Consejos para ser más paciente con sus hijos

Consejos para ser más paciente con sus hijos

Demostrar paciencia con sus hijos les ayudará a mostrársela a usted también.

Como padres, tendemos a pasar gran parte de nuestro tiempo instando a nuestros hijos a que nos escuchen o se preparen más rápido, y a veces perdemos la paciencia en el proceso.

Aunque perder la calma de vez en cuando es casi inevitable, practicar la paciencia con nuestros hijos es una de las mejores maneras de enseñarles a manejar sus emociones y respuestas ante diferentes situaciones.

Esto se debe a que los niños tienden a aprender a manejar sus emociones imitando las técnicas de regulación emocional de sus padres.

Esto significa que si un padre tiende a callarse, levantar la voz o darse por vencido, su hijo puede mostrar una respuesta similar cuando también se enfrenta a una tarea frustrante.

Además, la forma en que un padre regula sus emociones cuando maneja a un niño angustiado es particularmente influyente cuando se trata del desarrollo emocional de ese niño, según el estudio.

Entonces, aprender a ser pacientes y tranquilos frente a nuestros hijos cuando estamos frustrados, particularmente cuando son nuestros hijos los que contribuyen a la situación frustrante, es una de las habilidades más importantes que podemos desarrollar como padres.

A menudo es más fácil decirlo que hacerlo, pero hay algunos consejos que puede usar para ayudarlo a ser más paciente con sus hijos. Aquí le mostramos cómo empezar.

Cómo ser más paciente con tus hijos

Si te has estado preguntando «¿Cómo puedo dejar de perder la paciencia con mis hijos?» es posible que desee probar estos consejos:

  • tomando nota de lo que constantemente te hace perder la paciencia
  • hacer un plan para la próxima vez que sientas que estás perdiendo la paciencia
  • crear metas de crianza para usted y considerar los obstáculos en su camino
  • crear una base de comunicación con su hijo
  • practicando mindfulness con tus hijos

También es útil recordar que no está solo. Encontrar apoyo, ya sea a través de una pareja, un miembro de la familia, una niñera o un amigo, puede ayudar a reducir parte del estrés que pueda estar sintiendo.https://a6307e8dc4588ab9e4ad6f72bc58b631.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?upapi=true

Descubre tus factores desencadenantes e intenta evitarlos

¿Qué te pone en marcha? Tomar nota de las situaciones o comportamientos que desencadenan su impaciencia puede ayudarlo a prepararse para esas situaciones en el futuro.

Algunas posibles situaciones que desencadenan su impaciencia pueden incluir:

  • llegar tarde (a la escuela, deportes, citas)
  • berrinches
  • cuando tu hijo te desobedece o te falta el respeto
  • gimoteo
  • peleas entre hermanos
  • sentirse apurado
  • estar cansado después del trabajo

Si su hijo llega tarde, por ejemplo, eso puede desencadenar su impaciencia. Entonces, para prepararse con anticipación, puede intentar hacer todo lo posible para ahorrar tiempo en una mañana ocupada. Esto puede significar:

  • tender su ropa por la noche
  • empacar bocadillos con anticipación
  • poner mochilas y proyectos junto a la puerta

A medida que explora los factores desencadenantes y comienza a hacer cambios en su rutina, es posible que comience a notar que las cosas funcionan mejor y que las consecuencias de perder la paciencia, como alzar la voz, sentirse frustrado o molesto, o tener discusiones, ocurren con menos frecuencia.

Planifique para cuando se sienta impaciente

Además de prevenir situaciones que desencadenen su impaciencia tanto como sea posible, también puede desarrollar estrategias para cuando se encuentre impaciente.

Tal vez eso significa:

  • hacerle saber a su hijo que la conversación no continuará si responde
  • distraer a su hijo con una actividad si comienza a lloriquear
  • respirando profundamente unas cuantas veces antes de hablar con su hijo

No importa cuál sea su estrategia, la idea es planificar con anticipación. Cuando tenemos un plan, no importa para qué sea, es más probable que podamos practicar la paciencia, en lugar de perder los estribos.

Usa la técnica si-entonces

Digamos que tiene el objetivo de salir de casa todas las mañanas sin perder los estribos con sus hijos, que tienen la costumbre de arrastrar los pies. Imagina lograr ese objetivo y cómo te hará sentir.

Ahora, ¿cuáles son los obstáculos en tu camino? Ayuda a nombrarlos y visualizarlos. Luego, puede combinar sus objetivos y obstáculos usando una declaración de «si-entonces».

La declaración si-entonces es cuando considera cómo y dónde puede superar su obstáculo.

Por ejemplo, podría decirse a sí mismo: “Si mis hijos se preparan para ir a la escuela la noche anterior, entonces tendrán menos que hacer en la mañana y es posible que no tenga que alzar la voz”.

Al usar una estrategia si-entonces, ha identificado que su obstáculo ocurre en la mañana y tiene que ver con que sus hijos no se alistan lo suficientemente rápido. Ahora ha considerado que quizás si sus hijos se preparan para ir a la escuela la noche anterior, podrían moverse más rápido en la mañana, y no tendrá que levantarles la voz para que se apresuren.

Ahora puede nombrar no solo lo que quiere, sino también lo que necesita hacer para conseguirlo. Este proceso de pensamiento se conoce como contraste mental. El propósito del contraste mental es promover la acción.

Aunque el contraste mental es un concepto bastante nuevo y la investigación está en curso, ha habido algunos hallazgos prometedores. Por ejemplo, un estudio de 2013 encontró que los estudiantes que aplicaron el contraste mental mediante el uso de la técnica si-entonces mejoraron tanto sus calificaciones como su asistencia escolar.

Por lo tanto, esta técnica no solo puede ayudarlo a lograr sus objetivos de crianza, sino que también puede ayudar a sus hijos a alcanzar sus propios objetivos personales.

Crear una base de apoyo y comunicación.

Ser un buen padre no se trata solo de llevar a su hijo a la escuela a tiempo hoy. Se trata de un largo período de estar allí para su hijo a través de todos sus triunfos y luchas. Cómo se ve eso puede tomar algún tiempo para averiguarlo.

Por ejemplo, supongamos que su hijo no quiere ir a la escuela por la mañana. En lugar de gritar que es hora de irse, considere preguntarle a su hijo por qué quiere quedarse. La razón podría ser que estaban jugando un juego realmente genial o leyendo un buen libro o simplemente porque se sienten seguros donde están. También pueden estar experimentando algo de estrés en la escuela, y esta es una gran oportunidad para apoyarlos.

Considere decirles que entiende que quieren permanecer en su zona de confort y tal vez incluso relacionarse con ellos al admitir que prepararse por la mañana también es difícil para usted, pero ahora es el momento de irse. La validación los calma a ambos y les brinda un momento de conexión.

Es posible que no siempre tenga éxito en lograr que sus hijos hagan lo que les pide, pero puede desarrollar estrategias de comunicación para aumentar la probabilidad de éxito.

Practica la atención plena

Practicar la atención plena, ya sea a través del yoga , la meditación o escribir un diario , puede ser una excelente manera de cultivar la paciencia. Esto se debe a que la práctica de la atención plena puede ayudarte a aprender a regular mejor tus emociones.

Por ejemplo, un estudio del 2022 trata de investigar los efectos de la atención plena en la salud mental de los empleados, se reveló que la atención plena puede ayudar a reducir:

También puede ayudar a mejorar la autocompasión, la calidad del sueño y la relajación .

La práctica de la atención plena también puede ser útil para sus hijos. Un estudio de 2013 encontró que los niños en edad preescolar que participaron en un programa de yoga de atención plena de un año demostraron una mejor autorregulación, incluida una mayor atención y un mayor control sobre sus inhibiciones.

Hacer que tanto usted como su hijo practiquen la atención plena puede ayudar tanto con su propia paciencia como con las situaciones en las que sus hijos ponen a prueba su paciencia. Considere practicar meditación o yoga junto a sus hijos con una aplicación o en YouTube.

Conclusión

La paciencia es una virtud, claro, pero los padres cometen errores y ocasionalmente pierden los estribos. Para ser más paciente con sus hijos, puede ver el viaje como un maratón, no como una carrera de velocidad.

La clave es identificar cuáles son sus factores desencadenantes y crear un plan con anticipación para cuando encuentre esos factores desencadenantes. A veces, esto significa tomar un poco de espacio o encontrar formas de comunicarse con su hijo que transmitan sus necesidades y al mismo tiempo permitan que su hijo se sienta visto.

Y debido a que la impaciencia de su parte o la de sus hijos afecta a la otra persona, considere desarrollar la paciencia junto con su hijo. Esto puede significar enseñarles sobre el contraste mental o practicar la atención plena juntos.

No existe una sola manera de ser un buen padre y es casi imposible mantener la calma todo el tiempo. Pero hay habilidades que puede desarrollar para que la crianza de los hijos se sienta un poco más manejable.

2 respuestas a «Consejos para ser más paciente con sus hijos»

  1. Magnífico post. No soy madre pero lo encuentro útil. Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: