Las experiencias de la infancia importan para el bienestar adulto

La importancia de amortiguar las experiencias de la infancia.

Un estudio longitudinal de diez años realizado por nuestro laboratorio en la Universidad de Notre Dame ha estado examinando el sistema de desarrollo de la especie humana para criar a los jóvenes, lo que llamamos el nido evolucionado (nicho de desarrollo evolucionado NDE). La mayoría de los componentes del NDE tienen raíces mamíferas de más de 75 millones de años. Ayudaron a nuestros antepasados a adaptarse (sobrevivir, prosperar y reproducirse, durante generaciones superando a sus rivales sin los componentes). Estamos encontrando que la provisión de nidos evolucionados en la infancia está relacionada con la salud del niño y el adulto: fisiológica, mental, social y moral.

El nido evolucionado para niños pequeños incluye experiencias relajantes pre y perinatales, un contacto afectuoso extenso, lactancia materna a pedido, un clima social acogedor, de apoyo y seguro, múltiples cuidadores receptivos estables, juegos sociales autodirigidos, inmersión y conexión con la naturaleza y prácticas rutinarias de sanación. En todo el mundo, las sociedades que proporcionan el nido evolucionado tienen miembros más sanos y cooperativos. Las naciones industrializadas se han alejado de proporcionar el nido evolucionado, especialmente a los niños pequeños, cuando más se necesita, proporcionando en cambio estrés tóxico.

Las experiencias adversas en la infancia son una forma particular de estrés tóxico. Como se suele medir, estas incluyen abuso físico, sexual y emocional; violencia doméstica; negligencia física o emocional; adicción a las drogas o enfermedad mental de los padres; y divorcio o encarcelamiento de los padres. Se estima que aproximadamente dos tercios de los adultos han experimentado una o más de estas experiencias. En los estudios de población, un mayor número de experiencias adversas durante la infancia aumenta la probabilidad de resultados de salud deficientes e incluso la muerte prematura.

En un estudio recientemente publicado, examinamos el historial del nido evolucionado y las experiencias adversas durante la infancia . Este es el primer estudio en comparar la influencia de las experiencias adversas durante la infancia y el historial del nido evolucionado en la regulación fisiológica en adultos. Más de 100 mujeres informaron sobre sus historias de NDE y sus experiencias adversas durante la infancia. El historial del NDE se midió con preguntas de frecuencia sobre el clima del hogar (haciendo referencia a 6 emociones negativas, 4 positivas), atención receptiva, unión familiar, oportunidades de juego libre, afecto y castigo corporal.

La regulación fisiológica se midió a través del funcionamiento del nervio vago. El tono vagal es una medida de la variabilidad latido a latido en respuesta a las demandas de la respiración. El tono vagal está altamente influenciado por la experiencia de la vida temprana, con una atención receptiva estable que apoya el desarrollo saludable.

Los resultados indican que el NDE mitiga los efectos de las experiencias adversas durante la infancia en la regulación fisiológica de múltiples maneras. La historia del NDE moderó (o amortiguó) los efectos de las experiencias adversas durante la infancia durante condiciones relajantes y estresantes, lo que significa que las mujeres fueron capaces de adaptarse a los contextos cambiantes de maneras más resilientes. Durante tiempos estresantes, cuando las mujeres necesitaban aumentar su respuesta al estrés para enfocarse en una tarea desafiante, el historial de NDE ayudó a facilitar esto de una manera saludable, no estresada. Luego, cuando las mujeres necesitaban relajarse y calmarse durante momentos sin estrés, el NDE también las ayudó a adaptarse y a calmarse.este artículo continúa abajo

De esta manera, las puntuaciones más altas del historial de NDE fueron un importante contribuyente a la forma en que las mujeres se adaptaron a diferentes condiciones. Los hallazgos sugieren que tener más del nido evolucionado en tu infancia ayuda a construir resiliencia fisiológica, un bloque de construcción imperativo de bienestar psicológico y fisiológico.

Los resultados son importantes porque muestran que cuando proporcionamos el NDE en la infancia, podemos estar mejorando los efectos de experiencias negativas o traumáticas. El NDE es una forma no solo de promover lo positivo—lo que los niños necesitan para desarrollarse bien—sino de reducir los efectos fisiológicos negativos de la adversidad y el trauma.

El estudio también proporciona una visión de un posible camino clave para desarrollar la resiliencia de los adultos. La forma de criar adultos que pueden adaptarse y superar las dificultades es a través de la regulación fisiológica, es decir, un tono vagal saludable. Nuestro estudio sugiere que el tono vagal saludable está conectado con la provisión del NDE en la infancia.

En otro estudio publicado recientemente, los niños de seis años cuyas madres reportaron más juego autodirigido en la última semana tuvieron mejor regulación vagal.

Estos hallazgos se suman a la evidencia convergente de que los componentes del nido evolucionado son importantes para el desarrollo saludable. La investigación de la psicología humana generalmente debe abarcar una comprensión evolutiva del desarrollo de nuestra especie mediante la inclusión de medidas del nido evolucionado, que demuestran apoyar el desarrollo saludable.