¿Tienes una adicción verdadera por las redes sociales?

Las redes sociales son el elefante en la habitación que ya no podemos ignorar. No hay forma de escapar de su presencia. Y aunque definitivamente puede ser una fuerza para el bien, conectando a personas de ideas afines de lugares remotos del mundo, sus inconvenientes se han convertido en una plaga para nuestra cultura moderna. Los innumerables memes que retratan a amigos ‘socializando’ en la mesa de la cena, paralizados con sus dispositivos, es una pieza de sátira condenatoria pero totalmente precisa.

Llamar a nuestra relación con el medio como una secta podría parecer un poco extrema, pero el hecho es que nuestro bienestar se ha vuelto tan dependiente de los resultados que ‘ofrece’. Es similar a una tetina digital que succionamos para mayor comodidad y validación. Se podría argumentar que nos une solo en nuestro desprecio mutuo, una opinión que posiblemente sea tan cínica como irónica, y quizás demasiado generalizada … No todo el mundo está afectado por la mentalidad de respuesta de contracción de ‘un pergamino más’. Aún así, ciertamente hay un caso que responder por la creciente sombra que arroja …

¿Por qué estamos tan enganchados a las redes sociales?

Existe una ciencia definida aplicada a la mecánica de las plataformas sociales más populares. Hace tiempo que Facebook ha pasado de ser un sitio en el que compartir y más a una base de datos en vivo de consumidores a la que se puede comercializar en tiempo real, lo que trae consigo sus propios problemas. En los últimos años, múltiples fuentes han citado las aportaciones de ‘ingenieros de atención’ en su proceso de diseño. Las mismas personas cuyo trabajo implica asegurar que las máquinas tragamonedas de Las Vegas exhiban la calidad de ‘solo un giro más’.

Por inquietante que sea, no debería sorprendernos mucho. Cualquiera que tenga la experiencia más breve con las redes sociales confirmará que comprobar su cuenta en busca de actualizaciones aporta una mayor sensación de anticipación. Cuando se iluminan los pequeños iconos rojos, nos sentimos ganadores, y cuando nos quedamos en blanco, también lo somos. Podría llevar esta analogía un paso más allá y comparar el acto de publicar con hacer una apuesta. Estás prospectando efectivamente. Especulando sobre un resultado. ¿Cuánta atención puede obtener de una inversión específica? Solo que, en lugar de depositar dinero, lo que está en juego son sus emociones en ese momento.

Posiblemente la razón más importante de nuestra fijación con estas plataformas, como Facebook, en particular, es el miedo a perderse algo (FOMO). Estamos predispuestos a ser sociales por naturaleza, y si todos nuestros amigos se están congregando en un lugar determinado donde se están haciendo planes, tarde o temprano también nos pondremos en su órbita. Incluso los ‘negadores de las redes sociales’ más fervientes tienen cuentas que permanecen en gran parte inactivas, pero que existen por temor a perderse una invitación grupal.

Narración poco confiable, expectativas poco realistas

La realidad de las redes sociales es que no es realidad en absoluto. Al menos, no de la forma que suponemos que es. Es un elaborado juego de rol, en el que elegimos un avatar y presentamos nuestros mejores momentos, ya sea retocando u omitiendo el resto. No hay nada intrínsecamente malo en querer enfocarse solo en lo positivo. Pero como observador externo, a menudo puede generar un sentimiento de inferioridad. Cuando te bombardean constantemente con el implacable «éxito» y los buenos momentos de los demás, se crea una visión distorsionada de tu lugar en el mundo. Olvidamos que lo que estamos viendo es solo lo que se supone que debemos hacer: un carrete de momentos destacados extendido. Comparamos nuestro viaje con el de otros con circunstancias completamente diferentes a las nuestras y caemos en la mentalidad de la competencia.

La máxima ironía de nuestra relación con estas plataformas es la verborrea que se utiliza para describir cómo interactuamos con ellas. ‘Consumimos’ contenido. Aunque, dada nuestra tendencia a poner tanto énfasis en los resultados que proporciona, somos , de hecho, los que estamos siendo consumidos; tanto a través de nuestras propias inseguridades como del contenido.

Sin embargo, la adicción no es una constante; es la excepción. Las redes sociales han hecho más para movilizar y empoderar a los grupos minoritarios que cualquier otro medio en la historia. Da voz a los que no tienen voz, lo que nos permite conectarnos de tal manera que logramos una mejor comprensión y nos aceptamos más los unos a los otros. Llama la atención sobre cuestiones sociales importantes y rompe tabúes. El #MeToo y el movimiento y las comunidades LGBT son excelentes ejemplos de esto. Cuando se trata de redes sociales, simplemente debemos ser conscientes de por qué las estamos usando realmente. ¿Es con fines de gratificación instantánea o tenemos una perspectiva única que nos gustaría compartir con el mundo?

*** Si tiene dificultades para abordar cualquier forma de comportamiento adictivo de la personalidad, uno de nuestras psicólogas en Palma de Mallorca especialistas estará encantado de brindarle una consulta inicial para ayudarlo a determinar la mejor manera de avanzar.

A %d blogueros les gusta esto: