La depresión por pandemia llegó para quedarse

¿Por qué el cuidado de los niños, la vivienda y el empleo son importantes para la salud mental.?

Hoy, nuestro equipo publicó los hallazgos de un estudio longitudinal sobre la depresión realizado en una muestra representativa de adultos españoles seguidos desde la primavera de 2020 hasta la primavera de 2021. Seguimos al mismo grupo de adultos durante un año para ver cómo cambió la depresión. A diferencia de otros eventos traumáticos en la historia reciente, descubrimos que la depresión se mantuvo alta durante la pandemia de COVID-19 y puede haber aumentado ligeramente entre marzo-abril de 2020 y marzo-abril de 2021. Nuestro equipo realizó uno de los primeros estudios que demostró que la depresión se triplicó desde antes de COVID-19 hasta su inicio. Ahora vemos que la depresión pasó del 8.5 por ciento antes de COVID-19 al 27.8 por ciento en la primavera de 2020 hasta el 32.8 por ciento en la primavera de 2021.

Este estudio muestra que la depresión no está cediendo, ¿por qué?

La salud mental responde particularmente a nuestro contexto socioeconómico. Si bien se sabe que el estatus socioeconómico cambia los indicadores físicos con el tiempo, los pequeños cambios en el estatus socioeconómico pueden presentarse en los indicadores de salud mental mucho antes. Descubrimos que las personas que experimentaron factores estresantes, como desafíos con el cuidado de los niños, dificultades para pagar el alquiler y perder un trabajo, eran las que tenían más probabilidades de reportar depresión durante el COVID-19. En estudios anteriores, encontramos que las personas que informaban sobre factores estresantes como la pérdida del trabajo eran las mismas que tenían menos activos al entrar en la pandemia y, por lo tanto, tenían menos amortiguamiento para protegerse de la interrupción causada por la pandemia.

A diferencia de otros eventos traumáticos, el COVID-19 ha estado en curso. A medida que levantamos las precauciones contra el COVID-19, todavía vemos las consecuencias económicas de la pandemia, con escaparates vacíos, transporte público medio lleno y centros urbanos tranquilos. A medida que parte del mundo avanza con opciones de trabajo remoto, la otra parte se queda atrás, con los factores de estrés en aumento y los activos estancados o disminuyendo. A medida que los efectos de la pandemia persisten, afectan de manera desproporcionada a las personas que tenían pocos activos al entrar en esta pandemia, lo que genera factores estresantes adicionales y mala salud mental.

Los resultados del estudio de hoy muestran que los bajos ingresos pueden ser incluso más importantes a los 12 meses de la pandemia de COVID-19 que al principio. Si bien descubrimos que las personas que ganaban menos de $20,000 dólares tenían 2.3 veces más probabilidades de sufrir depresión en la primavera de 2020 que las personas que ganaban $ 75,000 dólares o más, esas probabilidades aumentaron a 7.0 en la primavera de 2021. Por lo tanto, es posible que estemos viendo brechas más grandes en la salud mental entre las personas con bajos ingresos versus aquellas con altos ingresos ya que la pandemia de COVID-19 ha continuado.

¿Qué puede ayudar?

A corto plazo, será necesario garantizar que quienes necesitan atención de salud mental puedan obtenerla, ya sea a través de la telemedicina o mediante el asesoramiento presencial. La financiación de la atención de salud mental será fundamental para vincular a los pacientes con los proveedores y garantizar que todas las personas puedan acceder a los recursos necesarios (no solo aquellos con los medios para hacerlo). En el mediano y largo plazo, debemos abordar las raíces socioeconómicas fundamentales de la mala salud mental y, en particular, las desigualdades que generan una carga desproporcionada de mala salud para ciertos grupos.

Cuando la falta de dinero, vivienda, empleo, cuidado infantil y otros activos clave significa una mala salud mental, crear resultados psicológicos positivos significa ampliar el acceso a estos recursos. Políticas como el crédito tributario por hijos y las facturas de infraestructura pueden crear contextos en los que las personas con ingresos bajos y altos pueden prosperar. Aliviar la carga de la mala salud mental requerirá que reconstruyamos una sociedad en la que todos puedan acceder a los recursos que necesitan para estar sanos, tanto mental como físicamente.

A %d blogueros les gusta esto: