¿Cómo puede ayudarme la terapia psicológica?

Índice

¿Para quién es la terapia y cómo puede ayudarme la terapia?

La respuesta corta es que es para cualquier persona que lo necesite y puede ayudar de muchas maneras.

Gradualmente, el viejo estigma en torno a la mala salud mental y emocional y la falta de bienestar se está erosionando, y hoy en día un número creciente de personas comprende y acepta que muchos de nosotros atravesaremos al menos un período de desafíos importantes para nuestro bienestar mental en el curso de nuestras vidas.

La terapia no es solo para personas con enfermedades mentales graves, aunque es esencial para cualquier persona en esa situación, sino para todas las personas que atraviesan un período difícil o que luchan por manejar su relación con las personas importantes en sus vidas o para hacer malabarismos. los numerosos compromisos con los que están lidiando.

Hoy en día, tenemos un conocimiento cada vez más sofisticado de cómo la mala salud mental / emocional interactúa con nuestra condición física, y de cómo se pueden crear círculos viciosos, lo que lleva a tasas crecientes de falta de bienestar tanto mental como físico. El conocimiento es poder, y esta comprensión conduce a la aceptación de la terapia como un elemento vital de cualquier programa de tratamiento diseñado para ayudarnos en nuestro viaje por la vida.

Algunas de las muchas situaciones en las que la terapia puede ayudar incluyen las siguientes:

  • Enfermedad mental: las personas que padecen una enfermedad mental como el trastorno bipolar o la depresión crónica pueden beneficiarse del tratamiento con medicamentos, pero también necesitan terapia para ayudarles a comprender mejor su afección y desarrollar mecanismos de afrontamiento que les ayuden a controlarla de manera más eficaz.
  • Duelo y dolor: es un hecho triste en la vida que todos perdamos a nuestros seres queridos. Vivir con el dolor puede ser un desafío importante para nuestro bienestar e impactar seriamente en nuestra salud emocional. Si bien el duelo es un proceso natural y saludable, a veces nos beneficiamos de la ayuda para superarlo y emerger del otro lado.
  • Vivir con una pareja con adicción u otra enfermedad mental : la mala salud mental puede tener un gran impacto no solo en la persona que padece una afección debilitante, sino también en las personas que la aman. La terapia puede ayudar a los socios e hijos de personas que viven con enfermedades mentales a comprender mejor la afección y a desarrollar técnicas de afrontamiento útiles para ayudar a minimizar el impacto de la enfermedad en la unidad familiar.
  • Lidiar con los recuerdos de una niñez difícil o abusiva: las personas que han crecido con abuso, maltrato o negligencia a menudo tienen dificultades para confiar en los demás, comprometerse con las relaciones o interpretar con precisión las señales emocionales en el futuro. Con terapia y apoyo, pueden aprender cómo las experiencias de su niñez les han impactado y cómo desarrollar mecanismos de afrontamiento que les permitan seguir adelante de una manera saludable y productiva.
  • Manejar las fases desafiantes de nuestras vidas: adolescencia, nueva paternidad, madurez, jubilación y envejecimiento; cada vez que pasamos de un período de la vida a otro, enfrentamos tanto desafíos como oportunidades. La terapia puede ayudarnos a superar estos tiempos exigentes con mayor facilidad.

Esta es solo una pequeña muestra de las situaciones en las que la terapia puede ayudar. En pocas palabras, ¡la terapia es para todos en el punto en el que la necesitan!

¿CON QUIÉN PUEDO HABLAR MÁS SOBRE LOS PROBLEMAS DE ESTE ARTÍCULO?

Para obtener ayuda con los problemas discutidos en este artículo, hable con una de nuestras psicólogas en Palma de Mallorca aquí en Zero Psicólogos para una charla inicial gratuita o para programar una cita.

A %d blogueros les gusta esto: