Para superar la depresión, debes pensar de manera flexible, no positiva

Una nueva investigación revisa los errores de pensamiento en la depresión.

Distorsiones cognitivas, sesgos de interpretación y depresión

Supongamos que te vas de una fiesta cuando, de repente, notas que un invitado te mira y frunce el ceño. ¿Por qué la persona frunce el ceño?

Quizás esté triste porque todos se van. Tal vez esté experimentando algún dolor físico y angustia. Por otra parte, el invitado podría estar enojado por algo que dijiste o hiciste en la fiesta.

Dar sentido a las ambigüedades es una parte importante de la vida. Después de todo, muchas personas en nuestras vidas, por ejemplo, compañeros de trabajo, amigos, compañeros de clase, cónyuges, hijos, padres, a veces hablan o se comportan de manera abierta a la interpretación.

La forma en que uno interpreta estas ambigüedades está influenciada por una variedad de factores, incluidos los rasgos de personalidad y las condiciones de salud mental. Por ejemplo, muchas personas con ansiedad y depresión son propensas a sufrir distorsiones cognitivas o errores de pensamiento.

Las distorsiones cognitivas comunes incluyen:

  • Inferencia arbitraria: sacar conclusiones precipitadas (por ejemplo, porque un amigo no te llamó como prometió, debe odiarte).
  • Catastrofizar: asignar una alta probabilidad al peor de los casos (por ejemplo, una ruptura significa que morirás solo).
  • Declaraciones de «debería»: Tener expectativas poco razonables (por ejemplo, un buen maestro nunca debe cometer errores).
  • Personalización: autoculparse por un resultado negativo que no está completamente bajo el control de uno (por ejemplo, culparse a uno mismo por el divorcio de los padres).
  • Pensamiento en blanco y negro: ver las experiencias como buenas o malas (por ejemplo, dado que se cometió un error de ortografía en la carta de amor que, la carta no tiene valor).
  • Etiquetado: etiquetar a uno mismo en función de un comportamiento (por ejemplo, porque perdiste el juego, eres un perdedor y un fracaso).

Las distorsiones cognitivas se desafían en la terapia utilizando técnicas como la reestructuración cognitiva, un componente típico de la terapia cognitivo-conductual (TCC).

¿Cómo interpretan las personas deprimidas la ambigüedad?

En comparación con otras personas, las personas con depresión suelen tener menos sesgos de interpretación positiva (por ejemplo, no interpretar una sonrisa como un signo de interés romántico) pero tienen sesgos de interpretación negativa más frecuentes (por ejemplo, interpretar el ceño fruncido como un signo seguro de desaprobación y rechazo).

Los mecanismos detrás de los sesgos de interpretación en la depresión probablemente involucran procesos cognitivos de orden superior, que naturalmente dependen de procesos cognitivos más básicos como la atención, la memoria de trabajo (es decir, la memoria a corto plazo) y la memoria a largo plazo.

La teoría del esquema de Beck sugiere que las personas deprimidas tienen creencias autorreferenciales negativas (por ejemplo, «soy un fracaso») en sus recuerdos. Estos esquemas negativos guían lo que atienden las personas deprimidas, cómo interpretan la información ambigua y qué recuerdan. Y estos refuerzan los esquemas desadaptativos. Por ejemplo, es más probable que las personas deprimidas interpreten un problema como un signo de debilidad personal y lo utilicen para confirmar sus puntos de vista negativos sobre sí mismas.

Antes de continuar, algunas aclaraciones: prestar atención a las posibles consecuencias negativas de las acciones o hacer interpretaciones negativas no siempre son disfuncionales y desadaptativos. En algunas situaciones, el pesimismo es adaptativo, mientras que ser demasiado optimista es desadaptativo. De hecho, el pensamiento negativo podría ser beneficioso cuando el objetivo es prepararse para contingencias.

Lo que es disfuncional es menos la interpretación negativa y más la falta de flexibilidad para revisar la interpretación negativa cuando se debe (por ejemplo, cuando se proporciona evidencia que no lo confirma).

¿Cómo conducen los sesgos de interpretación a la depresión?

Las interpretaciones negativas e inflexibles de la ambigüedad pueden conducir a la depresión a través de sus efectos sobre la regulación de las emociones. Los sesgos de interpretación negativa pueden resultar en emociones positivas atenuadas y/o niveles elevados de tristeza y otras emociones negativas como el miedo y la ira.este artículo continúa abajo

Los sesgos de interpretación también afectan las relaciones. Contribuyen a los problemas interpersonales, comportamientos hostiles y pendencieros y una reducción del compromiso social. ¿Por qué?

Quizás porque las distorsiones cognitivas y los sesgos de interpretación llevan a uno a interpretar comentarios o comportamientos de manera negativa y, como resultado, a responder de una manera que no conduce a la socialización (por ejemplo, criticar a una persona o negarse a acercarse a ella). Estas respuestas provocan reacciones negativas en los demás, socavan las relaciones y, por lo tanto, empeoran la depresión.

Tratamiento para la depresión y sesgos de interpretación en la depresión

En resumen, las personas con depresión suelen interpretar situaciones ambiguas de manera negativa, personal e inflexible. Por ejemplo, cuando a una persona deprimida que se ha puesto un peinado nuevo se le dice: «te ves diferente», podría interpretar la afirmación como «soy feo» o «no puedo hacer nada bien».

Estas interpretaciones «tienen sentido» para la persona con autorrepresentaciones negativas (por ejemplo, como indeseables, poco atractivas, incompetentes, sin valor). Las interpretaciones sesgadas e inflexibles (por ejemplo, del comentario sobre el peinado) refuerzan estas visiones negativas de uno mismo, lo que agrava la depresión.

Como se señaló anteriormente, no está mal prestar atención a las señales negativas o considerar las interpretaciones negativas de los eventos. El problema radica en el pensamiento inflexible, automático y en blanco y negro. Con no modificar las creencias de uno después de obtener evidencia inconsistente con la interpretación.

Por ejemplo, creer que reprobar un curso significa que uno es incompetente o estúpido, y seguir creyéndolo incluso después de conocer el alto porcentaje de estudiantes que reprobaron cursos, sugiere un sesgo de interpretación.

No es sorprendente que los tratamientos más efectivos para la depresión no solo brinden experiencias que desafíen las creencias disfuncionales y desadaptativas, sino que también promuevan la flexibilidad en la atención y, especialmente, el procesamiento de la información.

El objetivo del tratamiento es ayudar a los pacientes deprimidos a:

  1. Prestar atención tanto a la información positiva como a la negativa (por ejemplo, observar información positiva que no esté de acuerdo con tus creencias centrales negativas).
  2. Integrar de manera flexible la información positiva en las creencias negativas que tienen, a fin de desarrollar una comprensión más rica y precisa de sí mismos y de su mundo.

La buena noticia es que modificar los sesgos de interpretación puede mejorar la depresión. De hecho, una investigación de personas con depresión y trastorno de ansiedad generalizada encontró que la modificación del sesgo cognitivo para la interpretación (CBM-I) indujo un sesgo de interpretación más positivo y resultó en una reducción de la preocupación, la depresión y la rumia. (La rumia se refiere a pensamientos repetitivos que se centran, a menudo de forma pasiva, en el estado de ánimo de uno y sus síntomas, causas, implicaciones, etc.)

La modificación del sesgo cognitivo promueve el procesamiento de información flexible y eficiente, abriendo la puerta a nuevas posibilidades para la felicidad y el bienestar sostenibles. SI necesita más ayuda de un profesional, nuestros psicólogos y psiquiatras en Palma de Mallorca os pueden ayudar a superar la depresión.