchas personas, decidir ver a un psicólogo por primera vez se siente como una gran cosa. Por lo general, la gente espera mucho, demasiado tiempo para ver a un psicólogo. Es común que las personas soporten sus problemas durante años antes de buscar ayuda. Los estudios muestran que incluso una sola sesión de Terapia Cognitivo Conductual puede ser útil. Aquí hay algunas señales que deberías ir.

1. Has pensado en ello varias veces.

Si has pensado en ver a un psicólogo pero has dudado, es una señal de que quieres hacerlo, pero algo te está frenando. En lugar de continuar el debate interno, inténtalo. De esa manera puedes probar si te ayudará en lugar de seguir preguntándote.

2. Las tareas básicas de la vida se sienten difíciles.

Si las tareas básicas como ducharte, llenar formularios, comprar ropa, etc., se sienten como un trabajo pesado, a menudo es un signo de depresión o agotamiento.

3. Has pensado en un objetivo o proyecto durante más de un año, pero no has tomado ninguna medida.

Algo se está interponiendo en tu camino. Tal vez sea ansiedad. Tal vez es perfeccionismo. Un buen psicólogo puede ayudarte a averiguarlo.

4. Te sientes solo.

La soledad es psicológicamente más compleja de lo que podrías esperar. Cuando las personas se sienten solas, experimentan cambios cognitivos. Las personas solitarias comienzan a esperar que otras personas no estarán interesadas en ellas. Perciben que no tienen apoyo disponible, incluso cuando lo tienen. Estos cambios cognitivos hacen que las personas solitarias se retraigan más, por lo que se sienten más solas, y sus temores se convierten en una profecía autocumplida.

5. Procrastinas hacer tareas razonablemente simples.

La dilación está vinculada a una amplia gama de problemas. Cuando tu lista de tareas pendientes pasa de un día a otro, esto causa mucho drenaje mental. Y la dilación puede molestar a los seres queridos y compañeros de trabajo. Un psicólogo te ayudará a averiguar las causas psicológicas de tu procrastinación y a desarrollar estrategias para la procrastinación basadas en esas causas.

6. Hacer o mantener amigos es difícil para ti.

Algunas personas no tienen dificultades para hacer amigos, pero pueden tener dificultades para mantenerlos. Esto puede suceder por una variedad de razones. Es posible que simplemente nunca te hayan enseñado habilidades para mantener amigos. Cuando somos jóvenes, desarrollamos lo que se conoce como un estilo de apego. Las personas con estilos de apego inseguros tienden a tener más dificultades con la confianza tanto en las relaciones románticas como en las amistades.este artículo continúa abajo

Las amistades son importantes para nuestro bienestar. Un buen psicólogo puede ayudarte a aprender a manejar mejor tus amistades y a encontrar más satisfacción en ellas.

7. Tu pareja romántica te ha pedido que asistas a terapia de pareja con ella.

Las personas a menudo desconfían de la terapia individual, y esto es aún más cierto cuando se trata de la terapia de parejas. Es común que la gente esté extremadamente temerosa de ello. Temen que el psicólogo se ponga del lado de su pareja, les pida que hagan cosas que no quieren hacer o incluso les sugiera que rompan. Y es cierto que a veces una pareja quiere romper, pero está demasiado asustada para hacerlo. Quieren que el psicólogo asuma la responsabilidad de la salud mental de la persona con la que están tratando de romper.

Ninguna de estas son razones para evitar la terapia de pareja. Los buenos psicólogos en Palma tienen cuidado de no ponerse del lado de uno de los miembros en una pareja. Saca todos tus miedos con el psicólogo . Sácalos a la luz. No es su primer rodeo. Cualquier terapeuta de parejas con experiencia habrá tenido muchos clientes con los mismos temores. Tus miedos pueden incluso ser compartidos por la mayoría de las personas que vienen a terapia de pareja.

8. Tienes una condición de salud física que no estás manejando bien.

La mala salud tiene muchos aspectos de salud mental. Por ejemplo, si te han dicho que tienes prediabetes pero hasta ahora solo estás ignorando esa información. O, si estás en riesgo de cáncer pero pospones las pruebas de detección o los controles de seguimiento. O, si no estás siguiendo las recomendaciones de tu médico o tomando tu medicamento, pero no sabes cómo abordarlo con ellos. Un psicólogo puede ayudar con todo eso.

9. El estrés está interrumpiendo tu sueño.

La rumia, la preocupación, la depresión y el consumo de sustancias interrumpen el sueño, y son razones comunes por las que las personas buscan terapia.

10. No estás seguro de una gran decisión.

Las afecciones de salud mental no son las únicas razones por las que las personas acuden a los psicólogos. Cuando las personas buscan el apoyo de sus amigos o familiares, por lo general se ponderan con sus opiniones. Un psicólogo no hará eso. Te ayudarán a descubrir lo que realmente quieres y a tener todos los pros y los contras claros en tu mente.este artículo continúa abajo

11. No eres de fiar.

Si no cumples con los plazos, abandonas a tus amigos, olvidas cosas, etc., hay numerosas causas potenciales relacionadas con la salud mental, incluyendo el TDAH en adultos, la depresión o la ansiedad. En lugar de solo ser autocrítico al respecto, consigue ayuda para averiguarlo.

12. Te estás preguntando, «¿esto es normal o es un problema?»

Las personas a menudo tienen temores acerca de si hay algo drásticamente mal con ellas. A veces se trata de sustancias (alcohol, alimentos, drogas). A veces se trata de hábitos («¿soy adicto al ejercicio?»). A veces las personas quieren saber por qué encuentran algunos aspectos de la vida más difíciles de lo que otras personas parecen hacerlo.

Un psicólogo puede ayudarte a entenderte mejor. Si no estás seguro de si necesitas o quieres hacer un cambio de comportamiento, un tipo particular de terapia llamada Entrevista Motivacional podría ser mejor para ti.

13. Gastas mucho tiempo y energía pensando demasiado.

Si este es el caso, probablemente estés rumiando. La rumia y la evitación, que a menudo van de la mano, son dos de los problemas más comunes que se trabajan en la terapia.

14. Lees un libro de autoayuda que realmente te gustó, pero necesitas ayuda para ponerlo en práctica.

Las personas a menudo se sienten entusiasmadas cuando leen libros de autoayuda, pero luego sus acciones no alcanzan sus buenas intenciones. La autoayuda por sí sola a menudo es demasiado difícil. Si te encantó un libro de autoayuda (sobre hábitos, conciencia plena, ansiedad, etc.), un psicólogo que trabaja en esa área puede ayudarte a poner en práctica esas ideas.

15. No estás disfrutando ser padre.

Los padres y los niños pueden tener un estira y afloja sobre el comportamiento del niño o caer en otras batallas (por ejemplo, en torno a la ansiedad del niño). Esto puede llevar a los padres a amar todavía a su hijo, pero tal vez ha dejado de agradarles. Para ayudar mejor a tu hijo, es posible que necesites apoyo. De hecho, en los servicios de salud mental centrados en el niño, uno de los primeros pasos suele ser impulsar la relación entre el padre y el niño.este artículo continúa abajo

16. Eres infeliz en el trabajo.

A veces la gente acepta ser infeliz en el trabajo como algo normal de la vida. Podrías pensar que todos se sienten así, que todos temen los lunes y odian a su jefe. La terapia puede ayudar si estás atrapado en un estado de inercia y necesitas estrategias para manejar los desafíos relacionados con el trabajo, incluidos algunos sistémicos como el sexismo.

17. El estado del mundo te está deprimiendo.

Una forma en que la depresión puede manifestarse es como la desesperanza. Otra es la alienación. Cuando las personas están deprimidas, a menudo se encuentran pensando «¿cuál es el punto? Estamos arruinando el planeta, la política está mal, las redes sociales están mal, y el racismo y el sexismo están desenfrenados». La terapia no es y no debe ser vista como una solución individual a los problemas sociales. Pero dado que tienes una vida, la terapia puede ayudarte a descubrir cómo existir en el mundo y vivir tus valores.

18. No te gusta tu personalidad.

Todos tenemos una personalidad. Algunos de nosotros somos más neuróticos, más cascarrabias, o más sensibles. La sociedad puede hacer que parezca que la personalidad ideal es la de los tranquilos, sin preocupaciones, entusiastas, extrovertidos, y eso puede no describirte. La terapia puede ayudarte a hacer las paces con tu propia personalidad y aprender a trabajar con ella.

19. Quieres apoyo para hacer frente a un evento estresante de la vida.

¿Estás pasando por dificultades de fertilidad? ¿Tienes un padre con demencia? ¿Tu madre se está muriendo de cáncer? ¿Tu novio está clínicamente deprimido? Todas esas son razones válidas para ver a un psicólogo. No es necesario estar experimentando una condición de salud mental para justificarlo.este artículo continúa abajo

20. Tienes curiosidad.

No tienes que necesitar terapia para ir. Es posible que te interese tener una perspectiva diferente de ti mismo, o simplemente obtener algunas estrategias nuevas en un área u otra. No hay una barra que debas cruzar por la cual el psicólogo decidirá si debes obtener su ayuda (excepto potencialmente en el caso de la terapia financiada por el gobierno o el seguro).

Contrariamente a la percepción popular, la terapia no necesita ser un gran compromiso. En todo tipo de condiciones diferentes, el número más común de sesiones de terapia es uno, dos y tres. Y esto no es impulsado principalmente por la insatisfacción; en gran parte es impulsado por las personas que obtienen lo que necesitaban en poco tiempo. No hay gran inconveniente en probarlo.

A %d blogueros les gusta esto: