¿Cómo autocorregir errores de pensamiento ocasionados por la ansiedad?

3 Errores de pensamiento detonados por la ansiedad que todavía cometo

Si eres ansioso por naturaleza, una gran parte del manejo de la ansiedad es aprender las formas en que tu pensamiento está sesgado. Cuando conoces los errores que tu cerebro comete regularmente, puedes corregirlos automáticamente.

Con el tiempo, corregir tus errores de pensamiento se volverá tan automático como caer en ellos en primer lugar.

¡Estos son algunos de los errores de pensamiento basados en la ansiedad que surgen para mí regularmente! ¿Cuál de estos errores cometes?

1. Me obsesiono con las partes más difíciles de una tarea.

Si un editor solicita 10 ediciones a algo que escribí y 2 parecen difíciles de hacer, podría quedar atorada en ellas. Pienso menos en las 8 ediciones fáciles.

¿Por qué está relacionado con la ansiedad? La ansiedad nos hace estar atentos al peligro. Cualquier cosa difícil se siente peligrosa.

Cómo resuelvo esto: cuando recibo comentarios, los leo y no hago nada con ellos durante al menos 24 horas. Cada vez que vuelvo al trabajo con ojos nuevos, los problemas que se sentían difíciles de resolver cuando leí por primera vez los comentarios generalmente se sienten más fáciles. ¿Por qué? Cuando haces esto, tu mente desenfocada todavía trabajará en los problemas más difíciles en el fondo, incluso si no estás pensando conscientemente en ellos.

También comienzo con problemas que puedo resolver de inmediato, y vuelvo a los difíciles. Para cuando regrese, tengo ideas de cómo puedo solucionar esos problemas.

2. Subestimo cuánto apoyo tengo.

Las preocupaciones sobre la aceptación social son parte de la ansiedad. También son muy saludables. Estar preocupado por lo que otras personas piensan de ti es adaptativo. ¿Por qué? En un sentido evolutivo, ser excluido de tu tribu es peligroso. Hemos desarrollado emociones como la culpa para evitar comportarnos de maneras que llevarían al rechazo social.

Si eres propenso a la ansiedad, probablemente seas muy sensible a las señales de rechazo social. Esto puede llevar a poner la vara demasiado alta para otros. A veces puede llevar a conclusiones ridículas como, «si el colega X no es sobresaliente, efusivo en cada interacción de trabajo que tenemos, debe creer que no soy talentoso. Tal vez no me apoya».

Cómo resuelvo esto: Trato de buscar señales de apoyo social y la aceptación, en lugar de buscar señales de rechazo social. Cuando hago esto, inevitablemente veo que tengo más apoyo del que pensaba. Como resultado, mis interacciones con esas personas se vuelven más cálidas y estas relaciones más fuertes, creando una espiral positiva.

3. Veo barreras excesivas a las oportunidades.

Cada vez que pienso, «me gustaría hacer X», mi mente ansiosa interviene, «¡no podrías hacer eso debido a A, B, C, D, E, F y Z!» En realidad, la mayoría de estas preocupaciones generalmente no son barreras reales, solo son preocupaciones.

Si eres una persona ansiosa, prever posibles problemas será una de tus fortalezas y, al mismo tiempo, una de tus debilidades.

Cómo resuelvo esto: Utilizo uno de tres enfoques, dependiendo de lo que me apetezca.

  • Una opción es un enfoque autocompasivo. Uso el diálogo interno amable. Le agradezco a mi mente por tratar de protegerme pero identifico que está exagerando, y eso resultará en que pierda oportunidades, que no quiero. Me recuerdo que puedo manejar los problemas si surgen. No necesito resolver cada problema potencial.
  • Otra opción es usar la irreverencia. Imagino la voz de la hierba de la preocupación como un sucio, pequeño gremlin que come patatas fritas que se sienta en mi hombro. Le respondo con un tono de «sí, claro», «gracias por darme problemas inexistentes en los que pensar» y un poco de reticencia.
  • Una tercera cosa que hago es que practico ver soluciones simples a las barreras. A veces prever problemas potenciales es útil, pero solo si posees la habilidad complementaria de ver soluciones simples a esos problemas potenciales.

Espero que veas en estos tres ejemplos que manejar la ansiedad no se trata de «vencerla». Es un proceso suave, no áspero o agresivo. Hay muchas habilidades de alto nivel involucradas en manejar la ansiedad como un experto. Puedes aprenderlas con el tiempo y la práctica. La única otra opción es no aprenderlas, y eso no te dará la vida que quieres y mereces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: