3 formas de conocernos a nosotros mismos

La autoconciencia encarnada restaurativa, modulada y desregulada.

La autoconciencia encarnada es tanto cómo nos sentimos y cómo pensamos sobre nosotros mismos. El sentimiento y el pensamiento son procesos corporales, celulares y orgánicos, pero debido a que surgen en diferentes redes neuronales y tienen diferentes vías alrededor del cuerpo, son en su mayor parte mutuamente excluyentes. No podemos hacer ambas cosas al mismo tiempo.

Cada vez que surgen pensamientos en nuestra conciencia, incluso pensamientos sobre nuestra experiencia sentida, como «me pregunto qué causó este dolor» o «solo necesito pausar y enfocarme en lo que estoy sintiendo», inmediatamente nos desconectamos de nuestra experiencia sentida. Casi cualquier tipo de pensamiento es un síntoma de un deterioro en la capacidad de sentir nuestra experiencia sentida (experiencias sensoriales del cuerpo y emociones).

Sin embargo, el pensamiento en los humanos es tan penetrante que ocupa la mayor parte del espacio en nuestra autoconciencia tanto durante la vigilia como durante el sueño. Es increíble, realmente, que cuando estamos pensando, no podemos al mismo tiempo sentir nuestra respiración, nuestro corazón latiendo, nuestro dolor, nuestra tristeza, nuestra alegría, nuestro amor. Para sentir estas cosas, debes comprometerte con tomar un descanso de tus pensamientos.

Cuando estamos totalmente cautivados por nuestra experiencia sentida, estando completamente en el momento presente sin ningún tipo de pensamiento lógico, tenemos una oportunidad de dejar ir el esfuerzo de pensar y hundirnos en un estado de autoconciencia encarnada restaurativa. Sumirnos en nuestra alegría, tristeza, amor o dolor puede llevarnos al llanto, puede permitirnos suspirar con alivio o puede darnos la sensación de volver a casa a nosotros mismos.

Básicamente hay dos redes neurales diferentes para pensar acerca de nosotros mismos cuando no estamos en un estado restaurativo: la red enfocada en tareas y la red de modo predeterminado. La red de tareas se especializa en enfocar, resolver problemas, explicar, guiar y hacer las cosas. Necesitamos esta poderosa capacidad de concentración para trabajar, vivir y sobrevivir.

Estos pensamientos ocurren en lo que yo llamo estados de autoconciencia encarnada modulada. Las experiencias profundamente sentidas del tipo que ocurren durante estados de autoconciencia encarnada restaurativa no se «permiten» formarse en estados autoconciencia encarnada nodulada porque tenemos muchas demandas que satisfacer durante un día ordinario y tenemos que permanecer enfocados en pensamientos de las tareas solo para mantenernos al día.

Es posible que tengamos un momento de sentir dolor, o una buena risa, o sentirnos rechazados por alguien, pero el sentimiento real se desvanece rápidamente a medida que comenzamos a pensar en ello. La red de tareas quiere etiquetar el sentimiento, explicarlo a nosotros mismos o a los demás, o decirnos a nosotros mismos que no es tan importante.

La red de tareas no nos permite el lujo de asombrarnos ante una hermosa puesta de sol o ser conmovidos por la música o recibir un abrazo y sentir calidez y amor. En cambio, la red de tareas destila y organiza todas estas escenas y sentidos en «solo los hechos».»Sí», podría pensar nuestra red de tareas, “el sol se está poniendo. Eso está bien. Me gustan los colores».

Supongamos que pasas uno o dos días sintiéndote malhumorado y fácilmente irritado por algo que tu pareja, hijo o compañero de trabajo dice o hace. Piensa en esta situación usando tu red de tareas. «Hmmm. ¿Por qué estoy tan malhumorado?”

Y luego vienen los pensamientos explicativos: «¿tal vez es que no he dormido bien? ¿Tal vez no he tenido nada de tiempo libre o tiempo para la recreación? ¿Tal vez no estoy teniendo la suficiente intimidad sexual o atención con mi pareja? Tal vez, tal vez, tal vez y todavía estás infinitamente lejos de lo que realmente sientes.

La Red de Modo Predeterminado es un pensamiento que no está enfocado a sino que salta, como si estuviera recogiendo los bits y piezas de pensamiento que se quedaron atrás el impulso insistente de la red de tareas tratando de llegar a algún lugar y entender algo.

Durante un estado de autoconciencia encarnada modulada, la red de modo predeterminado produce pensamientos como soñar despierto, revisar, repetir, ensayar y divagar la mente creativa; pensamientos que pensamos cuando no tenemos tareas. Tal vez el pensamiento de la red predeterminada sucede cuando vamos a dar un paseo o hacer ejercicio o descansar o preparar alimentos.

El modo predeterminado modulado también se pregunta sobre hacer las cosas «bien» con otras personas, pensamientos sobre el tamaño y la forma de nuestro cuerpo, nuestra ropa, nuestro aspecto, nuestra personalidad. La red predeterminada invade incluso momentos íntimos de ternura o sexualidad: «¿soy lo suficientemente bueno?» «Sexualmente atractivo?» «¿Soy demasiado rápido?» «¿Demasiado lento?» y nos mantiene a distancia de nuestras experiencias sentidas.

Sin embargo, si estamos estresados por algo o sufrimos las secuelas de algún tipo de trauma, la red predeterminada puede producir pensamientos preocupados y ansiosos relacionados con nosotros mismos que se repiten sin cesar en nuestras cabezas. Ahora estamos en un estado de autoconciencia encarnada desregulada y este pensamiento auto-repetitivo de la red predeterminada se conoce como rumiación.

Los pensamientos de desregulados de la red predeterminada también pueden ser sobre antojos adictivos como la comida chatarra, las drogas o el sexo; sobre no preocuparse por nada; sobre tomar riesgos y autolesionarse; o incluso sobre el suicidio. Las personas que han sufrido un trauma tienen más probabilidades de rumiar acerca de la ira, la auto-culpa, la culpa o la venganza relacionada con el evento traumático.

En la autoconciencia encarnada restaurativa, la experiencia sentida llena nuestra conciencia y conduce a la sensación de lo que «realmente» sentimos acerca de algo. En la autoconciencia encarnada modulada, la experiencia sentida es breve y se traduce en fragmentos sonoros de pensamiento, explicación o interpretación. En la autoconciencia encarnada desregulada, la experiencia sentida es abrumadora e insoportable, y no podemos detenerla o modularla.

Nuestro único acceso para la experiencia de nosotros mismos es a través de estas tres formas de conciencia. No hay otra manera de encarnarse. No hay otra manera de ser humano. Esto significa que parte de tu trabajo, si deseas encontrar más paz restaurativa, es perfeccionar tu conciencia de cuándo estás pensando y cuándo estás sintiendo, y cuándo estás modulado y cuándo estás desregulado.

Descubrirte inmerso en el pensamiento y aceptar cuando te desregulas requiere tiempo, práctica, orientación, apoyo y coraje. Trata de felicitarte por cacharte en la autoconciencia encarnada modulada o desregulada.

Solo notar tus patrones normales de autoconciencia (hoy, mañana y al día siguiente) es suficiente para empezar. Comienza a notar las situaciones cotidianas cuando estás pensando más, cuando estás rumiando, y las situaciones cuando estás más relajado y simplemente sintiendo. Lleva un diario, si eso te ayuda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: