Agorafobia: qué es y cómo superarla

Agorafobia: qué es y cómo superarla

¿Soy agorafóbico?

¿Qué significa exactamente «agorafobia» ?

Etimológicamente la palabra agorafobia proviene del griego y significa literalmente “ miedo a la plaza ”. En un sentido más amplio, podemos entender la plaza como símbolo de un lugar lleno de gente.

De ahí que la agorafobia sería el miedo a los lugares concurridos .

Por supuesto, ser agorafóbico no solo implica experimentar una angustia intensa en espacios llenos de gente.

Esta patología es un trastorno de ansiedad por el cual, la persona que la padece teme y evita todos los lugares o situaciones que le puedan provocar reacciones de miedo fuerte (a veces incluso pánico ), dentro de las cuales podría sentirse atrapado, avergonzado y sin posibilidad de ser rescatado con prontitud en caso de enfermedad.

Las personas que padecen este trastorno rara vez se sienten seguras en lugares públicos; por ello, para poder aliviar sus síntomas , suelen acudir a amigos y familiares, para que les acompañen y tranquilicen.

A lo largo de este artículo profundizaremos en esta patología partiendo de su origen, pasando luego por los síntomas y causas y finalmente analizando en conjunto posibles remedios y tratamientos .

Ansiedad patológica: qué sucede cuando perdemos la orientación

Normalmente, cuando hablamos de ansiedad , nos referimos a un conjunto de manifestaciones emocionales , conductuales y cognitivas que surgen ante una situación de peligro. De hecho, la ansiedad debería indicar que el cuerpo se está preparando para enfrentar una amenaza. En este sentido, esta emoción tiene una función protectora porque señala la presencia de una situación peligrosa y nos empuja a actuar para evitarla.

Pero, ¿qué sucede si ya no somos capaces de comprender cuándo una situación es peligrosa? ¿ Cuándo la ansiedad se convierte en una enfermedad?

Cuando cruzas la línea entre la ansiedad fisiológica y la ansiedad patológica .

La ansiedad patológica es un estado de preocupación generalizada, casi constante, que interfiere con las actividades de la vida diaria. Puede que nos impida expresarnos en público o incluso ir al trabajo o salir de casa.

A menudo provoca pensamientos irracionales y catastróficos y conduce a comportamientos de evitación defensiva.

También se manifiesta a través de síntomas de carácter físico como la sudoración, la taquicardia, los mareos, la opresión en el pecho y la sequedad de boca: síntomas todos ellos naturalmente todo menos agradables.

Cuando este estado de hiperactivación se prolonga más de lo necesario, el individuo incurre en graves riesgos para la salud y puede desarrollar un auténtico trastorno de ansiedad .

¿Qué síntomas podemos esperar en la agorafobia?

Según el DSM – 5 , es decir, el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales , el sujeto agorafóbico experimenta una ansiedad difícil de controlar por al menos dos de las siguientes situaciones:

  • Uso del transporte público (piense en trenes, autobuses, aviones)
  • Estar en un espacio confinado (por ejemplo, en un ascensor)
  • Estar en un espacio grande y abierto (parque, estacionamiento)
  • Esperar en la fila o estar en una multitud
  • Estar solo fuera de casa

Sin embargo, existen otros síntomas que nos ayudan a arrojar luz sobre esta patología .

Por ejemplo, es importante tener en cuenta que, en estos casos, la ansiedad que experimenta la persona es desproporcionada con respecto al peligro real que supone la propia situación.

En otras palabras, la persona agorafóbica teme situaciones que para todos los demás son consideradas “normales” y de bajo riesgo de peligro.

Otro aspecto clínicamente relevante es la conducta evitativa del sujeto agorafóbico : debido al miedo intenso experimentado durante la exposición a situaciones que le provocan ansiedad, la persona hará todo lo posible por evitar enfrentarse a ellas.

Solo podemos tratar de imaginar las consecuencias de este tipo de evasión.

Pensemos en nuestras vidas: ¿cómo llegaríamos al trabajo si no pudiéramos llegar en coche o utilizar alguno de los transportes públicos que tenemos a nuestra disposición? ¿Cómo seríamos capaces de cultivar nuestras amistades o simplemente conversar con alguien si no pudiéramos soportar (ni siquiera físicamente) estar fuera de casa, en lugares concurridos o en espacios abiertos?

Comportamiento evitativo: aclaremos

Casi todas las personas con un trastorno de ansiedad muestran un comportamiento de evitación con respecto a las situaciones temidas.

Lo que nos puede ayudar a distinguir entre los diversos trastornos es la investigación de por qué se implementa esta evitación y la efectividad de esta estrategia.

Por ejemplo, quien sufre de fobia social puede querer evitar situaciones sociales concretas (como le ocurre a un agorafóbico ) pero no por miedo a no poder escapar de esas situaciones o a no poder ser rescatado sino por miedo a quedar en ridículo o incapaz y que éste sea juzgado por otros.

Incluso quienes padecen el Trastorno de Ansiedad Generalizada a menudo tienden a evitar situaciones capaces de generar ansiedad : por ejemplo, » Evito leer noticias sobre crímenes para no correr el riesgo de pensar en la muerte de un miembro de mi familia «.

Sin embargo, sus preocupaciones son desencadenadas por un abanico muy amplio de situaciones (a diferencia de la agorafóbica) y la persona afectada por este trastorno difícilmente podrá aliviar su ansiedad con estrategias de evitación.

El agorafóbico y su compañero.

Un tercer aspecto importante para el diagnóstico debe buscarse en el ámbito relacional de la persona agorafóbica .

A diferencia de otras patologías , en las que la presencia de un ser querido puede empeorar la manifestación ansiosa del paciente (ver fobia social ), en la agorafobia la presencia de un acompañante tiene una importancia fundamental.

El hecho de poder contar con alguien en caso de una enfermedad repentina y poder ayudar más fácilmente alivia la ansiedad y permite al sujeto agorafóbico afrontar las situaciones temidas con más serenidad.

Evidentemente, esto no puede considerarse una solución definitiva: a la larga, de hecho, existe el riesgo de que la persona agorafóbica pierda gradualmente su autonomía y se vuelva emocional (además de físicamente) dependiente de la persona que lo acompaña.

Además, una relación basada en estos supuestos (una persona siempre recibe y la otra siempre da) solo puede deteriorarse. De hecho, las reacciones de ira y frustración expresadas por ambos lados no son infrecuentes .

Causas y factores de riesgo de la agorafobia

¿Somos todos igualmente propensos a sufrir agorafobia a lo largo de nuestra vida?

Como ocurre con casi todas las enfermedades, la respuesta es no.

La agorafobia puede comenzar en la niñez, pero generalmente ocurre en adultos jóvenes, generalmente antes de los 35 años, y se diagnostica con mayor frecuencia en mujeres.

Entre las principales causas , sin duda hay que tener en cuenta las condiciones de salud y los factores genéticos (tener un familiar que haya sido diagnosticado con la misma patología, constituye un factor de riesgo por ejemplo), así como haber padecido ya otros trastornos de ansiedad con anterioridad . , o aspectos relacionados con los rasgos de personalidad.

Sin embargo, el estrés ambiental al que se ve sometida la persona también juega un papel importante en el desarrollo de la enfermedad.

A lo largo de nuestra historia podemos experimentar lo que los psicólogos denominan “sucesos vitales emocionalmente angustiosos” , como la muerte de un ser querido, el abuso, el despido repentino o la enfermedad de un amigo o familiar.

Estos hechos, dada su carga emocional, pueden ser capaces de desencadenar, entre otras cosas, un trastorno de ansiedad y por tanto derivar en agorafobia .

Desafortunadamente, no existe una forma segura de prevenir que ocurra este tipo de trastorno . Por eso es importante reconocer los síntomas antes de que la ansiedad se vuelva cada vez más incapacitante y buscar ayuda oportuna.

El diagnóstico de agorafobia

¿Cómo se puede diagnosticar la agorafobia ?

Seguramente la entrevista clínica con un psicólogo es un primer paso importante a dar para que se pueda diagnosticar un trastorno o en todo caso padecimiento de carácter psicológico.

La importancia de la entrevista como herramienta diagnóstica radica en la posibilidad que ofrece para conocer de manera directa la dinámica relacional del sujeto que requiere la ayuda del psicólogo.

De hecho, durante la entrevista, el psicólogo es capaz de recopilar información tanto a partir de nuestros contenidos verbales (trivialmente lo que decidimos contar sobre nosotros mismos y nuestros problemas) como a partir de lo que no decimos, pero mostramos sin saberlo. en relación con él.

Junto a la entrevista, es posible, además de recomendable, hacer uso de la ayuda de algunas pruebas que pueden completar la evaluación del psicólogo y proporcionarnos más datos.

Pruebas para medir la agorafobia

Entre las pruebas más utilizadas para diagnosticar, no solo la agorafobia , sino también otros trastornos atribuibles a la esfera de la ansiedad (como la fobia social , el trastorno obsesivo-compulsivo , el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de pánico ) encontramos el BAI ( Inventario de Ansiedad de Beck ) por Aaron T. Beck y Robert A. Steer.

Se trata de una herramienta de autocompilación que es capaz de evaluar la sintomatología ansiosa en adultos, distinguiendo a aquellos que padecen ansiedad patológica de una muestra sana, es decir, de aquellos que experimentan un nivel de ansiedad considerado fisiológico.

Otro test que es bastante útil en este sentido es el PAS ( Escala de Pánico y Agorafobia ). Esta prueba mide la gravedad de los síntomas en pacientes con trastorno de pánico , con o sin agorafobia .

Está compuesto por 5 subescalas que sondean los diferentes aspectos de esta patología como la aparición de ataques de pánico , la evitación agorafóbica, el nivel de ansiedad anticipatoria y el nivel de interferencia de los síntomas que se manifiestan en la vida cotidiana.

Agorafobia… ¿cómo salir de ella?

Sin un tratamiento adecuado, las personas que padecen agorafobia corren el riesgo de quedar recluidas en casa durante años, sin posibilidad de ir a la escuela, al trabajo o a participar en toda una serie de actividades que consideramos normales en la vida cotidiana, perdiendo poco a poco el control y dependiendo de los demás para las cosas más mundanas.

Esto es lo que podemos hacer si comenzamos a experimentar algún síntoma o si realmente sufrimos este trastorno .

  1. Reconoce tu fragilidad antes de que los síntomas empeoren

Es de suma importancia que se dé cuenta de lo que está sucediendo. La ansiedad aumenta cada vez que decidimos evitar una situación temida.

Como en un círculo vicioso.

Todos habrán pasado por momentos difíciles y no se sentirán lo suficientemente fuertes para enfrentar el mundo exterior. Seguro que nuestro hogar parece un lugar seguro donde recargar las pilas… y no tiene nada de malo aprovecharlo.

Pero en el caso de que este sentimiento persista en el tiempo, y empiece a limitar nuestras acciones, conviene abrir los oídos y escuchar las alarmas antes de dejarnos aprisionar por nuestros miedos .

  1. No te aísles y pide apoyo a los que nos rodean

El hecho de padecer un trastorno mental o simplemente preguntarnos si existe la posibilidad de que nos esté pasando a nosotros, puede asustarnos y debilitar la comunicación con las personas cercanas a nosotros.

Muchas veces tenemos miedo de ser juzgados , nos sentimos solos porque pensamos que los demás son incapaces de comprender nuestro sufrimiento.

Puede suceder, claro, pero seguro que sucederá si no tratamos de explicarlo.

Compartir nuestro dolor y preocupaciones con los seres queridos alivia el sufrimiento y nos hace sentir menos solos. Si nos sentimos menos solos, somos más fuertes y podremos afrontar mejor la enfermedad y la manifestación de sus síntomas .

  1. Darse cuenta de la gravedad de la situación.

Cuando el problema se vuelve incapacitante, o cree que podría llegar a serlo, debe contactar a un psicólogo en Palma .

En particular, la terapia cognitiva conductual es muy adecuada para el tratamiento de varios trastornos de ansiedad , incluida la agorafobia .

Junto con el terapeuta trabajaremos por objetivos: por ejemplo, aprenderemos habilidades específicas que ayudarán a tolerar con mayor facilidad la ansiedad y el miedo , iremos deconstruyendo gradualmente estas ansiedades y miedos, redimensionándolos (reestructuración cognitiva) y con paciencia un regreso paulatino. se preparará para las actividades normales, previamente evitadas por síntomas ansiosos .

En algunos casos, puede ser necesario que el psicoterapeuta evalúe la colaboración con un psiquiatra para preparar una terapia farmacológica .

Aunque cada fármaco tiene efectos secundarios, en los casos más graves pueden aliviar los síntomas ansiosos y facilitar el proceso terapéutico .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: