¿Puedes ser feliz si tienes depresión?

¿Puedes ser feliz si tienes depresión?

Los momentos de alegría pueden parecer fuera de su alcance cuando vive con depresión, pero puede tomar medidas para acercarlos.

Cuando vives con depresión, la felicidad puede parecer dolorosamente esquiva. Puede experimentar sentimientos de vacío, dificultad para concentrarse y falta de energía para pasar el día.

Tal vez también te encuentres pensando en lo feliz que solías ser y deseando poder volver a esa versión alegre de ti mismo.

No existen soluciones rápidas para la depresión, y puede tomar algún tiempo encontrar la combinación correcta de tratamientos para sus síntomas. Pero experimentar emociones positivas, incluso cuando estás en medio de un episodio de depresión, es posible.

¿Qué es la felicidad?

Desde una perspectiva de salud mental, no existe una definición formal de felicidad. Generalmente se entiende como un estado emocional que puede incluir una variedad de emociones positivas, que incluyen alegría, serenidad, satisfacción y orgullo.

Según algunas definiciones, la felicidad también puede implicar un sentido de realización y propósito en la vida de uno. En entornos de investigación, el término «bienestar subjetivo» se usa a menudo en lugar de felicidad para significar lo mismo.

La alegría es la experiencia de disfrutar de algo. Es un sentimiento temporal de júbilo, bienestar o satisfacción. Puede contribuir a los sentimientos de felicidad.

¿Es posible la felicidad cuando se tiene depresión?

Tanto la felicidad como la alegría pueden ser posibles, incluso si vive con depresión. Sin embargo, presentará algunos desafíos si deja su condición sin tratar .

Una capacidad reducida para experimentar alegría es un síntoma formal de depresión para algunas personas. Sin embargo, se puede controlar y, por lo general, responde al tratamiento de la depresión .

Todavía podría experimentar felicidad, porque aunque la alegría está conectada con la felicidad, generalmente también involucra otras emociones. Además, lo opuesto a la felicidad no es la depresión, sino la tristeza, otro síntoma de la depresión.

Pero no todas las personas que viven con depresión experimentan los mismos síntomas. Es posible tener depresión y no sentirse triste. En su lugar, puede sentirse irritable, fatigado y desmotivado, por ejemplo.

Incluso si te sientes triste, hay formas de superar esta emoción y reevaluar cómo te sientes y piensas.

Biológicamente, también hay muchos factores que contribuyen a tu capacidad de experimentar la felicidad.

Investigar indica que algunos mensajeros químicos en el cerebro, llamados neurotransmisores, juegan un papel clave en su estado de ánimo. Algunos de estos incluyen serotonina , dopamina, norepinefrina y endorfinas. También pueden estar involucradas hormonas como el cortisol y la oxitocina.

Es posible aumentar sus niveles de estos neurotransmisores y hormonas al incorporar algunos cambios en su estilo de vida. Si lo hace, aumenta la posibilidad de que experimente emociones positivas.

La nutrición, el ejercicio, la exposición a la luz solar y el contacto físico pueden tener un efecto poderoso en su capacidad para controlar los síntomas de la depresión, incluidas las emociones.

Ciertos medicamentos antidepresivos también aumentan los niveles de serotonina y norepinefrina en el cerebro.

Otros síntomas y características de la depresión, como la interrupción de su ciclo de sueño, también pueden afectar su estado de ánimo. Abordar estos síntomas individuales puede ayudarlo a sentir alegría.

Por ejemplo, si tiene problemas para dormir, puede pedirle a un profesional de la salud que lo ayude a tratar ese problema específico. Una vez que esto suceda, esto también podría aumentar su oportunidad de conectarse con momentos de alegría y felicidad.

7 formas de levantar el ánimo cuando tienes depresión

Aquí hay algunos pasos prácticos que puede considerar para mejorar su estado de ánimo, incluso cuando esté experimentando un episodio de depresión.

Establece una rutina

Los síntomas formales de la depresión, como la falta de motivación, pueden hacer que sus días se sientan sin forma, especialmente si trabaja desde casa. Cumplir con una rutina diaria puede contribuir en gran medida a que se sienta más feliz y con más control.

Establecer una rutina no significa que debas trazar un mapa de cada hora de tu día. De hecho, es una buena idea empezar poco a poco.

Trate de pensar en lo que le gustaría priorizar en su vida diaria. Podría ser una caminata matutina, o enviar un mensaje de texto a un amigo de confianza para que se registre cada hora del almuerzo, o irse a la cama a la misma hora todas las noches.

Sé amable contigo mismo

Los sentimientos de inutilidad, autodesprecio o culpa inmerecida pueden ser parte de la lista de síntomas de depresión.

Si ha estado viviendo con depresión durante algún tiempo, es posible que se hayan vuelto tan familiares que apenas los note. Pero tratar de combatir activamente el diálogo interno negativo puede tener un efecto poderoso en la felicidad.

Se ha demostrado que la autocompasión se correlaciona directamente con el bienestar y mejora las habilidades de afrontamiento emocional.

Trate de notar cuándo está siendo duro consigo mismo y reemplace esos pensamientos con pensamientos amables y generosos.

Por ejemplo, si te encuentras pensando “Soy un fracaso por sentirme así”, podrías pensar algo como “Merezco seguridad y felicidad. Estoy haciendo lo mejor que puedo.»

Si no está seguro de por dónde empezar, aquí tiene un ejercicio: trate de imaginar lo que le diría a un amigo si estuviera en su posición exacta. Es probable que se te ocurran amables palabras de apoyo. Tú también mereces escucharlos.

Trabajar para recuperar un sentido de propósito

Es posible que si tiene dificultades para experimentar alegría y felicidad, también esté experimentando desafíos para conectarse con un sentido de propósito.

Desarrollar este sentido de propósito cuando se tiene depresión puede marcar la diferencia.

Trate de identificar sus valores fundamentales, aquellos por los que quiere vivir. Luego considere vincular esos valores con acciones específicas en su vida.

Por ejemplo, si la compasión y la empatía son dos de sus valores fundamentales, intente apoyar a alguien que lo necesite mediante acciones que los reflejen.

Se creativo

Se ha demostrado que las actividades creativas como escribir, pintar y tocar música aumentan significativamente la sensación de bienestar autoinformada de las personas.

Incluso si no te consideras especialmente “artístico”, hay muchas formas de ser creativo. Por ejemplo, cocinar, tejer o hacer proyectos de bricolaje en la casa.

Cualquier cosa que despierte su interés puede valer la pena intentarlo.

Pasar tiempo con una mascota

Si tienes una mascota, probablemente ya sepas lo relajante que puede ser su presencia cuando estás en un momento bajo.

Los animales ofrecen amor incondicional y compañía sin complicaciones, y también pueden satisfacer nuestra necesidad de contacto físico.Investigar  también muestra que abrazar a tu mascota libera la hormona oxitocina que te hace sentir bien, lo que promueve la felicidad y reduce el estrés.

Mueve tu cuerpo

Existe una gran cantidad de evidencia que confirma que la actividad física es una de las formas naturales más efectivas para mejorar el estado de ánimo.

Cuando hace ejercicio, como correr o andar en bicicleta, el cuerpo libera endorfinas. Estas sustancias naturales inhiben el dolor y crean una sensación de bienestar. Es posible que hayas oído hablar de la «euforia del corredor».

Sudar puede parecer extremadamente difícil cuando vives con depresión y experimentas síntomas como fatiga o poca motivación.

Pero, su actividad física no necesita ser intensa. De hecho, la investigación sugiere que puede haber más beneficios con el ejercicio más prolongado y de baja intensidad. Por ejemplo, caminar por el barrio durante 30 minutos.

Durante este tipo de actividad, el cuerpo aumenta la producción de proteínas que mejoran las conexiones de las células nerviosas en el cerebro, lo que puede aliviar los síntomas de la depresión.

Prueba la meditación

Se ha demostrado que la meditación influye en ciertas partes del cerebro involucradas en la depresión, incluida la corteza prefrontal medial y la amígdala (o centro del miedo).

Ambas regiones pueden volverse hiperactivas en personas con depresión, interactuando de una manera que aumenta las hormonas del estrés y contribuye al miedo y al estrés.

La investigación sugiere que la meditación puede ayudar a romper este ciclo. La meditación de atención plena puede ser especialmente útil en la búsqueda de la felicidad, porque fomenta un enfoque en el momento presente.

Si te enfocas en el aquí y el ahora, en lugar de concentrarte en el futuro o el pasado, puedes abrirte a más pequeños momentos de alegría.

Considere ayuda profesional

La terapia es una herramienta recomendada para controlar los síntomas de la depresión.

Un terapeuta puede ayudarte a identificar los patrones de pensamiento que inhiben tu felicidad y puede ayudarte a cambiarlos con el tiempo.

Para algunas personas con depresión, los medicamentos antidepresivos también pueden ayudar. Estos medicamentos pueden aumentar sus niveles de sustancias químicas para sentirse bien, como la serotonina, y pueden crear más espacio para las emociones positivas.

Considere hablar con su equipo de salud sobre qué opciones tienen sentido para usted.

Conclusión

Si vive con depresión y está pasando por un episodio particularmente bajo, la felicidad y la alegría pueden parecer realidades esquivas.

Sin embargo, es posible experimentar estas emociones positivas incluso con su diagnóstico.

Confiar en el apoyo profesional puede ayudar, además de introducir cambios en la vida que incluyen una dieta rica en nutrientes, más actividad física y recuperar un sentido de propósito.

Mereces felicidad y disfrutar de la vida. La depresión puede actuar como un filtro oscuro que puede hacerte creer lo contrario. Pero controlar todos los síntomas de la depresión es posible. Puedes hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: