8 formas de mejorar sus relaciones interpersonales

Las relaciones son la sangre vital de nuestra experiencia diaria. No hay forma de evitarlos. Estamos constantemente empujados junto con personas en el trabajo, socialmente, en público y en situaciones familiares con las que no siempre disfrutamos de las mejores relaciones . Pero eso no significa que tenga que ser así. Las relaciones son dinámicas. Puede cambiar el tono en un instante con algunos pequeños ajustes en la forma en que se acerca a ellos.

Aprenda a ser un oyente activo

La clave para escuchar es hacerlo con intención. No es la intención de transmitir su propio punto tan pronto como haya una oportunidad. Pero, en cambio, reconocer que ha escuchado lo que la otra persona ha dicho y ofrecer una respuesta reflexiva a cambio. Así es como se crea una relación y comprensión, más allá de simplemente escuchar para hablar.

Edifique a las personas tanto como pueda

Puede tomar una de las dos opciones en sus relaciones interpersonales. Puedes optar por animar a las personas con cumplidos o criticarlas en todo momento. Cuanto más aliento pueda ofrecer a alguien, más sus compañeros comenzarán a responder con positividad en todas las áreas de su vida. Tú  puedes  ser la razón por la que alguien decide que es digno.

Deja ir las pequeñas cosas

A veces, necesitas hablar sobre algo que es importante. Otras veces, es mejor dejar pasar las cosas. Cada infracción menor no siempre requiere su participación. A menudo, puede hacer más daño hablando en cada oportunidad disponible. Pero con el tiempo, es posible que lo consideren pedante o demasiado crítico.

Ser consciente de los límites de los demás y respetarlos

Todos tenemos límites. Algunos de nosotros los hacemos cumplir mejor que otros. A algunas personas les gustaría, pero a menudo no tienen la fuerza de voluntad o las habilidades sociales para hacerlo. Practica captando lo que la gente te dice a través de su lenguaje corporal. Aprenda las señales de aquellos que no están tan bien equipados para establecer sus límites personales. Conoce gente donde están.

No tengas miedo de ser humilde y disculparte

Ofrecer una disculpa es uno de los gestos más poderosos que puede dar. Puede ser incluso más eficaz cuando no eres la persona equivocada. Cuando cedes terreno, se desactiva una situación. Reconocer que tienes la culpa elimina la carga de la vergüenza, la culpa y la culpa y es una excelente manera de salir de tu ego.

Sea inclusivo en su elección de idioma

Cuando constantemente haces referencias a «yo» y «tú», puede ser difícil formar una conexión significativa debido a la sensación implícita de separación. Obviamente, no puedes borrar esta palabra por completo de tu vocabulario. Intente utilizar el término «nosotros» siempre que sea posible, especialmente en los procesos de toma de decisiones, aunque trate de no exagerar. Puede arriesgarse a promulgar un sentido de inclusión forzada si es demasiado liberal con los pronombres colectivos.

Haga preguntas en lugar de asumir

Uno de los mayores problemas que surgen en cualquier relación es la falta de comunicación. Asumimos muy a menudo lo que la otra persona está pensando sin molestarnos en preguntar sus puntos de vista sobre un tema. A menudo, puede provocar que se crucen algunos cables serios y una tensión innecesaria que podría haberse evitado fácilmente preguntando a esa persona dónde se encuentra.

Empatía: ponte en el lugar de la otra persona

Es fácil creer que eres el centro de tu propio universo, pero no eres el centro del de todos los demás. Si está en medio de una disputa, intente ponerse en la posición de la otra persona. ¿Por qué están pasando? ¿Cuál es su perspectiva en relación con su propio conjunto único de circunstancias? ¿Cómo le gustaría ser tratado en esa situación?