Diez consejos prácticos sobre cómo afrontar la incertidumbre

La incertidumbre es una parte integral de todas nuestras vidas. No sabemos qué nos sucederá en el próximo momento. Nuestros cerebros procesan la incertidumbre como una amenaza, por lo que se ve a muchas personas visitando astrólogos y quirománticos y leyendo horóscopos al comienzo del día para buscar respuestas a lo que sucederá a continuación. El impulso de controlar las partes desconocidas de nuestra vida a menudo resulta en estrés, ansiedad y depresión.

Para echar más leña al fuego, situaciones como el covid han provocado una ambigüedad adicional en todas nuestras vidas. La pandemia nos enseñó una lección fundamental: la incertidumbre es lo único seguro en nuestras vidas.

Una cosa es segura; nunca podremos controlar el futuro. Entonces, la pregunta del millón de dólares es ¿qué hacer para enfrentar toda esta incertidumbre en nuestras vidas? A continuación te presentamos diez estrategias para afrontar todo tu estrés relacionado con la incertidumbre.

Abraza tus emociones

Sentirse ansioso por el futuro está bien y no hay nada de qué avergonzarse. Eres solo un ser humano y tienes todo el derecho a experimentar todo tipo de emociones. No alejes tus sentimientos y preocupaciones, ya que lo único que provocará será una presión innecesaria sobre ti. Sea compasivo consigo mismo y dese un poco de espacio para respirar. Incluso podría ser útil si anota todas sus preocupaciones para poder dar un paso atrás.

Practica la aceptación en lugar de resistir

Nunca se debe intentar controlar los eventos futuros o el comportamiento de otras personas porque es una expectativa muy poco realista. Cuando aceptas este hecho, empiezas a sentirte mejor acerca de toda la situación. Si sigue intentando controlar los eventos, puede terminar desmotivado e impotente. Además, tenga en cuenta que la aceptación no equivale a la renuncia.

Vive en el presente

Todos estamos tan ocupados con la ambigüedad del futuro que nos olvidamos de vivir en el momento presente. No apreciamos la belleza de las pequeñas cosas de nuestra vida como ver un amanecer, dar un paseo por el jardín en una hermosa víspera de verano o incluso el placer de tomar café caliente en una noche fría. Recuerde ser consciente de las pequeñas cosas del presente en lugar de tener vapores sobre la incertidumbre del futuro.

Agradece todas las cosas buenas de tu vida.

El agradecimiento es un rasgo que aporta positividad a nuestras vidas. Convierta en un ritual contar diez cosas por las que está agradecido en la vida, desde tener un día más para vivir hasta tener un refugio sobre su cabeza. Deja de dar las cosas por sentado. Aportará energía positiva y te ayudará a mantener la calma en las buenas y en las malas.

Emprende un viaje por el carril de la memoria

Recuerde todas las situaciones del pasado en las que enfrentó incertidumbres sobre su vida, desde tomar su primer examen hasta una situación problemática en una relación. Felicítese por todos los momentos difíciles por los que pasó y recuérdese que se las arregló para afrontar todas estas experiencias en el pasado y que se las arregló muy bien. Además, reflexione sobre los valiosos conocimientos que obtuvo de estas situaciones. Pregúntese si la preocupación lo llevó a alguna parte en estas situaciones. Te ayudará a darte cuenta de que si la ansiedad no te llevó a ninguna parte entonces, ¿cómo te ayudará ahora? Le quitará la mitad de sus preocupaciones y podrá afrontar mejor situaciones inciertas en el futuro.

Autocuidado

La incertidumbre sobre el futuro puede llevarlo a sentirse estresado y abrumado e incluso ansioso y deprimido. Intente mimarse en tales situaciones. Un día en el gimnasio o en un spa puede ser lo ideal para enfriar el calor y relajar la mente. También puede hacer esto tomando un pasatiempo como colorear o hacer jardinería. Estas actividades pueden resultar útiles para deshacer los nudos y pensamientos confusos.

Sé optimista

Incluso las situaciones más difíciles pueden manejarse siendo optimistas. Esto no significa que no deba considerar todos los peores escenarios o sopesar los riesgos involucrados en el caso, pero tenga esperanza. No empieces a lamentarte por las cosas que aún no has perdido. Cuando piensa en un escenario en el que todo sale mal, la siguiente escena que debe considerar debería traerle esperanza. Esto le ayuda a contrarrestar la sobreestimación de los riesgos y las consecuencias negativas.

Concéntrese en las cosas que puede controlar

No se paralice innecesariamente concentrándose en las cosas que están fuera de su control. En cambio, cambie su enfoque a los elementos que están bajo su control. Si no está seguro del resultado de sus exámenes, ponga todo su esfuerzo en estudiar bien en lugar de concentrarse en las preguntas que se harán en ese examen.

Toma tu vida

Las misiones de rescate solo ocurren en películas. En la vida real, uno tiene que rescatarse de todos los monstruos que acechan en la oscuridad. No actúes impotente, solo te hará sentir más atrapado de lo que realmente estás. Esto no significa que no deba buscar el apoyo de su círculo social, pero recuerde siempre que el rescate y la aprobación son tan diferentes como el día y la noche. Si tiene dificultades en su relación, consuélese para descargar su estrés compartiéndolo con sus amigos o familiares, pero no permita que ellos tomen decisiones por usted. Usted debe ser el que toma las decisiones en lugar de mirar a los demás para que tomen una decisión difícil por usted. Cuando tomamos las riendas de nuestras vidas en nuestras propias manos, cambiamos la fragilidad por la fuerza.

Ten fe en ti mismo

Debe estar muy seguro de que puede hacer frente a cualquier circunstancia. Mantenga la cabeza en alto y cuadre los hombros. Incluso si todas tus peores pesadillas se hacen realidad, asegúrate de que este período pasará algún día y saldrás como un ganador al final de toda la lucha.

La vida siempre estará llena de sorpresas. En lugar de temer estas sorpresas todos los días por el resto de tu vida, sigue los consejos mencionados anteriormente para lidiar con la incertidumbre del futuro y vivir la vida que te mereces.