Así es como se siente la disociación

Así es como se siente la disociación

Desde soñar despierto hasta alterar personalidades, la disociación puede verse diferente para todos.

Aunque es un término algo vago, la disociación implica desconexiones cognitivas entre tus pensamientos, recuerdos y acciones.

La disociación también puede afectar su sentido de identidad y alterar su percepción del mundo que lo rodea. Es el síntoma distintivo de los trastornos disociativos, incluido el trastorno de identidad disociativo (TID), anteriormente conocido como trastorno de personalidad múltiple.

Pero las personas con diversas condiciones mentales y físicas pueden experimentar eventos disociativos, además de otros síntomas.

Si no se trata, la disociación puede provocar problemas significativos en el funcionamiento diario y empeorar la salud mental. Pero aprender estrategias de afrontamiento puede ayudarlo a manejar estos eventos potencialmente angustiosos.

¿Qué es la disociación?

De acuerdo con el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, 5ª edición (DSM-5) , la disociación se define generalmente como una interrupción o discontinuidad en:

  • conciencia
  • identidad
  • memoria
  • percepción
  • emoción
  • control del motor
  • conducta

Es posible que estos componentes de su cognición no se unan como deberían durante los eventos disociativos, que pueden durar solo unos minutos o años, en casos extremos.

La conciencia de ti mismo y de lo que sucede a tu alrededor puede verse comprometida durante la disociación, lo que puede parecer una intrusión no deseada y aterradora en tu mente.

A nivel psicológico, la disociación puede ser un medio involuntario de hacer frente al estrés agudo , como el abuso físico. La disociación puede actuar como una ruta de escape de emergencia, evitando que tu mente se concentre en un estímulo abrumador o traumático.

Aproximadamente el 73% de las personas que sufren un incidente traumático experimentan disociación durante e inmediatamente después del evento.

Pero al protegerlo del trauma a corto plazo, la disociación crea consecuencias negativas a largo plazo, como:

  • alteración de la personalidad
  • pérdida de memoria
  • disfunción emocional

Cómo se siente la experiencia de la disociación

La disociación se ve y se siente diferente para cada persona que la experimenta. Pero lo que suele ser consistente en la mayoría de los casos es una sensación de apartarse de la realidad.

Un participante en un estudio de 2021 explicó su frágil relación con la realidad y dijo: «Es como caminar sobre hielo delgado, se puede romper en cualquier momento».

Puede perder repentinamente su sentido de identidad o reconocimiento de su entorno. Podría sentir como si se estuviera observando a sí mismo desde afuera hacia adentro, o lo que algunos describen como una «experiencia fuera del cuerpo». Tus pensamientos y percepciones pueden ser confusos y podrías estar confundido por lo que sucede a tu alrededor.

En algunos casos, la disociación puede estar marcada por una alteración de su:

  • personalidad
  • identidad
  • conducta

Puede sentir que se ha convertido en una persona completamente diferente con atributos y pensamientos diferentes.

La disociación puede tener lugar durante un evento traumático o estresante y, a veces, puede continuar en los días o semanas posteriores, de modo que sus recuerdos y eventos que le relatan pueden no coincidir.

Un relato de primera mano describe a una mujer que informó que le dijeron que había dicho y hecho cosas de las que no recordaba en absoluto.

Mientras que algunas personas no recuerdan sus disociaciones, otras pueden recordar cuándo ocurrió y cómo se sintió.

Síntomas

Los síntomas de disociación son muy variados en cuanto a su tipo y gravedad y pueden ser tanto físicos como psicológicos.

Algunos de los signos y síntomas mentales más comunes de la disociación incluyen:

  • niebla y confusión
  • desapego
  • pérdida de memoria
  • dificultad para acceder o recuperar información
  • alexitimia (dificultad para reconocer o describir sus emociones)
  • cambios repentinos de comportamiento
  • cambios significativos en el estado de ánimo

Algunas personas también experimentan síntomas físicos, como:

  • sentidos adormecidos, incluido el dolor
  • sensación de ingravidez o vacío
  • el corazón palpitante
  • aturdimiento o mareos

Tipos de disociación

En general, hay un amplio espectro en la gravedad de la disociación. La mayoría de las personas han experimentado la disociación en algún momento de sus vidas.

Las situaciones que pueden considerarse disociativas incluyen:

  • una mente errante durante la clase
  • perder el rastro de la carretera mientras conduce
  • ciertos estados meditativos

Pero los tipos más severos de disociación, los que generalmente se asocian con trastornos mentales, toman muchas formas, que incluyen:

  • Amnesia disociativa. El síntoma central es la pérdida de la memoria: olvidar por completo o no recordar detalles sobre eventos específicos, períodos de tiempo o la historia de su propia vida.
  • Fuga disociativa. Esta es una forma de amnesia que involucra el movimiento físico, en la que viajas de un lugar a otro sin recordar cómo llegaste allí. El sentido de identidad a menudo se pierde.
  • Despersonalización. Este es un desapego de tus pensamientos, emociones, cuerpo o vida por completo. Puede parecer que te estás observando a ti mismo desde una perspectiva externa.
  • Desrealización. El mundo que te rodea parece irreal, incluidas otras personas. Esto es a pesar de una conciencia lógica mantenida de que su entorno es, de hecho, real.
  • Alteración o confusión de identidad. Puede adoptar una personalidad, una voz, un comportamiento y un sentido de sí mismo diferentes. En formas más leves, esto podría ser una sensación de que eres o has actuado de una manera que no se alinea con tu verdadera identidad.

Causas y desencadenantes

A diferencia de muchos otros eventos de salud mental, es probable que la genética juegue poco o ningún papel en la tendencia de una persona a disociarse.

El abrumador consenso entre investigadores y expertos en salud mental es que los eventos traumáticos, particularmente en la juventud, pueden ser la causa subyacente más común de disociación y muchos trastornos relacionados.

El trauma infantil que conduce a la disociación podría incluir:

  • abuso sexual
  • abuso físico
  • negligencia
  • exposición a la guerra o la violencia
  • accidentes automovilísticos
  • desastres naturales

También hay algunas posibles causas físicas de disociación, como:

  • epilepsia
  • Trauma de la cabeza
  • tumores cerebrales

Para aquellos que comienzan a disociarse una vez que ya han llegado a la edad adulta, es más probable que las condiciones físicas sean responsables, que incluyen:

  • combate
  • tortura
  • abuso repetido

La disociación puede considerarse una forma de protección en estas situaciones traumáticas, protegiéndote de experiencias insoportables o abrumadoras.

Pero en algunos casos, la disociación puede convertirse en su mecanismo de defensa. Los posibles desencadenantes de la disociación pueden incluir:

Centrándose en una mujer de 55 años, identificó que sus eventos disociativos, en su caso, personalidades alternas, fueron desencadenados por el estrés y el uso de sustancias.

El sueño también podría desempeñar un papel importante en la frecuencia de los eventos disociativos, con un sueño de peor calidad que podría hacer que la disociación sea más probable

Afecciones de salud mental relacionadas

Algunas investigaciones de 2017 nos dicen que la disociación puede ser un síntoma de muchas afecciones de salud mental.

Por supuesto, los eventos disociativos se asocian más comúnmente con trastornos disociativos.

Los datos sugieren que alrededor del 7 % de la población ha cumplido los criterios de un trastorno disociativo en algún momento de su vida. Aún así, la dificultad para identificar estas condiciones podría significar que esta estimación no es del todo precisa.

El DSM-5 define cinco trastornos disociativos:

  • trastorno de identidad disociativo (TID)
  • amnesia disociativa, incluida la fuga
  • trastorno de despersonalización o desrealización
  • otro trastorno disociativo especificado
  • trastorno disociativo no especificado

Pero la disociación no se encuentra solo en los trastornos disociativos; también puede ser un síntoma de otras afecciones mentales, como:

También es común que las personas que experimentan disociación tengan depresión o un trastorno de ansiedad , en gran parte debido al estrés psicológico que puede crear la disociación.

Manejar la disociación

Aunque la disociación puede ser frustrante e intrusiva, existen técnicas y estrategias para ayudarlo a controlar sus síntomas y recuperar el control de su vida.

Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Es posible que deba probar múltiples estrategias antes de descubrir las herramientas que son más beneficiosas para usted.

Terapia

La orientación profesional con un terapeuta, como la terapia conductual cognitiva (CBT) o la terapia conductual dialéctica (DBT) , puede ser la mejor opción para lograr mejoras significativas a largo plazo en el manejo de la disociación.

Registra tu realidad

Hacer referencia a algo que haya creado podría ayudar a refrescar su memoria y reducir la frustración del olvido asociado con la disociación.

Si tiene dificultades con la pérdida de memoria y la disociación, intente llevar un diario o tomar fotografías para ayudarlo a registrar:

  • eventos
  • pensamientos
  • emociones

Consciencia

La dedicación a la atención plena puede hacer maravillas para varias afecciones y síntomas de salud mental. Para mitigar los eventos disociativos, la investigación de 2022 sugiere que practicar la atención plena y asegurarse de que está seguro en el momento presente podría ser útil.

Técnicas de puesta a tierra

Las técnicas de puesta a tierra también pueden conectarlo firmemente con la realidad en tiempos de disociación. Esto podría incluir ejercitar todos sus sentidos , como:

  • oliendo aceites esenciales
  • leyendo un poema en voz alta
  • acariciando a tu perro

Cambios en el estilo de vida

Los cambios en el estilo de vida son accesibles en el hogar y pueden tener un gran impacto en la salud mental. Las medidas simples de cuidado personal para manejar la disociación pueden incluir:

  • mantener un horario de sueño constante
  • hacer ejercicio regularmente
  • comer alimentos nutritivos
  • pasar tiempo al aire libre

Conclusión

Aquellos que experimentan disociación pueden enfrentar el estigma o el escepticismo de amigos, familiares e incluso algunos médicos que todavía tienen conceptos erróneos sobre esta condición.

Pero a medida que crece el conocimiento científico y la exploración, también lo hace la comprensión de este complicado fenómeno.

Si experimenta eventos disociativos o síntomas relacionados, no está solo. Comunicarse con su médico o terapeuta puede ser un primer paso importante.

Si está listo para obtener ayuda pero no sabe por dónde empezar, puede visitar a nuestros psicólogos en Palma y le daremos atención de salud mental.

La gestión e incluso la resolución de la disociación son posibles con las estrategias y la orientación adecuadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: