Hoja de consejos sobre trastornos alimentarios

Sufrir y recuperarse de un trastorno alimentario es una experiencia muy debilitante y desafiante. Existen varios tipos de trastornos alimentarios , que generalmente se caracterizan por una ingesta restringida significativa o una ingesta excesiva . Esto puede afectar el funcionamiento diario y distorsionar la percepción de la imagen corporal. Es importante que quienes padecen trastornos alimentarios busquen tratamiento profesional de profesionales de la salud física y mental. Sin embargo, los siguientes consejos también pueden ayudarlo a comenzar el proceso de regreso a un estilo de vida más saludable:

Consuma comidas regulares

Desayunar, almorzar y cenar en horarios regulares puede prevenir la sensación de hambre a lo largo del día, lo que a su vez puede reducir la necesidad de atracones. También mantiene los niveles de energía a lo largo del día que se requieren para trabajar y tener el autocontrol para mantener un patrón regular de alimentación y ejercicio. Para aquellos que luchan por terminar una comida completa, incluso intentar comer estas tres comidas, ya sea que se hayan completado o no, puede contribuir a la regularidad del estilo de vida y proporcionar una fuente regular de energía.

Coma con otros

Si una persona come sola, puede recurrir a no terminar la comida o comer en exceso cuando nadie puede ver. Además, comer con otras personas conocidas puede reducir la ansiedad por comer, ya que puede asegurarle que todos necesitan comer para mantener el funcionamiento físico. Conversar sobre otros temas además de la comida mientras se come también puede ser una forma eficaz de reducir la ansiedad en estos momentos, ya que quita el foco de la comida.

Comer comida sana

Los alimentos altamente procesados ​​tienden a liberar altos niveles de dopamina en el cerebro debido a su alto contenido de azúcar y a la presencia de otros ingredientes artificiales. Esto hace que la comida chatarra sea una sustancia adictiva. Por lo tanto, es importante que quienes comen en exceso y de forma insuficiente coman alimentos menos procesados ​​que sean nutritivos y ricos en proteínas, hierro y otras vitaminas y minerales. Tendrán efectos positivos en el cuerpo y la mente y harán que los atracones sean menos probables.

Evite escalas y espejos

Pesarse constantemente y comprobar la presencia de grasa en el espejo no es beneficioso para quienes padecen trastornos alimentarios. Tener una obsesión constante con el peso puede ser debilitante, especialmente si supera otros aspectos de su vida diaria. Aquellos con trastornos alimentarios centrados en la pérdida de peso tienden a creer que tienen sobrepeso sin importar cuán ligeros sean o cómo se vea su reflejo; y aquellos que comen en exceso pueden sentir una sensación de desesperanza si se concentran constantemente en el sobrepeso que han adquirido. Evitar las escalas y los espejos puede ayudarlo a interesarse más y concentrarse en otras partes importantes de la vida. Es importante reconocer que su peso no es su identidad.

Lleva un diario de pensamientos

Llevar un diario de los pensamientos y sentimientos experimentados inmediatamente antes, durante y después de un episodio de atracones o purgas puede ayudar a identificar qué impulsa estos comportamientos; por lo general, no tiene nada que ver con una necesidad real de comida o ejercicio, y tiene mucho que ver con cómo te percibes y te juzgas a ti mismo y tu relación con la comida.

Hacer ejercicio regularmente

Hacer ejercicio con regularidad puede mejorar su sentido de autoestima y también puede liberar el estrés acumulado. Aunque el ejercicio es bueno para nosotros, recuerde que demasiado puede tener efectos negativos. Aquellos con anorexia o bulimia nerviosa a menudo hacen ejercicio en exceso, lo que conduce al agotamiento, agotamiento, distensiones musculares y otras lesiones. Trate de limitarse a 30-60 minutos de ejercicio por día.

Busca ayuda

Los trastornos alimentarios no se superan fácilmente. Buscar la ayuda de profesionales de la salud física y mental puede ser de gran ayuda con el proceso, ya que pueden ayudarlo a comprender por qué tiene un trastorno alimentario, qué impacto está teniendo en su vida y cómo superarlo. Recuerde ser paciente, ya que los hábitos tardan en cambiar. También es importante mantener cerca a sus seres queridos para que se sienta apoyado y animado durante todo el tratamiento.