El impacto de las redes sociales en la autoestima

El acceso a plataformas sociales como Facebook, Instagram, Twitter y más ha hecho que personas de todas las edades se enganchen a las redes sociales. Durante esta época, la comunicación a través de las plataformas sociales es más común que el encuentro en persona, lo cual es una rareza en la actualidad. Tiene sus ventajas, pero también ha llevado a la paradoja de la soledad, la ansiedad, la depresión, el odio y el narcisismo, que de alguna manera está directamente relacionada con el uso excesivo de las redes sociales.

Dicho esto, las redes sociales tienen ambos lados. Puede tener sus efectos sobre nosotros de las siguientes formas.

Impactos positivos de las redes sociales en la autoestima

Definitivamente hay impactos positivos de las redes sociales. Las plataformas sociales como Facebook e Instagram no solo pueden hacer que nos mantengamos en contacto con los problemas circundantes y el estado del mundo, sino que también nos vinculan con nuestra familia y amigos que viven lejos de nosotros.

Otras plataformas de negocios como LinkedIn pueden introducirnos en el mundo profesional, brindándonos trabajos y nuevas experiencias. En pocas palabras, el mundo social puede servir como una salida creativa para comercializar negocios, además de difundir mensajes importantes, mantenerse actualizado con tecnología y noticias modernas, o simplemente expresar sus puntos de vista en una plataforma pública.

Impactos negativos de las redes sociales en la autoestima

Al ser un lugar útil para muchos, también puede causar mucho daño y distracción a algunas personas de las siguientes maneras.

Validación

Las redes sociales funcionan mejor para aumentar temporalmente nuestra confianza y autoestima. Después de publicar una imagen en cualquier plataforma, anhelamos la seguridad que brinda. Si los comentarios son negativos, nos pone ansiosos y dudamos de nuestra propia existencia y habilidades. Si los comentarios son positivos, sentimos gratificación, satisfacción y alegría instantáneas. Nos hace dependientes, ya que los me gusta, los comentarios y las retroalimentaciones son signos de validación. En esta paradoja, olvidamos que nuestra propia opinión es mucho más valiosa y digna que la de cualquier otra persona.

Engaño-plenitud

A pesar de tener una vida llena de dolores y dificultades, las personas optan por publicar esos momentos de la vida llenos de alegría, felicidad, placer, eventos sociales y éxitos solamente. Nos presiona para mantener estándares poco realistas creados por esas personas. Sin embargo, a menudo olvidamos que esas imágenes se editan en la medida en que nos parecen perfectas. Puede ser frustrante, reduciendo así nuestra autoestima a los estándares más bajos.

Comparación y competencia

Cuando las redes sociales nos alimentan constantemente con imágenes de personas perfectas con vidas perfectas, disminuye nuestra autoestima. Crea una cantidad poco saludable de comparación y competencia. Una persona que ya está luchando contra la baja autoestima y las dudas sobre sí misma sentirá que está viviendo una vida por debajo del promedio después de ver a otros viviendo su mejor vida.

A pesar de ser una plataforma dañina, las redes sociales en sí mismas no son la raíz de la depresión y la ansiedad. Los problemas surgen en nuestra cabeza cuando nos dejamos llevar y perdemos la comprensión de la realidad, haciendo de las redes sociales una realidad.

Zoom y autoestima

Zoom agregó muchas preocupaciones a esto. Es agotador sentir que tenemos que esforzarnos más para estar mentalmente presentes en una reunión en la que físicamente no lo estamos. Las reuniones realizadas en línea aumentan la carga cognitiva, ya que requieren mucha capacidad y esfuerzo consciente.

A continuación se presentan algunos factores creados por el zoom, que pueden afectar nuestra autoestima.

  1. Las reuniones cara a cara son mecanismos cruciales para la comunicación y el mantenimiento de un entorno saludable. Es una excelente manera de presentar nuestros sentimientos, emociones, actitud, gestos y posturas de forma no verbal. Pero en las reuniones de zoom, debemos hacer más esfuerzos para mantenernos activos.
  2. Tener cabezas mirándonos durante mucho tiempo es desagradable para nosotros. Nos enfocamos más en arreglar nuestro cabello, maquillaje y ropa que en la reunión.
  3. En las reuniones de la vida real, el silencio es una excelente herramienta, ya que crea un ritmo y una calma naturales. En la reunión de Zoom, nos pone ansiosos y enojados. Nos desconectamos y sentimos que la otra persona es menos amigable y concentrada.
  4. Tener una mala conexión puede causar frustración; encender y apagar los micrófonos, conexiones retrasadas, entornos insalubres y ruidos de fondo nos hacen perder la concentración.

Relación entre las redes sociales y los sentimientos en la vida real

Un estudio experimental realizado en la Universidad de Pensilvania mostró la conexión entre el uso de los medios sociales y los sentimientos de depresión y soledad.

Demuestra que un menor uso de las plataformas sociales puede aumentar enormemente la autoestima y el bienestar.

Las personas pasan más tiempo en las redes sociales, y menos con familiares y amigos pueden hacerlo solos.

Después de pasar todo el día en las redes sociales, no podemos evitar sentir un dolor en nuestro corazón que puede describirse como soledad.

La tecnología juega un papel vital en dar forma a la experiencia de estar solo de una manera innegable. Interactuar con socialcircle todo el tiempo disminuye nuestro nivel de tolerancia a la soledad y aumenta nuestras expectativas sobre la frecuencia y cantidad de nuestras conexiones en línea.

La tecnología por sí sola no puede cargar con toda la culpa de nuestra soledad. No podemos averiguar si nos sentimos solos porque pasamos la mayor parte del tiempo en línea o si pasamos mucho tiempo en línea porque nos sentimos más solos. En nuestra consulta, recibimos a diario casos de este tipo de adicción y nuestras psicólogas en Palma de Mallorca atienden cada caso de manera personalizada y con total discreción.

El estado mental de las personas que sufren de autoimagen.

Numerosos estudios y psicólogos coinciden en que las personas con autoestima positiva tienen una personalidad sana; tienen más confianza y son más eficientes. Las personas con baja autoestima huyen de las decisiones vitales críticas que deben tomar. Tienen miedo de probar nuevas experiencias y eligen vivir en su vacío.

Sus acciones crean un círculo vicioso que les dificulta salir de su zona de confort. Se consideran un fracaso y contribuyen a su ruina. Los problemas psicológicos creados por ellos mismos los refuerzan hasta que se arraigan profundamente en sus cerebros. Las personas con baja autoestima se enfocan en sus debilidades y en todo lo que está mal en su personalidad y vida. Crean una luz negativa en su cabeza, lo que los lleva a una baja autoestima. Nunca abandonan sus experiencias traumáticas pasadas que afectan su autoestima.

Efecto ambiental

Hoy en día, la mayor parte del tiempo se pasa en casa. El medio ambiente afecta todos los aspectos de nuestra vida, incluida la autoestima. La baja autoestima es el resultado del estado negativo, estresante y dañino. Cuanto más negativo sea el entorno, más estresada se sentirá una persona, lo que

En última instancia, reducirá su autoestima. La autoestima positiva es causada por un entorno productivo y alentador que puede ayudarlo a crecer fuera de la caja.

La mezcla de emociones refleja el estado mental de una persona. Cuanto más aislado está, más graves son los impactos psicológicos. Las personas que están menos en contacto con sus amigos y familiares son más propensas a una baja autoestima que aquellas que están en contacto con sus familiares y amigos.

Pasos para mejorar la imagen corporal:

A continuación se enumeran algunas actividades que, cuando se implementan, pueden mejorar la imagen de uno mismo.

  1. Mientras habla consigo mismo, utilice figuras edificantes y alentadoras. Ayuda a engañar a tu mente para que piense que lo vales. Cuanto más afirmativo seas de ti mismo, más positivo te sentirás contigo mismo.
  2. Despierta con un pensamiento optimista de hacer que valga la pena vivir tu día. Desarrollará una imagen positiva de sí mismo.
  3. Trate de aceptar que nadie es perfecto y que todo el mundo está lidiando con sus imperfecciones. Intenta siempre ser la mejor versión de ti mismo y conviértete en tu competencia.
  4. Haz lo que te haga feliz. Es probable que piense en positivo y feliz si dedica más tiempo a hacer y practicar lo que predica.
  5. Es fácil pensar demasiado en las cosas que están fuera de tu control, pero no te hará ningún bien. Desarrolle su confianza y trate de sentirse mejor consigo mismo celebrando los pequeños logros.
  6. Si estás rodeado de personas que juegan su papel absoluto para bajar tu autoestima, sentirás negatividad todo el tiempo. Rodéate de personas que sean buenas para tu salud y tu autoestima.