¿Cómo animar a alguien a buscar apoyo de salud mental?

¿Cómo animar a alguien a buscar apoyo de salud mental?

Persuadir a un ser querido para que busque ayuda requiere compasión y compromiso.

No es fácil ver sufrir a un ser querido. Las condiciones de salud mental pueden provocar emociones significativas y continuas que pueden parecer cambiar la personalidad de alguien, como:

  • tristeza
  • enojo
  • apatía

Tal vez notó que un amigo canceló planes, o tal vez un miembro de la familia comenzó a hablar más negativamente sobre sí mismo o sobre los contratiempos diarios en la vida de los que solía reírse.

Es natural preocuparse por el bienestar mental de sus seres queridos. También es completamente normal no tener idea de por dónde empezar cuando se trata de persuadir a un ser querido para que dé los primeros pasos hacia la ayuda de salud mental.

Sin embargo, si aborda la conversación con compasión y un lenguaje cuidadoso, puede ayudarlos a sentirse apoyados en la búsqueda de ayuda profesional para que se sientan mejor.

Señales de que alguien puede necesitar buscar tratamiento

Cuando un ser querido simplemente no se parece a sí mismo, o actúa de manera muy diferente a lo habitual, a menudo puede ser una señal de que podría beneficiarse del tratamiento de salud mental.

Algunas señales de que su ser querido puede necesitar tratamiento profesional pueden ser más obvias que otras, como:

  • conductual: tomar decisiones inseguras, llorar con frecuencia, abuso de sustancias, perder interés en pasatiempos anteriores, alejarse de amigos y familiares, expresar una mayor ansiedad por salir de casa
  • Crítica de uno mismo o de los demás: imagen corporal negativa obsesiva, hacer comentarios que se consideran inusuales o de tono muy oscuro.
  • cambios en el sueño: incapacidad para levantarse de la cama, patrones de sueño inusuales, insomnio
  • dificultad cognitiva: dificultad para concentrarse en una conversación o actividad, desorientarse, ver u oír cosas que nadie más ve u olvidar hechos importantes
  • cuidado personal: cambio en la rutina de higiene, como cepillarse los dientes, ducharse o ponerse ropa limpia, un cambio notable en la limpieza de su hogar, como una cantidad abrumadora de platos amontonados en el fregadero

Puede ser útil comparar estos signos con su «línea de base» típica de cómo suelen actuar para determinar si su ser querido podría beneficiarse del apoyo de salud mental.

Cómo acercarse a alguien que amas para obtener ayuda 

Si cree que su ser querido está experimentando síntomas de una afección de salud mental, como depresión ansiedad , es importante considerar cuándo, cómo y dónde iniciar una conversación sobre la búsqueda de ayuda profesional.

Como amigo o familiar preocupado, lo último que quiere hacer es hacer que se sientan avergonzados o a la defensiva.

Su ser querido puede oponerse a buscar ayuda, especialmente si siente estigma en torno a los tratamientos de salud mental. Es posible que hayan tratado de encontrar ayuda antes, pero les resultó demasiado difícil.

Encontrar un psicólogo en Palma de Mallorca que sea adecuado puede llevar mucho tiempo, y superar las barreras de la vida real para obtener atención, como el seguro, a menudo es frustrante en medio de una afección de salud mental.

Sin embargo, si su situación se vuelve más grave, la ayuda profesional puede ser la mejor opción, aunque cuesta encontrar la atención adecuada.

Elige un buen momento y lugar

No dejes que la conversación surja de una pelea o discusión reciente. Encuentre un lugar para hablar que sea:

  • a salvo
  • cómodo
  • privado

Por ejemplo, evite hablar durante las reuniones familiares o cuando estén concentrados enuna fecha límite.

Pregúnteles si tienen tiempo para hablar para obtener el consentimiento para la conversación y hacer que sea menos probable que surja una distracción.

Ven a la conversación con compasión.

Puede ser útil acercarse a sus seres queridos con una actitud afectuosa para evitar crear reacciones defensivas. Trate de hacer preguntas, en lugar de dar consejos directos. “¿Qué te parece la idea de ir a terapia?” puede ser un excelente iniciador de conversación.

El uso de declaraciones en primera persona, como «Estoy preocupado por ti», puede ayudarlos a sentirse menos sermoneados o culpados. También es más probable que escuchen si no se sienten atacados.

En el centro de su conversación debe estar la empatía y la preocupación por su bienestar, no la frustración por cómo su estado de ánimo le está afectando.

Normalizar la terapia

La terapia es una maravillosa zona libre de juicios para que cualquier persona, incluso las personas sin una afección de salud mental, hable sobre los desafíos de la vida. Comunicar esto durante su chat puede ayudar a desestigmatizar el apoyo.

“Es importante hablar de ir a terapia como una parte normal de la vida”, dice la psicóloga licenciada Karol Darsa, PsyD . “No es diferente a ir a un médico por una enfermedad física”.

Si ha ido a terapia, también puede compartir sus experiencias con ellos. Puede ser útil hacerles saber que no están solos en la búsqueda de ayuda.

Se específico

Si su ser querido no sabe que su condición de salud mental está afectando su vida o que ha estado actuando de manera diferente, puede pedir ejemplos específicos. Tenga algunos ejemplos de su comportamiento anterior para contrastarlos con su comportamiento actual, listos para compartir.

Comuníquelos sin juzgar usando una apertura como «He notado…» o «He percibido un cambio en…»

Ayuda con el trabajo de piernas.

Si va a mencionar la terapia, puede ser importante apoyar a sus amigos y familiares con el tiempo o la información necesarios para encontrar ayuda. Esto puede verse como:

  • compartir sitios web de terapeutas locales o grupos de apoyo
  • hablar con ellos sobre cómo sería su primera visita a terapia
  • sentarse con ellos mientras buscan un terapeuta
  • ofreciéndose a llevarlos a su terapia o cita con el médico
  • sentado en la sala de espera durante las citas

Prepárate para la resistencia

Esté preparado en caso de que su ser querido no esté abierto a la idea de buscar ayuda profesional. Es importante que se tome el tiempo para escuchar sus objeciones y tratar de entender por qué se sienten así con respecto al tratamiento de salud mental.

Puede tomar algunas conversaciones para reducir sus sentimientos negativos acerca de buscar ayuda. También es posible que no cambien de opinión en absoluto.

“La persona puede enojarse, ponerse a la defensiva, ser agresiva o retirarse por completo y dejar de compartir sus sentimientos”, explica Darsa. “Si la persona parece demasiado resistente, es mejor no insistir a menos que la persona esté en peligro para sí misma o para los demás”.

Trate de no estar a la defensiva o insistente. No puedes obligar a un adulto a que hable contigo o pedir ayuda antes de que esté listo.

Tomando medidas más fuertes

Algunas situaciones exigen una acción rápida. Puede que no haya tiempo para esperar a que se abran a la idea de buscar ayuda.

Estas preguntas pueden ayudarlo a evaluar el peligro y la urgencia de la situación:

  • ¿Te están amenazando seriamente a ti o a alguien más con violencia?
  • ¿Hay un trastorno grave por uso de sustancias que les hace actuar de manera errática?
  • ¿Están contemplando el suicidio y tienen los medios para llevarlo a cabo?
  • ¿Están experimentando un fuerte episodio maníaco que puede causar daño?

Si la respuesta a alguna de estas preguntas es afirmativa, considere llevarlo a una sala de emergencias por su propia seguridad y la seguridad de las personas que lo rodean.

“Si su ser querido tiene tendencias suicidas activas, realmente necesita llevar a esa persona a una sala de emergencias”, dice Maggie Holland , una consejera de salud mental licenciada. “Muchas veces, las visitas a la sala de emergencias no terminan en hospitalización. Pero allí hay personal capacitado para ayudar a planificar y mantener a esa persona a salvo”.

También puede llevar a su ser querido directamente a un centro de salud conductual u hospital para recibir atención especializada .

Los terapeutas y los profesionales de la salud mental pueden programarse más tarde cuando haya disminuido cualquier peligro activo, pero en ese momento, haga de la seguridad su prioridad.

Conclusión

Ayudar a un ser querido que podría beneficiarse del apoyo profesional en salud mental es un acto de amor y compasión.

Cuando tus intenciones están en el lugar correcto, y te preparas con anticipación, es posible que tengas más posibilidades de que te escuchen y obtengan la ayuda que necesitan.

“No te preocupes si la persona se enoja contigo”, dice Darsa. “Cuando amas a alguien, es mejor ser honesto y directo en lugar de permitirle comportamientos destructivos”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: